martes, 5 de abril de 2011

Dos Monjas

El aire del amanecer despierta como un lánguido
susurro divino tras el delgado aguacero que cayó minutos antes.
Debería pararse el tiempo.
La humedad del día nos dispone el alma con otro proceder, más serena, menos cortante, lacónica.
Del descolorido, cochambroso y sucio portal de los arrabales de la inhóspita urbe, salen, tras haber pasado toda la noche sosegando a la muerte, la rabia y el dolor, dos monjas de las Hermanas de la Cruz. Hábito marrón tabaco, rosario al fajo y unas humildes sandalias para transitar por los caminos inescrutables que les rubrica el Señor.

Como dos gorriones asustados, evitan un charco de agua formado poco antes por el aguacero.
El aire al pasar está limpio, como si lo hubieran jabonado con lejía.
"Pasan todas las noches cuidando a un pobre moribundo del barrio que esta malito de sida", me comentan unas viejas vecinas arrancadas de un lienzo de Valdés leal.
En esas sandalias se encuentran resumida de un plumazo toda la teología de la caridad, todo el peso del amor sobrenatural, que es mucho. Los hechos, más que las palabras, no se olvide...
Para el resto de los comunes esa caridad, nos está vedada.
Lux Cegadora.
Dos alimañas revestidas de odio y chatarra ideológica murmuran a su paso palabras que hieren, palabras surgidas del negro pozo de la ignorancia y la soberbia.
Truculenta inercia hispana.
Ora Pro Nobis, y a otra cosa; buscar el camino más corto que les lleve de vuelta a sus celdas.
Incluso estos pobres diablos que se jactan de su ignorancia, flotando como el corcho en un mar de dudas, serán cuidados el día de mañana de sus futuras desgracias (Dios no lo quiera) por esta cohorte de ángeles ceriferarios que moran la tierra.

5 comentarios:

  1. Esas dos monjitas son la muestra del AMOR con mayúsculas ; el amor al prójimo, al necesitado, al que está sólo y en el arroyo de la vida; ese al que el "sistema del bienestar social" ni siquiera mira, un paria, despojo para aquellos a quienes se les llena la boca de "solidaridad" y "compromiso".

    Las alimañas son el reflejo tabernario de la izquierda atávica y miserable que padecemos en este pais.
    Algún dia, a lo mejor, solos y abandonados, cagándose y meándose encima, sólo tendran las manos y el cariño de unas monjitas.
    Que Dios los confunda.

    Un gran post,Jose.

    ResponderEliminar
  2. "En esas sandalias se encuentran resumida de un plumazo toda la teología de la caridad"

    Muy bello, amigo Bate, y muy verdad

    ResponderEliminar
  3. Natalia, Gulliver: Sólo encuentro palabras de agradecimientos por vuestros comentarios. Mucha gracias.
    Un verdadero honor teneros por este blog.

    ResponderEliminar
  4. Hay mucha gente que, simplemente, desprecia lo que no entiende (sean conceptos, actitudes,... o personas).

    Otros, en cambio, son capaces de amar aunque no entiendan (e incluso, menos aún, compartan).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Habrá que fomentar esas enseñanzas que alientan a la misericordia, Posodo, y desentrañar de nuestra sociedad las que llaman al odio.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.