miércoles, 11 de mayo de 2011

Chacón recuerda a Segolène Royal: atractiva, ambiciosa, líquida, adaptadiza.

Esto nos cuenta hoy un cruel Ignacio Camacho en su columna del ABC.
En lo de
"ambiciosa" y" adaptadiza" no entro, la trayectoria política de la francesa no me la conozco como para opinar sobre estos amables epítetos que el periodista dedica a estas dos damas. Como buenas socialistas, lo de "líquida", les viene como anillo al dedo, es natural, forma parte intrínseca de su doctrina ideológica, el liquidismo, y el liquidadismo. Ahora; eso de comparar la belleza madura y natural, radiante y clara de Segolène con la vulgaridad polingonera de la Chacón es cuando menos una broma macabra que se gasta el plumilla. Sería como querer igualar la belleza sensual de una jaca jerezana con el ímpetu salvaje de un borrico cordobés.
O algo así.

2 comentarios:

  1. Hay otro artículo muy interesante sobre ella en la prensa de hoy de Carlos Alsina. Mi impresión sobre el artículo del Sunday Times es que la redacción tiene un negro que habita en las oficinas de 'Público', instigador de la publicación en el medio inglés para apuntalar la carrera de nuestra ministra.

    Como mujer me ofende. La veo un perfecto florero y me siento humillada por su mediocridad y su constante recurso a su sexo como reivindicación de unas oportunidades que no solo no ha ganado, sino que ha dilapidado con exhibiciones graves de torpeza, sectarismo y escasa formación.

    ResponderEliminar
  2. Doña Carmen: A mi me produce vergüenza que esta sectarea ignorante ocupe la cartera de Defensa.
    Hemos dejado las Fuerzas Armadas, quizá lo más serio y grave que tiene una nación, en manos de una pacifista de salón,
    todo es de un esperpento vomitivo que no lo supera ni Valle-Inclán, puro zapaterismo.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.