domingo, 11 de septiembre de 2011

Dos maneras de entender la masacre del 11/09/2001

Frente a la inhumana, repugnante e infamante actitud de la gentuza de El País, advirtiendo que lo grave de los atentados iba a ser la posible reacción del maléfico Bush y no el ataque en sí, titulando tras el mayor atentado terrorista de la historia de la humanidad, “El mundo en vilo a la espera de las represalias de Bush”, y dejando a la intemperie, como nunca, su acrisolada inmoralidad y su estúpido fin a favor de los islamistas; la última noche de los conciertos del festival PROMS de Londres dedicado a los caídos -recalco lo de caídos- de ese fatídico día.

La Orquesta Sinfónica de la BBC interpreta el Adagio para cuerdas de Samuel Barber bajo la austera batuta del estadounidense Leonard Slatki.

Con esta música quiero recordar y honrar una vez más a las personas que murieron en ese criminal atentado islamista. Dios los tenga en su Gloria.




Ps. El sonido no es el mejor de los posibles, pero se palpa la tensión del momento.



7 comentarios:

  1. Creo que el apellido islamista en "criminal atentado islamista" sobra.
    Los fanáticos son fanáticos y no debemos dejar que se apropien de las religiones por mucho que ellos lo quieran y se llamen.
    Me molesta cuando los medios de comunicación hablan de fanáticos católicos para referirse a los que cometen asesinatos en EE.UU. contra los trabajadores de clínicas abortistas.
    No tienen de católicos ni las tapas del catecismo.
    .
    Pues nada, ya estoy aquí tocando las narices.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Caraguevo, no hay una Jihad católica.

    El error esta en llamar un ataque de naturaleza islámica, terrorismo internacional, como hacéis Zapatero o tú -perdona por la comparación, sé que ha sido un golpe bajo (jejejej)-, para no señalar.

    Los únicos que matan en nombre de su religión son los islamistas. La diferencia es clara. Si un tío se carga a otro en el nombre del islam, la mayoría de la comunidad musulmana no sale condenando al tipo, lo ensalza. En el caso contrario, un católico matando a un hombre en el nombre de la cruz, como aberración que es, automáticamente, deja de ser cristiano.
    El chiflado noruego no era católico.

    Yo estoy encantado que vengas aquí a tocar las narices, con eso sacamos a pasear y fagocitamos las neuronas (en mi caso, las pocas que me quedan).

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. ¿Podrías decir de un islámista que no tiene de musulman ni las tapas del corán por matar a un ciudadano israelita? Ese es el quid de la cuestión.


    Bueno, me piro a la cama a ver si contando ovejitas venzo el maldito insomnio

    ResponderEliminar
  4. El hecho de que ellos se llamen no quiere decir que lo sean, es una muestra más de la perversión del lenguaje a la que estamos tan acostumbrados en este país.
    Que Rubalcaba diga que es progresista no quiere decir que lo sea, o que los comunistas se proclamen demócratas tres cuartos de lo mismo. Con el añadido de que con esa utilización se manipula y pervierte el verdadero significado del lenguaje.

    En cualquier caso, yo tengo un bono semanal de sonrisas y tú no. Algo tiene el agua cuando la bendicen, que dicen en mi pueblo.
    Ja, ja, ja.

    ResponderEliminar
  5. Se me olvidó apuntarte anoche que si seguimos tu teoría de no apellidar o adjetivar la naturaleza del terrorismo no podríamos referirnos a la eta como una banda de independentistas vasco ya que no es justo meter en el mismo saco a los independentista que pretenden conseguir la independencia por medios pacíficos.

    ResponderEliminar
  6. Caraguevo ¿Has leído a Sostre hoy en el Mundo?

    ResponderEliminar
  7. Era tan contundente lo que mostraba la portada de El País que ni ellos mismos se han atrevido luego a recordarla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.