domingo, 3 de abril de 2011

Decanos

HACIA el estrellato se nos ha lanzado esta semana el decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense, don Heriberto Cairo Carou. El martes, en un comunicado, explicaba el asalto a la capilla de su Facultad, el pasado día 10, como «una expresión de la pluralidad de creencias religiosas, tendencias políticas e ideologías existentes en el centro», y advertía (se supone que a los estudiantes católicos que consideran una profanación lo que sus perpetradoras, cursis amén de guarras, definen como performance) que «la guerra de religión no tiene sentido en este momento histórico en que la convivencia intercultural es uno de los principios democráticos de nuestro tiempo». En otras palabras: sed demócratas, cristianos míos, poned la otra mejilla y dejad que os conviertan el oratorio en una casa de tolerancia.

(Sigue...)

6 comentarios:

  1. No comprendo ese afán de algunos ateos por meterse en cuestiones ajenas de fe. Que vivan y dejen vivir, coño ¡

    ResponderEliminar
  2. Guido, yo nos los califico ni como ateos ni como agnósticos, aunque en su raíz ideológica lo puedan parecer. Simplemente, los llamo totalitarios anticatólicos con ganas de liarla para conseguir unos fines espurios y diabólicos, enfrentar a la sociedad española como se hizo en los años 30 de la centuria pasada. No hay más, ni menos.
    Puro zapaterismo, por otro lado.
    Los verdaderos ateos pasan de los temas religiosos, como yo, de los perroflautas, no les interesan.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Parece que va en serio lo de la procesión de ateos para esta Semana Santa en Madrid. Y parece que se va a autorizar.

    Lo mejor de todo es que dicen, ante los reproches de por qué no hacen ese tipo de cosas en una mezquita, que ellos no son anti-islámicos (¿se escribe así?, sino anticatólicos.

    ¿Pero por qué no nos dejan en paz? Joer, si a mí su ateísmo me importa tres narices. Como dice Guido: que vivan y dejen morir, ¡coño! ;-)

    ResponderEliminar
  4. S. Cid: "..que vivan y dejen morir"

    No sé se trata de un error sintáctico (llamémosle así) o lo has dicho con todo el sentido y el mordiente del mundo. Porque al ritmo que vamos, amiga mía, estos niñatos esclavizados a sus prejuicios y a los rencores que han mamado de sus mayores, no nos van a dejar ni siquiera morirnos tranquilos.
    al final moriremos, por supuesto y por supuesto, ¡¡PERO DE ASCO!!

    Un saludo

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. A esos valientes los querría yo ver montando la mamarrachá esa de la "Performance" laica el Jueves Santo en Sevilla.

    Tarde o temprano conseguirán sus propósitos. El Estado socialista (ojo, he dicho el Estado) una vez más hará dejadez de de sus funciones (en este caso, supuestamente permitir la provocadora marcha), y los ciudadanos, algún día se tomará la justicia y la defensa de sus convicciones por las manos.
    Después los veremos llorando por los rincones como plañideras ofendidas, y volverán a sacar la Inquisición Católica.

    Este país no tiene arreglo, S. Cid.

    ResponderEliminar
  6. Bate: no les tientes, que lo mismo lo organizan para 'demostrar la intolerancia de los católicos' (recuerda que un mes después hay elecciones).

    Y sí, hombre, claro que tiene arreglo. Nos llevará un tiempo pero lo conseguiremos, si Dios quiere, poniéndonos a ello (y gracias por estas páginas que son un ejemplo de que esto).

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.