miércoles, 31 de agosto de 2011

Un articulo alucinante de Amparo Rubiales

Hacía bastante tiempo que no me cruzaba con esta inefable mujer. La última vez que supe de ella -hace muchos años- fue en un programa de tertulia que dirigía su comadre Teresa Campos (la madre de Terelu, para los más jóvenes,) en TELECHICHO, donde junto a otras verduleras del mismo tenor se a rejuntaban para impartir por la tele la asignatura de Educación progresista para las marujas. Ojo, que esta mujer, "rodando rodando", como el del chiste, llegó a concejala en el ayuntamiento de Sevilla, consejera de la Junta de Andalucía y vicepresidenta 2ª del Congreso de los Diputados. Intentaremos destructurar, al modo Adriasénico, el riguroso artículo que me ha servido para reencontrarme con ella. Lo que hace el aburrimiento.

Un mal agosto por Amparo Rubiales (Las negritas son mías)

Nunca me ha gustado agosto (ni a mi); que pare la vida y entremos en una especie de letargo colectivo me incomoda (y a mi); sé que no es popular lo que siento y comprendo que haya muchas personas que vivan pensando todo el año en sus merecidas vacaciones (los que trabajen), pero, en cualquier caso, este ha sido un mal mes para toda la sociedad (no se engañe, doña Amparo, este y todos los meses de todos los años que lleva Zapatero en el poder).

Empezó con la prima de riesgo subiendo a los 400 puntos (empezó antes, se lo recuerdo una vez más), una cantidad espantosa, según los expertos (y según cualquiera que tenga un mínimo de sentido común), con la Bolsa en caída libre y el Íbex hundiéndose, hasta el extremo de que el BCE tuvo que salir al "rescate" (sobran las comillas), esta vez, de España e Italia. Por lo leído, parecía que las medidas acordadas para Grecia no habían satisfecho a "los mercados" (masculinos ellos) (¡empieza el festival!) y nos tocaba a nosotros (y nosotras); mientras Italia anunciaba recortes duros y generalizados, aquí hablábamos de qué más hacer; por ejemplo, reformar las diputaciones que, efectivamente, tiene que hacerse, y en profundidad, para que sean útiles y no gravosas (se me olvidó apuntar que doña Amparo también fue vicepresidenta de la Diputación de Sevilla, si lo sabrá ella).

España tenía poco margen de respuesta (mentira), puesto que los ajustes sociales duros ya se han tomado (otra mentira, duro, quizás, para un sector de la sociedad, pero no para el de la casta política y sus 17 mini-estados),, pero el problema sigue sin arreglarse; no soy experta en economía y por más que lea (mi madre no lee, y es experta en económica, solo es cuestión –dice ella- de austeridad en el día a día y rigor en las cuentas), no entiendo a "los mercados"; luego se reúnen Merkel y Sarkozy y, en su nombre, nos dicen lo que hay que hacer, mientras la ciudadanía, tan perpleja como yo, se baña, pasea, duerme la siesta o viaja.

He tenido la fortuna de viajar a Dinamarca y Noruega (la fortuna y la pasta, guapa), dos países que no están en el euro, y este último ni siquiera en la UE, que tienen un Estado de bienestar modélico, construido por la socialdemocracia año tras año, que nadie osa tocar (¿y por qué alguien iba a osar tocar lo que funciona allí?); en Oslo estábamos el día en que se cumplía un mes de la matanza de los jóvenes socialistas (laboristas, Amparo, ellos se auto-dominan laboristas, igual que los británicos o Demócratas, los estadounidenses, no les mola nada el adjetivo socialista, qué le vamos a hacer. La socialdemocracia nórdica realmente no tiene nada que ver con el socialismo de Puerto Hurraco que hacéis vosotros en España); vimos la conmemoración laica que les hicieron (yo vi el funeral de Estado en la Catedral de Oslo), con intervención del rey de Noruega, llorando, del primer ministro, aclamado por los asistentes, y con la presencia de seis representantes de diversas creencias religiosas: islámica, budista, judía, hinduista, humanista (¿Desde cuándo es el Humanismo una creencia religiosa?) y luterana, que hicieron una breve alocución; mientras, el Papa (¡¡¡¡¿qué ha hecho esta vez Su Santidad, qué ha dicho?!!!!), por lo que sé, ni sé acordó de los jóvenes noruegos asesinados (CIUDAD DEL VATICANO (CNS) -- En la estela de los ataques de terror en Noruega que dejaron por lo menos 93 personas muertas, el papa Benedicto XVI hizo un llamado a terminar el odio a las ideologías que promueven el mal.), nosotros sí lo hicimos, y en su catedral (¿Laica...?) les dejamos un escrito de recuerdo y repulsa en nombre de las personas de buena voluntad. (Aquí doña Amparo deja flotando en el aire la intrínseca maldad del Papa y sus siniestros seguidores, gente de mala voluntad, oscuras, que no se acuerdan de los que sufren)


Acaba el mes con el anuncio de reforma de la Constitución para incluir la estabilidad presupuestaria; ¡tantos años deseando cambiar la prevalencia del varón sobre la mujer en la sucesión a la Corona o que el Senado cumpla la función de Cámara territorial! Dicen que servirá para que nos respetan "los mercados", pero no está claro que sea cierto, y lo peor será que a este mal agosto le siga un peor otoño; confiemos en que se acaben los sustos económicos (confía hija, confía, pero no se te ocurra votar otra vez a tú partido) y que tengamos todos/as un mejor futuro

Así está el panorama.

6 comentarios:

  1. Yo tuve la desgracia de padecerla como profesora de Derecho Administrativo en la Universidad de Sevilla.
    Inenarrable.

    ResponderEliminar
  2. Lo lamento, querida Natalia, lamento que hayas tenido que padecer a ese tostón de mujer. Ya en el programa de la madre de Terelu, le vi que apuntaba maneras.
    Frívola y demagógica a rabiarrrr

    ResponderEliminar
  3. Vaya unas amistades que os gastáis por Sevilla.
    Menos mal que no se os pega nada de ellas...

    ResponderEliminar
  4. Si es la que pienso no puede ser profesora.
    En Sevilla no os privais de na, hasta tenéis un alcalde del PP. ¡Toma ya!

    ResponderEliminar
  5. Más quisiera yo, Posodo, que se me pegara algo de esta mequetrefe, con su cuenta del banco me conformo, mire usted.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.