domingo, 3 de abril de 2011

Franz Liszt -VIACRUCIS-

Viacrucis o vía crucis significa «camino de la cruz» y se refiere a las diferentes etapas o momentos vividos por Nuestro Señor Jesucristo desde el momento en que fue aprehendido por la soldadesca hasta su crucifixión y sepultura.



Franz Liszt fue un devoto cristiano, no obstante, también sufrió un largo periodo de dudas religiosas y pesimismo. La década de 1860 fue un periodo de grandes catástrofes en la vida privada del compositor. El 13 de diciembre de 1859 su hijo Daniel había fallecido y el 11 de septiembre de 1862 su hija Blandina también murió. En cartas posteriores a sus amigos anunciaba que se retiraría a una vida solitaria. La encontró en el monasterio de Madonna del Rosario, a las afueras de Roma, donde estableció su residencia en un pequeño y espartano apartamento el 20 de junio de 1863. El 23 de junio de 1857 se había unido a la Orden Franciscana.

Para componer con veracidad una música que conmemore una famosa batalla, por ejemplo la de Lepanto, no hace falta haber sido un soldado o un Almirante en el frente para plasmar la atmosfera de la batalla, en cambio, para crear una obra que nos acerque y nos aproxime verdaderamente al Jesús Cordero de Dios, hace falta ser cristiano, incluso tener Fe, que puede parecer lo mismo, pero no es igual.




El Viacrucis de Franz Liszt no debemos escucharlo ni palparlo con el oido; esta dolorosa y bellísima música se traga como se puede. La pensamos y meditamos en nuestro interior y la expulsamos plenamente y con conciencia al saber que nos ha acercado a la Pasión del Divino Galileo mejor que otras, más sugestivas, aunque con una carga religiosa menos pesada .
Golpea el corazón con una fuerza y pujanza sobrenatural y demoledora, que es de lo que se trata:

Ez. 11:19-20 – Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne.


Ps
. Hay una versión para órgano de esta obra, yo prefiero la de piano, me resulta más dramática dura, seca y seductora. Curiosamente, en una época que veía el resurgir de la figura de Bach, su pequeño homenaje consiste en incluir en su VIACRUCIS el Coral de la "Pasión Según San Mateo",: "O Haupt voll Blut und Wunden" ("Oh, Señor, lleno de sangre y heridas")













10 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Impresionante! La vida del propio Liszt fue un verdadero vía crucis.
    Constricción en lo musical. Recogimiento profundo. Su piano, exuberante en las piezas del repertorio romántico, aquí pasa a un humilde acompañamiento para que la espiritualidad de la plegaria de la voz humana sea la protagonista. Formas expresivamente Adustas, severas, dolientes. letanías del calvario interiorizadas para clamar de dolor y languidecer en la compasión. Recoge sublimemente recogida (voces piano) el coro de la pasión s.San Mateo de Bach.

    ¿Porqué una entrada así de profunda no suscita comentarios?
    ¿Es que sólo parloteamos cuando toca meterse con el politiquillo de turno? Sus necedades pasan, la deuda nos queda, pero esta verdad musical es imperecedera puesto que es reflejo de otra verdad mayor, eterna.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti por comentar Locuaz, al menos sé que alguien ha leído este trabajo, y quién mejor que tú para opinar sobre él. Y creo que te voy a dar la razón al final dedicándome más a escribir de lo que de verdad me gusta, e ir dejando por el camino los asuntos mundanos.

    Al fin se irá (eso espero) el capullito de León por donde vino, y en cierta manera, uno de los fines con el que abrí esta bitácora (desenmascarar a éste pazguato que hemos tenido de presidente del gobierno y destapar sus relativista moral), parece concluido. Ojalá llegue un día que los españoles nos lleguemos a aburrir políticamente tanto como los suizos o los groenlandeses, que no los, gongelandeses, que esas criaturitas también lleva pasada lo suyo.

    Dices , y dices bien, que "La vida del propio Liszt fue un verdadero vía crucis". Y tanto, amigo. Por eso escribo que su música "Golpea el corazón con una fuerza y pujanza sobrenatural y demoledora, que es de lo que se trata". Sin vivir un viacrucis, es difícil, ya no crear una música de tanta altura intelectual, sino llegarla a sentir en toda su profunda y misteriosa grandeza.

    A esto, a lo que hizo Liszt, lo llamo yo crear directamente a impulsos dictados por el alma, esa alma que ha tenido que padecer la muerte de sus dos hijos y que anda pérdida y vagando en pena por el mundo y ya, sólo le queda retirase y tomar las palabras que Papini escribiese en una ataque de serena lucidez : "Me encuentro casi ciego por haber contemplado demasiado el fulgor de Dios. He quedado casi sordo por haber escuchado demasiado el trueno de su Palabra. Pero he obtenido un premio: la mente sabe ahora ver más lejos, y el corazón logra percibir mejor las más suaves voces del afecto."

    ResponderEliminar
  4. Espero que con éste elemento del Zp, que aún no me creo que se quite del medio tan fácilmente, no tengamos que decir lo de "otro vendrá que bueno te hará". Este hombre con intentan enderezar la educación de sus hijas, ya tiene tarea para rato.

    Qué magnífica defensa de Cristo de Papini pusiste el otro día en el blog:

    "...Los mismos que se esfuerzan en negar su existencia y su doctrina se pasan la vida recordando su nombre."

    La lucidez de los conversos como él, es la fe más verdadera.

    ResponderEliminar
  5. ¿por qué una entrada así de profunda no suscita comentarios?. Gran pregunta, Locuaz.
    Quizás sea que texto y música interpelan tanto nuestro interior que te llegan a desnudar.
    O que, al contrario que Papini (impresionante cita, amigo Bate), estemos totalmente ciegos en lo espiritual por haber contemplado demasiado el fulgor de las cosas materiales.

    Maravillosa entrada

    ResponderEliminar
  6. Papini es muy grande, Locuaz.

    El mayor y más formidable converso de la historia del cristianismo para mi fue Saulo de Tarso, nuestro San Pablo. Me pillas con su Carta a los Romanos.
    Algún día escribiré -si puedo- un breve semblante sobre todo lo que me ha enseñado Pablo de la figura y la naturaleza divina de Jesús.

    ResponderEliminar
  7. Maravilloso comentario Maese Gulliver.

    ResponderEliminar
  8. Gulliver: "O que, al contrario que Papini, estemos totalmente ciegos en lo espiritual por haber contemplado demasiado el fulgor de las cosas materiales."

    Muy grande.
    Ciertamente, una cosa lleva a la otra.

    ResponderEliminar
  9. Hola.Me agrada saber que alguien admira tanto esta gran obra.Soy pianista y hoy,(12-4-2011)la ofreceré en concierto en el conservatorio de A Coruña.

    ResponderEliminar
  10. Te deseo mucha suerte en el concierto.
    Intenta interpretarla con el espíritu religioso con el que fue creada.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.