viernes, 23 de septiembre de 2011

El cabecilla de la huelga contra Aguirre lleva a sus hijos a un colegio privado

Esto es lo que hay.  (Click...)


 José Ricardo Martínez, mano derecha de Cándido Méndez ha sido el cabecilla indiscutible de la huelga de los profesores de contra la política educativa de Esperanza Aguirre.
Martínez participó en las "cadenas humanas" por "una escuela pública de todos (y todas) para todos" (y todas. Ay!!, que se me están relajando ...), y los paros que dejaron sin colegio a 400.000 estudiantes. Entre ellos, no se encontraban los suyos, ya que el sindicalista lleva a sus hijos a un colegio privado, concretamente el Colegio Arturo Soria, situado en uno de los mejores barrios de Madrid, según informa La Razón
Ahora pregunto: ¿Era o no era una huelga política contra Esperanza Aguirre?. Y esto no quita para reconocer que el sistema educativo español es tercermundista, cutre, falsamente progresista, a falto de tensión intelectual y dos millones de cosas más, y todas malas. Pero la huelga, era una huelga manipulada desde un principio (lógico, son los que la organizan) por la izquierda para atacar -para no variar- a la única persona que está intentando hacer algo serio por que las cosas cambien en las escuelas. Conozco el sistema educativo andaluz, y sé lo que digo. Si echamos a comparar las condiciones educativas que se dan en Andalucía y las que se tienen aquí, en Madrid, sale ganando siempre, en todas las variantes Madrid. ¿Porqué aparecieron sindicalistas y profesores andaluces, los famosos tontos útiles que hay en todos los gremios,  en la manifestación madrileña?, pues eso. Claro como el agua.



En aquel tiempo, dijo Jesús: «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo de la menta, del aneto y del comino, y descuidáis lo más importante de la Ley: la justicia, la misericordia y la fe! Esto es lo que había que practicar, aunque sin descuidar aquello. ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello!
Mateo 23, 23-26
_______________





10 comentarios:

  1. Lo más chocante de esta movilización, y la viva prueba de su raíz política, es que el PSOE reduce el salario de todos los funcionarios, maestros incluidos, y nada... Ahora bien, Esperanza les obliga a reciclar horas de preparación en horas lectivas, y a muerte contra ella... Luego dirán que se les falta al respeto, pero es que lo ponen a huevo. La próxima pancarta sindical debería decir:
    "ME ENGAÑARÁN EN EL SALARIO, PERO EN EL TRABAJO NO".

    ResponderEliminar
  2. Si de verdad se quiere ahorrar pasta en Educación y mejorarla, estas son algunas de las medidas (las más acuciantes) que hay que tomar:

    1. Abolición de la gratuidad en todos los niveles educativos. Mantenerla sólo en Primaria y Secundaria.
    2. Reducción de la obligatoriedad de la Educación Secundaria hasta los 14 años (2º ESO).
    3. Becas en Bachillerato y Ciclos Formativos sólo para los estudiantes con media de Notable (de Bien para ciertos estudiantes con dificultades ¡reales!).
    4. Becas de libros y comedor sólo para las familias que realmente lo necesiten (las cuales deben concederse tras una exahustiva investigación de los ingresos reales de los padres), y siempre y cuando sus hijos no tengan asignaturas pendientes de cursos anteriores.
    5. Supresión total del pago de actividades extraescolares. El que quiera jugar al fútbol o viajar a Italia, que se lo pague.
    6. Una matrícula universitaria que no financie el 90% del coste y, por supuesto, en caso de suspenso que no financie absolutamente nada.

    Pero, claro, si estas medidas se tomaran, los colegios dejarían de ser aquello para lo que han sido concebidos: un aparcaniños. Lo cual irritaría grandemente a una inmensa mayoría de los padres, puesto que ellos tienen que trabajar y en algún sitio calentito han de tener a sus hijos durante su jornada laboral.

    Sin embargo, no hay que alarmarse, incluso para este problema propongo solución: aquellos padres cuyos hijos (en edad de realizar estudios obligatorios) suspendan asignaturas a troche y moche, como viene siendo habitual, se verán obligados a pagar la repetición de esas asignaturas para poder mantener a sus retoños en los Centros de Día, digo, Escolares. En este caso, la calidad de la enseñanza no mejoraría tanto como se desea, pues habría que mantenerlos en las aulas, ralentizando con su pereza y mal comportamiento el trabajo de los demás (incluido el del profesor), pero a cambio los padres tendrían recogiditos a sus hijos sin que ello le costara un sólo euro al erario público, dinero que podría destinarse a algo mucho más productivo que alojar confortablemente a los vagos hijos de muchos, muchos, muchos... (¡incontables!) padres.

