viernes, 27 de mayo de 2011

Sir Thomas More

(CLIcK)

En 1535 fue enjuiciado por orden del rey Enrique VIII, acusado de alta traición por no prestar el juramento antipapista frente al surgimiento de la Iglesia Anglicana ni aceptar el Acta de Supremacía (En ella se declaraba que el rey era la suprema y única cabeza en la tierra de la Iglesia en Inglaterra, y que la corona británica debería disfrutar de todos los honores, dignidades, preeminencias, jurisdicciones, privilegios, autoridades, inmunidades, beneficios y bienes propios de esa dignidad). Fue declarado culpable y recibió condena. Permaneció en prisión hasta ser decapitado el 6 de julio de ese mismo año. En 1935 fue canonizado por la iglesia católica, quien lo considera un santo y mártir.

Venerado por la Iglesia católica y la comunión anglicana. Lo que no deja de ser una preocupante
y extraña paradoja que la misma falsa iglesia de Inglaterra surgida caprichosamente del monarca
que lo mandó decapitar lo venere.


4 comentarios:

  1. Es el paradigma del consejero-intelectual coherente,consecuente e integro. Lo más difícil de encontrar.
    Su obra "utopía" está considera una obra cumbre.

    ResponderEliminar
  2. Un santo con todos sus avíos, y en plena comunión con Dios. Mártir en la mejor tradición católica, decapitado. Un personaje muy grande.

    ResponderEliminar
  3. Mostró cómo se puede pasar de ser muy buen amigo, a serlo mejor, al criticar los errores, en vez de alabarlos. Y se jugó la vida por ello... ganándola.
    Igualito que lo que se ve ahora, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  4. Verdad de la buena, Posodo, igualito igualito que ahora.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.