miércoles, 25 de mayo de 2011

España se desmorona

Demostrar que España es un país en liquidación no parece requerir muchas pruebas. Y no sólo por obra de la codicia de la burguesía catalana o de los cazurros asesinos de la boina. Allá por 1977-78 procuraba no perderme las emisiones de la Voz de las Islas Canarias Libres, del M.P.A.I.A.C., que emitía a las once en punto de la noche desde Argel. La razón no era mi inexistente entusiasmo por el independentismo canario, ni un encargo de los servicios de información, ni siquiera el cumplimiento de una molesta promesa a la Virgen de Candelaria: tan sólo me desternillaba de risa cuando, velada tras velada, Antonio Cubillo –que ejercía un pluriempleo ejemplar de redactor, locutor, director y fabricante de noticias– nos deleitaba durante una hora construyendo su fantástica Ínsula Barataria de las siete estrellas, los orígenes guanches de quienes no lo son (empezando por él) y las hilarantes clases de idioma no menos guanche, auxiliar indispensable para crear el "hecho diferencial" que justificara la independencia de las islas. Me partía de risa, oigan, hasta saltárseme las lágrimas. (SIGUE...)


2 comentarios:

  1. Cada artículo que le leo, me reafirma, aparte de en reconocerle la razón que tiene, en que al final tendré que leerme los libros que tengo de Serafín Fanjul. Al menos, ya he contribuido a sus derechos de autor.
    (Claro, que primero los tengo que encontrar, pues aún estoy ordenando la biblioteca)
    Gracias por el enlace (que se me había pasado), y un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Serafín Fanjul es unos de los mayores expertos arabista que tenemos en España que llama a las cosas por su nombre.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.