    ¿Por qué se sopesa la idea del co-pago en Sanidad y en Educación, sin embargo, no?

    Sra. Figar, ya que estamos en crisis, le cedo gratis mis propuestas. Háblelo con Esperanza... a ver si hay webs.

    ¿A que no?

    ResponderEliminar
  3. Sr.IA, totalmente de acuerdo con sus apreciaciones. Y me quedo para mi el eslogan pancartero.

    ResponderEliminar
  4. Pero S.Cid, cómo vamos alentar a Doña Lucia a que acometa algunos de los interesantes puntos que propones si por plantear dos horas lectivas de más a la semana, el "docentado", de la manita de los sindicalistas de clase, y qué clase, le ha montado la que le ha montado. ¿Acaso pretendes convertir a la señora Figar en una protomártir laica del siglo XXI?, porque eso es lo que le espera, el martirio, si se presenta un día en la mesa de negociaciones con unas propuestas como la que planteas.

    Ahora, eso sí, no tengo la menor duda (ni creo que tú tampoco las albergas, al no ser que hayas cambiado políticamente tu visión de las cosas y yo no me haya enterado) que tanto Figar como nuestra Esperanza se acercan más a tus postulados, infinitamente más, que la mayoría del profesorado/adocenado y sus sindicatos. Y que si estuviese o estuviera de su mano, de la mano de Figar, alguno de los 6 puntos de arriba caería, se llevarían a la práctica.

    Yo veo toda esta movida del apaño de las dos horas lectivas como un pequeño globo sonda que la consejería de Educación madrileña lanza para tantear y ver cómo respira el "mundo de la educación" y si es posible, meterle mano en serio a este desastre educativo que nos afecta a todo.

    Tanto a ti, como profesora, como a mí, pero si cabe, más a mí, ya que es mi hija la que el día de mañana se tiene que educar en este extraño sistema educativo (tú gracias a Dios ya está educada y bastante bien, por cierto) nos interesa tener un sistema educativo fuerte, competente, donde el profesor sea una figura clave, ahora no lo es, que preparen a los niños y los instruya para el mundo que se van a encontrar cuando salgan de los institutos.

    Entiendo tu celo profesional, y me pongo en tu piel, pero deberías reconocer de una vez que gran culpa del desastre es parte de los profesionales de la educación. La manera de superar un problema es reconociéndolo, y en cierta medida, a vosotros os pasa lo que a Pablo VI cuando denunció que en los abusos de la liturgia veía el humo de Satanás. Pablo VI dramáticamente observo que los mayores enemigos de su Iglesia estaban dentro.

    Esos cambios que propones son imposible llevar a la práctica, a la realidad de las aulas, con la mentalidad progresista y adolescente que actualmente domina el mundo educativo.
    El enemigo lo tenéis dentro.

    Hazme una señal como que has leído el comentario, me ha costado un buen trabajo -;).

    ResponderEliminar
  5. Sí, mis postulados se acercan muchísimo a los de Esperanza Aguirre (de hecho, si voto al PP es por ella), lo cual no significa que esté de acuerdo con Espe siempre.

    La medida de las 2 horas lectivas horas no me parece mal (yo tengo 25 y gano un 20% menos que ellos aunque, eso sí, la reducción de sueldo que les afectó a ellos el año pasado, también me afectó a mí, en eso sí somos iguales), de modo que no puedo considerar una jornada lectiva de 20 horas como inadmisible y, por supuesto, jamás he estado de acuerdo con la huelga que, por supuesto, tiene carácter político.

