martes, 2 de agosto de 2011

No sé por qué diantres no me deja el blog hacer más comentarios, lo subo aquí, hasta nueva situación:

Scid, la verdad es que mi blog va últimamente tela de raro raro raro. No te niego que Rubalcabra o sus huestes anden por aquí metiendo sus sucios hocicos, buscando algún documento comprometedor con su vida política.

Lo de esta Izquierda garbancera (que diría mi amiga Natalia Pastor), siniestra y semianalfabeta es para salir corriendo. Es tanto su odio a todo lo que huela a católico que sencillamente no pueden imaginar en su mentencitas de cartón piedra lo que costaría a las arcas púbicas organizar una campaña turística de la ciudad de Madrid en todas las televisiones del mundo. Es el mensaje del nazi Goebbels, que lo llevan a sus últimas consecuencias, una mentira repetida mil veces, se vuelve verdad.

A otra cosa, si es verdad que han desalojado el piojódromo de la Pª del Sol por la visita del Papa, ya estamos empezando a recoger los frutos de su visita.

Por cierto, el Estado no pone un euro en la organización de los eventos, ni en el viaje, en nada. No olvidemos que la crucecita que los católicos ponemos en la declaración de Hacienda es también para mantener las obras de caridad de la Iglesia, entre ellas, Caritas. No creo que esa chochona entienda nunca esto. O sí, la vida es muy larga. Lo que si debería saber es que la Iglesia, aunque la choni la odie con todas sus fuerzas, seguirá siempre estando a su lado cuando lo necesite. Eso se llama caridad.

Caraguevo, acabo de leer tú comentario. Totalmente de acuerdo contigo, todos los papeles en su sitio y bien guardaito, que nosotros no somos sociatas ni sindicalistas. Aún así, sigo creyendo que la visita del Papa, sólo hablo en el plano socio-económico, es un bien para el país.

¡Viva el Papa!

2 comentarios:

  1. No comparto tu optimismo sobre el desalojo de los perroflautas. Lo han hecho, creo, porque en estos momentos no les beneficia, se ve asomar la patita demasiado. Pero volver volverán, los perroflautas ya han avisado.
    Respecto a la organización de la visita del Papa, cinco años después de su visita a Valencia las cuentas siguen siendo secretas. Todo lo pagó la Generalidad Valenciana y por medio estuvieron los Correa, Bigotes y demás "amiguitos del alma, te quiero un huevo" de Paquito Camps.
    Que venga el Papa, pero pongámosle un palote más, que nos quitaron el primer Benedicto XIII que hubo, el Papa Luna.
    Aprovecho para recomendar el Libro "Benedicto XIII" de Luis Suárez Fernández, editado por Ariel. Hay que darse prisa antes de quemen sus libros, y puede que a él, por parte de los liberticidas ultras de izquierdas.

    ResponderEliminar
  2. Tomo nota del libro de Luis Suarez. Menuda le caído al profesor Suarez con esta tropa de indocumentados, Caraguevo.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.