martes, 12 de julio de 2011

Esta feo decirlo, pero esta foto me salió perfecta


Se trata de una calle antigua y recia que encontré en un pueblo de la provincia de Toledo llamado Calzada de Oropesa. Recuerdo de esa visita que entré en un bar de la localidad a tomarme una cerveza bien fresca, mientras hacía tiempo para no sé qué. Me pusieron un plato de papa fritas con menudo (para los madrileños, callos) de aperitivo con la cerveza tan descomunal e inabarcable que lo primero que me salió fue decirle al camarero si tenían en este pueblo algún sitio donde poder echarme una siestesita. El camarero se creía que hablaba de broma, ya que mi gracioso acento andaluz hace pensar a mucha gente que me tiro todo el puñetero día de cachondeo. Y no es eso, no es eso.

Se lo pregunté otra vez porque me entró mucho sueño después de zamparme ese gigantesco plato que me pusieron de detalle, cuando di buena cuenta del tapeo. Y el nota de la barra seguía creyendo que estaba de cachondeo. Total, que le pagué la consumisión al prenda y me metí en el coche a pegarme una cabezaita.


11 comentarios:

  1. Uhmmmmm callos.Me encantan. Con una cervecita fría...
    Sí que te ha salido bien la fotografía,Jose.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Además que sí, más la historia que la acompaña, que no se sabe cual es aperitivo de cual.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  3. Si es que es verdad, es perfecta ;)
    A ver si la próxima foto la tomas antes de probar las carcamusas... o sea, en Toledo capital...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. La foto está muy bien, vale, perfecta, pero no veo ni la cervecita ni el plato de callos.
    ¿Me he perdido algo? ¿Hay algún enlace oculto donde acceder a la foto?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por comentar amigos, un placer.
    Y no, Posodo, no hay ningún enlace oculto que lleve a ninguna parte, no estamos para derrochar en enlaces, oiga. ta la cosa mu mala.

    ResponderEliminar
  6. Y muy bien que hiciste no sacando al camarero en la foto, ¡hala!

    ResponderEliminar
  7. Coño, Posodo, me acabo de dar cuenta que te respondí a ti sin querer...!!. Mis disculpas Carguevo.

    ResponderEliminar
  8. Paso por aquí y reconozco que la foto es perfecta y preciosa.
    Los callos a mi no me gustan.
    Un saludo
    Mar

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por el comentario Mar (precioso nombre). Me juego que dices eso porque no has probado los que cocina mi madre. En Andalucía, y en Sevilla en particular, los callos, el Menudo, como siempre se le ha llamado por ahí abajo, digamos que son más... comestible, menos fuerte que los que se hacen por Madrid y Castilla. Quizá se deba a su base, echa con un sofrito más ligero que en última instancia dulcifica el resultado. Es complicado cocinarlo, el inmortal Menudo de mi madre no lo supera un vulgar Adriá por mucho bombo y platillo que le den a este tipo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, Ole por tu madre!
    Verás es que yo soy muy de ensaladitas, sabes?
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. No problem, mi señora madre suele acompañar su mundialmente famoso Menudo o Callos con una ensalada de lechuga,cebolla y tomates de la huerta que quitan el hipo.

    JO qué hambre!!

    Saludos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.