    Mi protesta, Bate (y creo que nunca me has entendido) es porque ésa no es la medida que hay que tomar. Mejor dicho: es una medida bien tomada, pero no es la que primero se debería haber tomado. Es verdad que con ella se ahorra dinero, sí, no puedo negarlo (y, además, no afecta a la calidad de la enseñanza como dicen los sindicatos -explicaría por qué, pero sería demasiado largo para un comentario. Si quieres lo hago en otra ocasión-). Sin embargo, la medida en sí no es la bicoca ni para ahorrar pasta, ni para mejorar la educación y lo único que hace es jorobar al profesorado (sé que estamos en crisis, sé -y estoy de acuerdo con ello- que quejarse por el aumento de 2 horas lectivas es indefendible, pero de verdad que a los profesores que se toman en serio esto de la Educación (permíteme que me incluya) nos tienen ya muy ahogados y si a mí me subieran las horas lectivas a 27 (quitándome 2 de las complementarias) ya no llegaría a todo lo que me exigen (entre ello, decenas y decenas de horas de papeleo inservible y trabajo absurdo que no redunda en beneficio de los alumnos).

    En cualquier caso, las propuestas de ahí arriba son algunas de las que hay que hacer si de verdad queremos que esto empiece a funcionar y tu hija, que aún es pequeña, pueda tener una oportunidad de recibir una buena educación académica en el futuro.

    Son medidas impopulares en este mundo progre en el que vivimos, pero son las que hay que tomar. Y por eso se las exijo a Esperanza. Hay que tener webs y hacerlo, Bate. Tenemos que exigírselo. Están ahí para mejorar las cosas, no para poner parches, y si no tienen redaños, que se vayan y vengan otros. Si los ciudadanos fuéramos exigentes, no tendríamos la clase política que tenemos. Margaret Thatcher se enfrentó a los sindicatos ¡¡¡británicos!!! y les dobló el pulso. ¿Por qué Esperanza no lo va a poder conseguir? ¿Es que la británica va a tener más narices que nuestra liberal española! ¡Que no, hombre! Hay que forzarles. Tienen a mucha gente detrás, caray.

    Ahora sigo en otro comentario, que este se va haciendo largo, y te explico un ejemplo práctico que me ha ocurrido hace dos días, para que veas cómo se va el dinero en Educación.

    ResponderEliminar
  6. Hace 3 años me cambiaron la tutoría de 3ºESO que tenía por la de 4º de Diversificación. La Diversificación es un grupo especial que se hace para alumnos que, si no les metes ahí, no titularían de ninguna de las maneras. Cursan 3º y 4ºESO con unos niveles bastante inferiores a los de la ESO normal (imagina, entonces, cómo son).

    Pues bien, aquí va el caso de gasto en Educación que no es admisible: estos días de atrás, vino al cole a visitarme uno de los alumnos de mi tutoría del año pasado que ha titulado ahora, en Septiembre, porque le hemos aprobado las Matemáticas en la Junta de Evaluación con un 1,5. Te preguntarás que por qué lo hemos hecho con esa nota, pues porque era la única forma de que el chico pueda labrarse un porvenir: si tiene el título de la ESO, puede hacer un Ciclo Formativo de Grado Medio; si sólo tiene el de Primaria, no. Y este chico quería hacer un Ciclo de Mecánica, de modo que nos dijimos: Anda, que titule, haga su Ciclo de Mecánica y pueda ganarse la vida cambiando carburadores.

    Pues llegó estos días de atrás, como te decía, a visitarme porque estaban de huelga. Le pregunté si a pesar de la huelga ya había tenido algún día de clase en su Ciclo y que qué le había parecido. Respuesta: No, si no estoy haciendo el Ciclo al final, porque no había plazas; así que me he metido en Bachillerato de Letras puras (¡¡¡latín y griego, Bate!!!) en el IES.

    ¿Pero cómo, David? ¿Cómo has hecho eso?, le pregunté sin salir de mi asombro.
    Porque no iba a estar en mi casa todo el año aburrido, contestó.

    La plaza de este chico en Bachillerato nos cuesta a los contribuyentes 6.000 euros al año. Además, como sus circunstancias familiares no son demasiado buenas, tiene beca de libros, de modo que también le vamos a pagar el libro de latín, el de griego, el de lengua, el de inglés... O sea, una pasta. ¿Y a cambio de qué? ¿De formar un futuro trabajador competente que ayude al país cuando termine sus estudios? No. Lo vamos a hacer sólo para que el niño esté un año sentadito en un aula dando por donde amargan los pepinos.

    Ahora multiplica esos 6.000 euros por los miles de chicos que están en un caso similar a éste (ya sea en Bachillerato, ya en la ESO) y verás qué cuenta te sale. Porque son un montón, Bate. Un montón de chicos.

