miércoles, 3 de agosto de 2011

Iconoclastas y libertad de expresión (contra los de siempre)

Cuenta la historia que una mañana, mientras paseaban Mark Twain y el novelista William Dean Howells, empezó a caer un chaparrón, ante lo que Howells le preguntó a Twain: "¿Crees que parará?". Twain respondió: "Siempre lo ha hecho".
Juan Cruz, ese plasta que escribe en El País engolado como el merengue, voz aflautada y pinta de eunuco tostado al Sol, hace referencia en su blog al penúltimo ataque contra los católicos en extremadura. Lo único que se le ocurre subrayar de este episodio al parihuela este es la "falta de tolerancia de los de siempre". ¿Qué quienes son los de siempre?. Para Juan Cruz -qué cruz cagar con ese apellido-, los católicos. Como siempre, ampara y escuda sus ataques a los católicos en su sacrosanta libertad de expresión que en su caso no es tal, ya que solo le atañe cuando le interesa. Un ejemplo: en el blog de este memo presumido de manual progresista un comentarista llamado "no es país para decentes" dijo (más o menos)... "¿Y qué tal un retrato en todos los autobuses españoles de Jesús de Polanco (antiguo dueño del grupo Prisa) desnudo y en pompa hacia arriba con un palo clavado en el culo, mientras muy sonriente y con babas sanguinolentas llega al orgasmo leyendo La Gaceta de Intereconomía?". Yo, ya puesto con el subidón de adrenalina que me da la libertad de expresión propongo otra imagen que al bueno de Juan y su libertad de expresión le encantará: qué tal una foto del Corán tapando los genitales de ZP. Ahh!!! UYUYUYUYY!! ..., que con eso no se juega, niño, que eso es anatema laico!! que esa religión hay que respetarla...
Como pueden imaginar el autor que defiende la libertad de expresión hasta límites insospechados tardó bastante poco en eliminar de su blog el comentario que hizo amparado por su libertad de expresión el comentarista "no es país para decentes".
Algún día, como el chaparrón de Mark Twain, los ataques a los católicos pararán.
Sabemos, y nos consuela, que la Iglesia permanecerá hasta el final de los tiempos, mientras que las obras de estos pobres degenerados acaban donde suele acabar la mierda, en el olvido de los contenedores de la basura. ¿Por que no creerás, Juanito, que tu obra literaria pasará a la posteridad, no?

Papini: "...Los mismos que se esfuerzan en negar su existencia y su doctrina se pasan la vida recordando su nombre."

6 comentarios:

  1. Libertad de expresión según y cómo, claro. Sí, lo tienen claro: para ellos, toda; para los demás, ninguna.

    Mientras tanto (y hasta que escampe), riámonos de ellos. Que nos insultan, respondamos con una buena cucharada de humor y dejémosles en ridículo. No te pierdas esta cucharada de Elentir.

    ResponderEliminar
  2. Certera la descripción de Juan Cruz. Es tal cual.
    Estos progres, tan amigos de pontificar sobre libertades de todo tipo, consideran que esas libertades -la de expresión, por ejemplo- han de tenerlas ellos, no los demás.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Pedís peras al olmo...
    Para esta gente, la única libertad es la de que se haga siempre lo que ellos dicen.
    Y recordar siempre la inscripción sobre la puerta de Auschwitz Arbeit macht frei, (el trabajo hace libre), una continua burla hacia la libertad, como se burlan estos progres...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Os dejo con Giovanni Papini: “Su memoria está por doquier.

    En las paredes de las iglesias y de las escuelas,

    en las cimas de los campanarios y de los montes,

    en las ermitas de los caminos,

    a la cabecera de las camas y sobre las tumbas,

    millones de cruces recuerdan la muerte del Crucificado.

    César ha dado, en sus tiempos, más ruido que Jesús,

    y Platón enseñaba más ciencias que Cristo.

    Todavía se habla del primero y del segundo;

    pero ¿quién se acalora por César o contra César?

    Y ¿dónde están hoy los platonistas o los antiplatonistas?

    Cristo, por el contrario, está siempre vivo entre nosotros.

    Hay todavía quien le ama y quien le odia.

    Hay una pasión por la Pasión de Cristo y otra por su destrucción.

    Y el encarnizamiento de tantos contra Él dice que no está todavía muerto.

    Los mismos que se esfuerzan en negar su existencia y su doctrina

    se pasan la vida recordando su nombre”.

    ResponderEliminar
  5. Hola, disculpa tienes el texto de la libertad de prensa de mark twain traducido al español o sabes dnde descargarlo? Saludos

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.