sábado, 26 de marzo de 2011

Una sociedad enferma, en las últimas


Ayer, en Sevilla, un joven fue brutalmente asesinado en la fiesta de la primavera que los universitarios celebran todos los años en el Charco de la Pava. Una fiesta, otra mas, teñida de sangre que acaba mortalmente. Debemos remontarnos a la época de los vikingos, los vándalos o incluso la de los últimos estertores del finiquitado imperio romano con aquellas interminables bacanales de vino y hiel, para encontranos de nuevo con un pueblo pagano tan dado a celebrar sus ritos pastorales entre comas etílicos, navajazos, muerte y destrucción.

Cuentan que cuando se presentaron los servicios médicos para intentar salvar la vida del joven, el panorama con el que se encontraron era absolutamente desolador; chicas embrutecidas (ya lo habéis conseguido, feminazis, ahí tenéis en todo su esplendor vuestra sacrosanta igualdad ) y muchachos ebrios de odio y locura lanzando botellas, piedras y todo lo que se encontraban alrededor para que el personal sanitario no pudieran llevar a buen término su cometido. Realmente dantesco. Los médicos tuvieron que ser escoltados por la mansurrona policía de la ciudad mientras luchaban denodadamente para que Francisco José Guerrero no perdiera el pulso que aún le seguía uniendo a la vida.

Intento reflexionar, en balde, cómo este pobre país ha llegado al extremo de convertir a una parte de su juventud en unos auténticos hijos de puta sin sentimientos, carentes de humanidad y comportándose en sus rituales como manadas de hienas hambrientas de sangre, y, me resulta desolador las conclusiones a las que llego.

Volvamos a los hechos: ¿han leído bien la noticia?, la policía cortó el tráfico para facilitar el acceso a la bacanal universitaria (qué degeneración la de la universidad española), y en Tussam, la empresa municipal deficitaria de transportes, aumentaron el servicio para facilitar que los jóvenes acudieran a la macrobotellona. ¿Y ahora, díganme, no habíamos quedado que las botellonas públicas estaban prohibidas por la ley?.
Aparte del asesino, hay más responsables en esta terrible muerte. Por ejemplo, el ayuntamiento hispalense al permitir y colaborar con la organización del evento etílico.

Espero que estos datos publicados en la prensa, acaben en manos del abogado de la familia de la víctima. *



* Un pequeño inciso: aclaremos, por si algún progre lee este artículo, que la víctima es el joven al que han asesinado.

** La foto está tomada de un control de la policía a punta de pistola. En el lugar de los hechos.

_______________________________________________________________

Buxtehude - Cantata 'Herren vår Gud'; Buxwv 40



3 comentarios:

  1. Hoy he comido,Jose, con un amigo que trabaja en urgencias del Garcia Morato.
    Anoche tenía guardia y hasta las seis de la mañana y desde las ocho de la tarde del dia anterior, atendieron 648 casos, más de la mitad por comas etílicos,ingestas de estupefacientes y sustancias sicotrópicas.
    Muchos,la mayoría, eran menores de edad;algunas, niñas de trece y catorce años que llegaban a urgencias completamente borrachas, sin ropa interior y con evidencias de haber mantenido relaciones sexuales.

    Esta sociedad está enferma.
    Padres que no saben que hacen ni donde están sus hijas de trece años,agresiones a anvajazos,beber sin control y sin sentido, recibir a botellazos una ambulancia...
    Definitivamente se ha perdido el norte.

    ResponderEliminar
  2. Una verdadera pena lo que comenta Natalia. Y menos mal que en éstas macro-concentraciones de gente (a secas), no se han producido avalanchas por pánico.
    ¿Qué pasaría si aquí sucediera un desastre como el de Japón? ¿Guardaría la gente cola de varias horas para proveerse? ¿o se asaltarían las tiendas y que se salve el que pueda?
    ¿Los adultos renunciarían, como esta pasando, a su ración de agua para cederla a los bebés -y no precisamente los suyos-? ¿o habría mucha gente que acumularía más agua de la necesaria?
    Creo que, como en todo lo que es la convivencia, es sólo cuestión de EDUCACIÓN. Un pueblo que la tiene, sabe como comportarse ante la adversidad.
    La cantata del maestro de Bach es un bálsamo para el alma. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Lo malo de todo esto es que durante unos días durará la indignación, pero nada más. No aparecerá un fiscal con los atributos pertinentes para, de oficio, ver qué es eso de 'botellón ilegal' pero 'Colabora: Ayuntamiento de Sevilla', organizando (o desorganizando) el tráfico para el botellón.
    Quedará todo diluido en "la sociedad".

    Natalia: no sólo se ha perdido el norte, sino que, encima, nos han robado la aguja de la brújula para que no podamos encontrarlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.