    Por otra parte, como estos estudiantes no estudian, en clase se aburren y lo que hacen es dedicarse a interrumpir el normal desarrollo de las clases y el aprendizaje de los demás porque, claro, es imposible que estén 6 horas sentados delante de un profesor sin mover un músculo. Como, por otra parte, hagan lo que hagan, sus acciones nunca tienen consecuencias negativas para ellos, no se ponen freno.

    Echa a esta gente de las aulas y te ahorrarás un montón de pasta, y, además, conseguirás que los alumnos que sí van a estudiar, no se vean perjudicados por su mal comportamiento porque, y esto es lo que habría que explicarles a los padres si Espe decidiera tomar esas medidas que proponía: los buenos (o normales) estudiantes también tienen sus derechos y nadie se ha preocupado hasta el momento de velar por ellos.

    ResponderEliminar
  7. En cuanto a los culpables de la situación en que se encuentra la Educación, por supuesto que una parte le toca al profesorado. No a mí (y no es una flor que me echo):

    Cuando empecé a dar clases, el tinglado ya estaba montado, aún así, me he opuesto siempre a que mi profesión fuera la de simple cuidadora de niños y firmadora de aprobados.

    Por ello, por ejemplo, me he negado en redondo, durante una Junta de Evaluación, a aprobar a una chica (a la que ya se le habían aprobado ¡5 asignaturas en esa Junta!) que no había aprobado ni un sólo examen (parcial o final) de la mía durante todo el curso. Lo cual me trajo un sinfín de problemas: presiones por parte de la Coordinación de Secundaria (la coordinadora de entonces es ahora la directora del colegio, luego imagina qué tal le caigo), presiones de los compañeros pelotas y, ¡agarrate!, una auditoria por parte de la Inspección (sí, esos inspectores de los que habla la Sra. Figar y a quien me habían denunciado los padres) de mis cuadernos de notas, las recomendaciones que hice a lo largo del curso a esta niña, sus cuadernos, si el temario estaba dado, si..., etc., etc., etc., además de obligarme a una defensa (como lo oyes, no estoy hablando de una peli de Perry Mason), de manera que hube de verme obligada a presentar para ello documentos, escritos y bla, bla, bla que con las otras profes del Departamento tuvimos que preparar.

    Finalmente, se dictaminó que mi actuación había sido impecable, pero qué resulto, aun así de todo ello? Esto es, todo este mal trago ¿para qué? Para que Inspección nos obligara a que la chica titulara finalmente porque "sólo" le había quedado una (nadie había abierto la boca sobre las otras 5 que le habían pasado). De hecho tituló sin necesidad de presentarse a mi asignatura en Septiembre.

    Entonces, ¿de quién es la culpa? De los profesores, sí. De la Inspección, de la Consejería, de los padres, de las leyes, de los políticos, de los niños, de los colegios concertados (que si yo te contara..., pero no lo hago porque no toca).

    Pero mía, seguro que no. Una de las últimas conversaciones esta semana con un alumno:
    -Me caes bien, S. Cid, pero no quiero ir a tu clase.
    -¿Por qué? Todavía no me he comido a nadie.
    -Ya, pero mandas muchos deberes y pones exámenes muy difíciles.

    (Mando muchos deberes, pero no pongo exámenes difíciles, creéme).

    Eso te dice por qué la culpa no es mía. Ahora bien, que hay que aprobar a un niño con 6 suspensos en una Junta... ¿Dónde firmo?

    No, ya no quiero ser Agustina de Aragón (y como yo... cientos de miles de compañeros).

    ResponderEliminar
  8. Lo primero es agradecerte el esfuerzo que te has tomado en contestarme, es de agradecer y denotas con ello, con tu extenso escrito, que realmente estás implicada en tú trabajo. Estupendo, necesitamos gente como tú, no desfallezcas en tú vocación S.Cid. Quizás le pueda venir bien al amigo David , tu alumno, para su futuro, unos años estudiando latín y griego, si no termina la carrera, al menos cuando lleves a reparar tú coche a su taller, mientras esperas, te puede hablar largamente y con fundamento de la poesía helenista de Semónides de Amorgos o Homero …

    Bueno, vayamos por parte, que diría Jack el destripador, o si prefieres, al grano, que dicen los dermatólogos. Yo también creo que cientos de miles de compañeros tuyos no quieren seguir siendo Agustina de Aragón, es más, juraría que nunca lo han pretendido, a una buena parte le falta valentía para enfrentarse al sistema y valor para querer ver la verdad. Al menos en la escuela pública (vale, en la concertada también, ahora sí toca), que como ya hemos comentado, aparte de acoger en su seno un sistema educativo, ampara también parte del sistema asistencial español.

