martes, 19 de abril de 2011

Un perturbado provoca un incendio en la Sagrada Familia


El titular es del ABC.

Y yo me pregunto: ¿un perturbado? ¿y cómo lo saben? ¿ya le han hecho un chequeo médico al angelito del mechero...?. Es increíble las ganas que tienen algunos de mirar para otro lado para no enfrentarse con la verdad. Y esa verdad dice que llevan mucho tiempo sembrado de odio y rencor a parte de la sociedad para enfrentarla con la Iglesia.
Y todos sabemos de dónde parte esa miserable orden. Así que menos perturbado.., que se habéis lucido con el titular y con vuestra tradicional tibieza de gente acomplejada y cobarde. Y si así titula el monárquico y tradicionalista (por los cojones) ABC, supongo que para el Pravda (antes llamado El País) o el panfleto ese del multimillonario marxista, el pobre perturbado es un ser manso e inocente que pasaba por allí de refilón. Qué casualidad que a ningún perturbado le de nunca por quemar o profanar una mezquita. Mira que lo tienen fácil, y más en Cataluña, donde las mezquitas florecen como el azahar en la primavera. Pues no, oye, que la tienen tomada con la Iglesia, que como todo el mundo sabe es la encargada en la sombra de ahorcar a los homsexuales y lapidar a las mujeres adúlteras en los paraisos islámicos.
Maldita cobardía la de esta jiliprogre e hipócrita Izquierda.

Como bien dice MariscalZhukov en el blog de Santiago González:

Nadie va a ser tan canalla fascista como para siquiera sugerir que el hecho de que un perturbado haya entrado en la cripta de l aSagrada Familia para incendiarla tenga nada que ver con los comentarios del sosegado Gregorio Peces Barba que recomienda “palo” a los católicos porque es el único lenguaje que entiende esa puñetera secta de inquisidores vaticanistas. Pero desde aquí, desde una Lima por cierto cuajada de maravillosos testimonios de la cruel religión que trajo España a estos lares, me pregunto cómo es posible que en 75 años no hubiera ningún perturbado que tuviera la ocurrencia de entrar allí para hacer justicia. ¿Cómo es posible que ahora nos demos cuenta de que hemos adolecido de semejante escasez de perturbados durante tanto tiempo? ¿Será que estos camino de corregir esta carencia?


¿También debemos llamar perturbados a los que masacran cristianos?
Tampoco esperen del cardenal progresista de Barcelona que condene el criminal acto. Si no es capaz de excomulgar al cura de su diocesis que paga abortos, qué se va a esperar de este pájaro.
Recordemos las proféticas palabras de Pablo VI cuando dijo que el "“humo de satanás” había infiltrado la Iglesia Católica".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.