lunes, 5 de septiembre de 2011

En el fango (1ª parte)

¿Estamos tocando fondo o todavía no hemos llegado al putrefacto lodazal que nos espera con los brazos abiertos? Tal vez hemos llegado ya y no nos hemos enterado, quién sabe. Las señales que laten son significativamente claras y diáfanas para el que está prevenido y dispuesto a leer entre líneas la realidad de nuestro tiempo, la real situación de la cochambre. Abran los ojos, el sentido auditivo y lo que haya que abrir.Hemos tocado fondo.

La corrupción, señorialmente, se ha apoderado de todo lo tocable, va acechando como el lobo feroz a su confiada víctima en cualquier recóndito lugar, y la hace suya, sin contemplaciones, sin graves alaridos. Nos deleitamos con la corrupción de lo público, de lo privado, de la corrupción de lo que se ve y se siente, de lo que no se ve, pero también se siente, de lo que se espera y de lo que nunca termina de llegar. Así está el hediondo campo de batalla actualmente. Pondré unos pocos ejemplos con los que ilustrar esta monserga que me he pillado hoy: Un famoso bailaor con la cara demacrada por el vicio es pillado -tutti quanti - in fraganti en una playa catalana haciéndole una felación a su “novio”, el feliz novio, su “verdadero amor”, como lo llama el soplapollas bailaor “enamorado”, resulta que había preparado concienzudamente las condiciones necesarias para grabar la vomitiva imagen, para luego poder venderla en uno de esos asquerosos programas de televisión que nutren la parrilla de este erial, antes llamado España. Me dejó realmente patidifuso y mosqueado el generoso recibimiento –incluido palmas por sevillanas- del público a este degenerado. Siguiente; una marca comercial de quitagrasas para la cocina contrata a un famoso director de cine -famoso por sus tórridas escenas de sexo y por ser un progre “patanegra”- para vender en el mercado su producto. Seguimos; despedazar y asesinar brutalmente a un ser humano en la entraña materna se convierte en un derecho, y el mismísimo presidente de la nación, que promueve la ley del aborto, les pide a los padres desvergonzadamente que no “interfieran” en la decisión de sus hijas menores sobre la decisión de abortar o no. ¿Y si no quiere abortar –me pregunto-, quien mantiene a la criatura, los padres que no deben “interferir” en la decisión de la menor? Esto es de locos. Se expenden, regalan y promocionan pastillas antiabortivas (una bomba de relojería para el organismo de la mujer, según numerosos médicos y farmacéuticos) como si fuesen caramelos Sugus a las puertas de un colegio. El PSOE crea una ley en la que pretende equiparar los derechos humanos con los supuestos derechos de los animales ¿¿??? (Observando últimamente los pasos que está dando el candidato socialista para las “Generalísismas” puedo llegar a entender tal pretensión). Salta a la actualidad una panda de descerebrados izquierdistas –los mamarrachos del 15M- amparada por el ministerio del Interior del gobierno socialista para preparar tranquilamente las futuras revueltas sociales que se producirán si el PSOE desaloja el poder. Golpismo puro y duro. Y todo en este plan.

Todo esto está ocurriendo delante de nuestras narices.

Dostoievski dijo que si no existía Dios todo estaba permitido. Ciertamente, no hablaba por hablar. El novelista ruso conocía de primera mano que al hombre, si se le puede definir realmente por algo, es por su turbulento espíritu. Aquella alma que no descansa, no encuentra la paz, el amor la gracia y una vez perdida, pretende llevar a la perdición a los demás…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.