    Iré soltando lo primero que se me venga a la cabeza, creo que este DE/BATE ya debería estar con su correspondiente etiqueta en las páginas de tu blog, ¿ok? Esperanza Aguirre: "Si la educación es obligatoria y gratuita en una fase, a lo mejor no tiene que ser gratuita y obligatoria en todas las demás fases”.

    Con esta declaración de intenciones, creo que la presidenta toca de pasada varios de los 6 puntos que has propuestos anteriormente, y que, junto a la decisión de crear un bachillerato para la excelencia y aumentar las horas lectivas al profesorado de secundaria para ahorrar dinero a las arcas públicas, así como de las alusiones a la gratuidad de la enseñanza, lo que se larva, lo que se termina de entender, yo al menos quiero entender, es un ataque de más calado contra los dogmas de la ideología pedagógica que ha hundido el sistema educativo español en el cenagal de la mediocridad. De ahí que en el anterior comentario te dijese o te dijera que la propuesta de la Comunidad de las dos horas lectivas me parecerían un globo sonda pata tantear el mundillo educativo.

    Tú mejor que nadie conoces y sabes que ese mundillo educativo, académico, universitarito, etc. está tan tomado por las hordas progresaurias como el periodismo de masas o el mundo del artisteo, y así, es realmente imposible no ya hacer, sino ni siquiera plantear unas reformas de cierto calado. Por tanto, la medicina hay que dosificarla en pequeña dosis. Han empezado a meter la tijera por las horas lectivas, quizás con MR12 (no por él, eh, que yo no termino de ver a Mariano enfrentándose a las hordas socioprogresaurias de Madrid) en el poder con una mayoría absoluta puedan llevar a cabo esa tan ansiada reforma del sistema educativo que pedimos las personas conscientes.

    A lo largo de la mañana tal vez se me vaya ocurriendo más cosas.

    ResponderEliminar
  9. Por lo que cuentas, la Educación española da miedo, tiene todas las hechuras de ser más un comisariado político, al estilo soviético, que un sistema educativo convalidado con un país occidental serio y democrático.

    Produce verdadero terror contemplar el erial en que han convertido los progres sociatas la enseñanza en España.

    ResponderEliminar
  10. "Margaret Thatcher se enfrentó a los sindicatos ¡¡¡británicos!!! y les dobló el pulso. ¿Por qué Esperanza no lo va a poder conseguir? ¿Es que la británica va a tener más narices que nuestra liberal española!"

    Acepto a Doña Margaret -excelente política, maravillosa persona con principios- como "Dama de hierro" a condición de que tú me aceptes que los obreros y los ferreos sindicalistas británicos tenían, poseían, albergaban una percepción más justa y certera de la realidad laboral inglesa que la que tienen los mamarrachos que rigen el sindicalismo español.

    "¡Que no, hombre! Hay que forzarles. Tienen a mucha gente detrás, caray."

    ¿Seguro?, si hasta tú mismo, si no me equivoco, has intentado desde un principio desvirtuar las medidas tomada por Aguirre por un simple interés gremial. Es que lo que tú no entiendes o no quiere entender, querida S.Cid, es que sois unos servidores públicos (Ok, concertados, privados, etc, pero públicos...,) y cuando el Estado no da más de sí, como es el caso actualmente, porque entre otras cosas ha tenido una piara de desaprensivos enchorizados arrasando con los dineros de todos, la mayoría de profesores callaban como mudos.

    El profesorado español no tiene ahora mismo autoridad moral para reivindicar nada, absolutamente nada. Estáis a expensas de que un o una alma caritativa os quiera reinsertar.

    En el informe Pisa, Madrid está a la cabeza de las comunidades españolas, dato de no poca importancia. Habéis caído de nuevo en la trampa saducea de la izquierda, y mira que os avisamos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.