miércoles, 14 de septiembre de 2011

En libertad una mujer canadiense que estranguló a su hijo recién nacido

Dejo esta advertencia de Isaias:

¡Ay de los que llaman al mal bien y al bien mal,
que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas,
que tienen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo!
-Isaias 5,20-

Es posible que haya pro-abortistas que se rasguen las vestiduras por lo que acaba de ocurrir en Canadá. A ellos les digo que moralmente son la misma basura que esa madre y esa jueza. Sois la escoria de la humanidad y en escoria estáis convirtiendo la sociedad occidental.





La jueza apela a la ausencia de una ley del aborto en Canadá

«Una jueza de Alberta ha dejado que una mujer que estranguló a su hijo recién nacido salga libre, afirmando que la ausencia de una ley del aborto en Canadá señala que los canadienses »simpatizan« con la madre». Se da la circunstancia de que la madre no tendrá que ir a la cárcel por matar al niño, pero probablemente tendrá que cumplir entre diez y dieciséis días de prisión por haber tirado su cadáver al jardín de un vecino. En la sentencia la jueza asegura que aunque los canadienses sienten pena por los niños asesinados al nacer, también la sienten por sus madres.

(LSN/InfoCatólica) Katrina Effert de Wetaskiwin, Alberta, dio a luz secretamente en el baño de la casa de sus padres el 13 de abril del 2005. A continuación estranguló con sus propias manos a su hijo y tiró su cuerpo al otro lado de una cerca. Por entonces tenía 19 años de edad.

Dos juzgados la encontraron culpable de un delito de asesinato en segundo grado, pero en ambas ocasiones los juicios fueron declarados nulos por la corte de apelaciones. En mayo, la corte de apelación de Albertacambió el cargo de asesinato por el de infanticidio, que tiene una pena menor

El pasado viernes, la asesina consiguió de la jueza Justice Veit una condena de tres años de cárcel "suspendida", por lo cual pudo salir por su propio pie de la corte, aunque tendrá que cumplir ciertas condiciones.

La jueza Veit aseguró en su sentencia que la falta de una ley del aborto en Canadá implica que "mientras que muchos canadienses ven el aborto con la solución menos ideal para la práctica del sexo sin protección y para los embarazos no deseados, por lo general entienden, aceptan y simpatizan con las dificultades que el embarazo y el parto causan a las madres, sobre todo si no tienen apoyo".

“Naturalmente los canadienses sienten pena por la muerte de los niños, especialmente si es a manos de sus madres, pero también sienten pena por la propia madre".

La ley penal de Canadá dictamina que una mujer que no se ha recuperado de los efectos de un parto puede ser acusada del cargo menor de infanticidio, que conlleva una pena de cinco años. Pero para ello debe dictaminarse que no estaba en pleno uso de sus facultades mentales.

Sin embargo, en el caso de Katrinna Effert la evidencia mostró que sabía muy bien lo que hacía ya que había preparado con anterioridad el asesinato de su hijo. De hecho, se supo que había intentado deshacerse de él durante el embarazo abusando del alcohol.

13 comentarios:

  1. Canadá, lleva tiempo dando señales de querer posicionarse en primer lugar como una de las sociedades más avanzada y progresistas del planeta.
    Lo está consiguiendo.
    Allí Rudolf Mengele, el Angel de la muerte nazi, tendría ahora un brillante porvenir.

    ResponderEliminar
  2. Debe de tratarse de las 'ventajas' del derecho consuetudinario anglosajón, frente a lo rancio del Derecho Romano, que últimamente más de uno se empeña es loar.
    De todas formas, veo que alguien se ha tomado en serio mi ucronía de hace un año sobre el aborto con efecto retroactivo.
    Esto respecto a la interpretación de la moza (o jueza-en todo caso, con 'zeta' de ZP).
    Sobre lo que cuentan de las leyes, ¿qué es eso de que un infanticidio tenga menor pena que un asesinato?
    Se ve que en Canadá confunden más allá de lo fonético, los alces con los arces, y no sólo éstos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Repito: el enlace bueno de la ucronía es éste.
    Lo siento.

    ResponderEliminar
  4. ¿Cómo no va a haber Ley del Aborto en Canadá? La juez querría decir que no es una Ley lo suficientemente liberal para incluir a los bebés, pero Ley habrá, sin duda.

    Intolerable lo del jardín del vecino. ¿Dónde vamos a llegar?

    ResponderEliminar
  5. Fernando, ese país, Canadá, igual que otros por el estilo, "profundamente" avanzados y progresista, está enfermo, a ver si no cómo te explicas esto:

    "Familia inglesa rechazada por entrar con su hija tullida en Canadá"

    ResponderEliminar
  6. Es el mundo al revés. Y lo peor es que esta noticia hace "bueno" el aborto. Me explico, aún habrá algún cretino que dirá algo así "esto sí que es una aberración. El aborto aún, pero esto ..."

