sábado, 9 de julio de 2011

Echo and the bunnymen

Dejo un par de canciones del disco Evergreen (1997) de los siempre necesarios Echo and the bunnymen.
Quizás uno de los trabajos más perfectos en la fecunda historia de la banda británica liderada por el vocalista
Stephen McCulloch. Si tuviera que elegir un único y solitario calificativo con el que señalar y describir el sonido aguerrido de este grupo sería el de vibrante.
Eso es, facturan y producen una música de muchos quilates, fina, leal al buen gusto y al compromiso de su música con sus primeros trabajos y vibrante, sobre todo vibrante. Escuchen:








Miembros

Ian McCulloch - vocalista
Will Sergeant - guitarrista
Les Pattinson - bajista

Damon Reece - baterista
Antiguos miembros

Pete de Freitas baterista
Jake Brockman teclista

Noel Burke - vocalista


*** Bate

4 comentarios:

  1. ¿Ya estamos de vuelta?... ¡Lo celebro!
    Espero que el retorno y acomodo madrileño fuera lo mas suave posible. Entendiéndose la suavidad por la ausencia de sustos. Como sé que vas bien acompañado y arropado estoy tranquilo.
    Espero que esta nueva época sea la "refinitiva" en los aspectos de equilibrio , la salud y el reencuentro con el afecto de tu hija tan ansiado y añorado.

    Hay que empezar con buen pie como veo por el blog que lo estás haciendo. Abandonar las cuevas y los zulos mentales y digitales, y mirar a la vida cara a cara, a la luz del día (aunque a la sombra ahora) y sin resentimientos.
    Te deseo de lo bueno lo mejor.

    De tus amigos Nuria y Juan.

    ResponderEliminar
  2. Oye, mucha gracias por los ánimos, mucha gracias de verdad, no os podéis imaginar lo bien que sientan y como los acojo. En esta nueva etapa, todo los buenos deseos son bien acogidos, y viniendo de ustedes, más todavía.

    De la peque, ya te contaré. Y de momento, la otra peque, la peque/grande, lo está llevando bastante bien, aunque sigo diciendo -y esa es su mayor queja- que las casas en esta zona de Hispanistán están peor preparadas para la calor criminal que padecemos -sobre todo si no tienen aire acondicionado- que las del infierno sevillano.

    A otra cosa; como te abras dado cuenta, y si no te lo digo yo, tengo un tremendo enganche de no te menees a los maravillosos Ola Podrida.

    Concretamente, la canción que he subido para la entrada anterior a esta: "Esto es el hombre: un poco de polvo que el viento dispersa", la llevo escuchando todo el día de manera obsesiva.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bien lo que me cuentas!
    Pues sí; como hemos comentado otras veces, las casas de por ahí están mas acondicionadas para los fríos que pa la Caló. Espero que al menos ahí se cumpla el dicho de "agosto, frío en el rostro"
    De verdad: espero que dure poco la insolación.
    De todas maneras también es discutible que después de 2000 años de cultura de la construcción romana y mora, estemos en un momento tan triste y absurdo. como brillantemente dice "er Luque" en <a href="http:// (http://www.clubcultura.com/diariode/1167/AntonioLuque.html) <De higos a brevas</a>: "Yo tampoco entiendo nada: el calor ya no es excusa, basta con ver las fachadas de los edificios en los barrios humildes, llenas de aparatos de aire acondicionado y cristales ahumados que ocultan acumulaciones insanas de alcohol y pantallas de plasma para la reverberación del eterno diálogo de besugos que es hoy el entretenimiento popular. Achtung!"

    No sabes lo que me he divertido (a la par que deleitado, pues la canción es excelente), con el vídeo de Ola Podrida. La cara de circunstancia de David Wingo es un poema-oda a la mosca cojonera pongamos por caso. Ese sentido del humor (entre otros) es el que tiene que presidir tu disposición ahora.
    Sabes que cuando recomiendo música en el blog, por lo general suele traer cola. Este tipo trae frescura necesaria y urgente a nuestra a veces difícil existencia.

    Un abrazo y mis respetos a la "niña grande".

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.