sábado, 9 de abril de 2011

El error como verdad

Si algo bueno se le debe a Zapatero tras su desastroso, siniestro y ruinoso paso por el gobierno de la Nación, es que cada vez, son más los españoles que se han quitado definitivamente las orejeras y han descubierto a las claras y a plena luz del día los engaños y las mentiras que este tiparraco y el gobierno socialista están dispuestos a perpetrar para mantenerse en el poder. Uno de los casos más vomitivos y por lo que juzgarán con más severidad al perturbado será por levantar y azuzar los fantasmas enterrados de la guerra civil, y con ello, intentar enfrentar y colocar a los españoles en dos bandos irreconciliables, cultivando de paso, ese maniqueísmo faltón y adolescente que la progresía borda tan bien: En un bando; ellos, los buenos y mansurrones y en el otro, los que no piensa como ellos, o sea, los malos.

Así se viene escribiendo la historia en nuestro país. En nuestras manos está no permitir nunca más de nuevo tamaña manipulación.


______________



Entre las buenas, la de Raúl del Pozo, que es un formidable escritor que emergió de la izquierda y hoy se mueve por el equilibrio y la serenidad que concede la capacidad de sobrevolar sobre las extintas pasiones. «El Reclamo» se titula su novela. Desde que juega al golf, a Raúl se le ha blanqueado el pelo hasta la máxima elegancia. Parece un Luca de Tena. Pero ha dicho algo que no concuerda con su talento. Esa falsedad permanente. «Unos luchaban a favor de la República y la Democracia, y otros a favor de la Dictadura». No es así y no fue así. Cuando estalló la Guerra Civil la República no era ni democrática ni libre. Ya se había convertido en un sistema asesino. (CLIK)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.