    Es una técnica muy antigua. Es como en las malas negociaciones, que si quieres conseguir 50, no pidas 60, sino 100. Al final, ellos contentos porque han rebajado en 50 tus pretensiones y tú feliz porque has conseguido todo lo que querías.

    Me recuerda a aquellas famosas pintadas que, según se cuenta, aparecían en la Alemania nazi y que decían "muerte a los judíos y a los ciclistas" La gente se preguntaba que por qué a los ciclistas, "aceptando" así -aunque fuera tácitamente- la condena a los judíos.

    Perdona por la extensión

    ResponderEliminar
  7. Posodo, hasta hace nada, en nuestra legislación también tenía menos pena el infanticidio que el asesinato, cosa bastante lógica cuando se aplicaba en caso de que la madre matase al niño bajo la influencia de las llamadas "fiebres puerperales" (ahora, claro está, esto ha quedado obsoleto, que diría el otro, por los adelantos de la Medicina.
    Caso aparte es el del llamado infanticidio honoris causa, que estaba tipificado en el anterior Código Penal como una forma atenuada de homicidio, siempre que lo cometiera la madre o los abuelos maternos para ocultar la deshonra de la madre. Si, suena a cosas de Calderón de la Barca y tal, pero hasta el año 95 ha estado vigente...
    Actualmente no se contempla dicho delito autónomo, se tipifica como homicidio, (o asesinato, si concurren las circunstancias agravantes que se contemplan en la Ley.)(Que pedante ha quedado la explicación, por dior...)

    No os preocupéis por Canadá, en cuanto implanten la Sharía se acabarán los abortos y los infanticidios. No es broma, podéis preguntarle a Claudia (cuando vuelva a la blogosfera, que está la muchacha mú liá

    ResponderEliminar
  8. Posodo, Alawen lo ha dejado meridianamente claro. ¿Y de dónde sacas tú, chiquilla, que la explicación ha sido pedante?.

    ResponderEliminar
  9. Hola Paterfamilia, un placer leerte/leerle en este blog.

    Dices: "Y lo peor es que esta noticia hace "bueno" el aborto,.." Llevas toda la razón, por eso he querido dejar claro que moralmente los pro-abortista son la misma basura que esa madre y esa jueza.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Alawen: muchas gracias por la clara aclaración, pero sigo sin entenderlo. Quiero decir, ¿un infanticidio era sólo si quien causaba la muerte (digámoslo así) era la madre, o los abuelos maternos? Etimológicamente estaría más relacionado con la muerte de un infante, sin distinguir la relación con él del causante.
    Dicho esto, las fiebres o Calderón, serían atenuantes, pero, al menos, homicidio, ¿no?
    Nuevamente, agradecido.

    ResponderEliminar
  11. Posodo te estás liando y me estás liando a mi lo que yo pensaba que ya tenía desenredado. Lo que yo interpreto ahora es que un infanticidio es el homicidio de un bebé, Cierto? Mirad, son temas tan desagradables que ni siquiera creo querer entender de que va el asunto.

    Dejo la consulta abierta. Alawen, Posodo, vuestra es la palabra.

    ResponderEliminar
  12. Posodo, Bate, la culpa es mía, ha sido deformación profesional, he dado por sobreentendido que el infanticidio estaba referido al infante, o sea, al recién nacido o niño de corta edad (horas o días, pocos días). La figura jurídica se refería únicamente al caso en el que fueran la madre o los abuelos maternos los causantes de la muerte. Cualquier otra persona, incluído el padre del infante, serían acusados de asesinato (por la agravante de indefensión, entre otras).
    Las fiebres puerperales se han llegado a considerar eximente, por considerar el tribunal que el estado mental de la madre la incapacitaba para ser responsable de sus actos.
    Espero haberme explicado mejor esta vez.
    Es un asunto turbio, Bate, tuve la desgracia de conocer uno bastante parecido a éste de la canadiense cuando estaba en la Facultad, y fue muy desagradable. Sobre todo porque la inculpada se fue de rositas. En fin, algún día os lo contaré.

    ResponderEliminar
  13. Ah, he olvidado decir que el infanticidio era un homicidio con atenuantes. O sea, que conllevaba menos pena que el homicidio.
    Sí, ya sé como suena. A mí me ponía enferma pensarlo, siempre creí que era algo del siglo XVI, algo rancio y trasnochado, basado únicamente en un concepto de "honor" que la sociedad ya no contemplaba desde hacía muchos años...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.