viernes, 11 de marzo de 2011

11 M siempre en el corazón. Queremos saber.


En los meses previos al atentado, la Izquierda comenzó a engrasar su maquinaria ideológica y publicitaria, embadurnando con la fuerza de su propaganda - en esto son unos maestros- todo el engranaje de la ya, a esas alturas, refractaria y acomplejada sociedad española.

De norte a sur y de este a oeste, señalando al gobierno legítimo de la Nación como el causante de la guerra de Irak, la tragedia del Prestige, los culpables del desgraciado y doloroso accidente del Yak 42, y de todo lo que se preciara. Las cartas estaban echadas, y marcadas ése fatídico día: culpable de los atentados; el gobierno del PP.

Creo recordar de aquel aciago y traumático 11 de marzo que en un programa de radio de Carlos Herrera, era por la tarde, finalizó su programa, con los sones del himno nacional (nunca lo he vuelto a escuchar tan conmovedor, de una belleza trágicamente sublime, dolorosa). En ese justo momento, entre lágrimas y rabia contenida por toda la tensión del día, tuve la desoladora certeza, la terrible convicción, que había acabado una época en nuestro país. A los dos o tres día, y ante la infamante actitud del PSOE y sus correligionarios, entendí, que el cambio sería a peor.

Y hasta ahora.


(Hamlet: «Los actos criminales surgirán a la vista de los hombres, aunque los sepulte toda la tierra») W. Shakespeare



10 comentarios:

  1. Siete años después de la masacre seguimos sin saber QUIEN o QUIENES colocaron las bombas, QUIEN O QUIENES sus autores intelectuales, POR QUÉ se destrueron los trenes y las pruebas, ...hasta reunir un cúmulo de más de cien cabos sueltos que dejan en evidencia que tanto la investigación de los atentados como la sentencia de Bermúdez son una falacia absoluta.

    Ciento noventa y dos muertos, miles de mutilados y un pais que dió un vuelco a su Historia,exigen saber la verdad y que los responsables paguen por su crímenes, caiga quién caiga, aunque haya que poner este pais patas arriba.

    Decía Thomas de Quincey en su obra "El asesinato como una de las bellas artes", que si se quiere saber quién está detrás de un crimen, empiecen por ver a quién beneficia".
    Yo añadiría a esa cita, "y quién impide que se investigue y se sepa la verdad".
    Aten cabos.

    ResponderEliminar
  2. Tengo la desagradable sensación, querida Natalia, que cada vez somos menos los que nos acordamos en esta triste jornada de lo que supuso de malo para la nación ("concepto discutido y discutible", como bien dijo el mozo) el terrible atentado.

    Nos queda la esperanza, siempre.

    ResponderEliminar
  3. Y lo peor de todo es la indiferencia en la que ha caído la sociedad española. Parece que una gran parte de la "ciudadanía" no tiene ya interés en saber qué pasó realmente. cuales son los Responsables "intelectuales", materiales, pasivos, políticos..

    Creia que en esta casa estaba estaban blanqueando para la primavera.

    Abrazos

    http://vericuetos-del-animo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. La actitud de unos y otros me hace temer que es terrible lo que se nos oculta. Espero que, a pesar de los obstáculos, algún día surja a nuestra vista la cruda verdad de estos actos criminales que cambiaron la historia de España.

    Mi oración por las víctimas y un abrazo a sus familias

    ResponderEliminar
  5. Ya sabemos mucho. Tarde o temprano lo sabremos casi todo. Todo nunca lo sabremos; porque cuando se estudia la documentación se intuyen cosas terribles y puede que siempre quede una parte escondida.

    Aún así, sabremos quién, por qué y cómo. Estas tres cuestiones son las esenciales, las que necesitan las víctimas para llorar en paz a sus muertos, para sobrellevar sus secuelas, para que desaparezca la pesadilla.

    ResponderEliminar
  6. Esto es como lo de Kennedy. De todas formas, a la mayoría de la gente, le da lo mismo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Vaya, observo que has empezado otra vez una campaña de captación de socios.

    Ay! pero yo no entraría nunca en un sitio en el que me aceptaras como socio

    ResponderEliminar
  8. jo...

    Jorge, llevo tiempo analizando friamente tus estúpidos comentarios y he llegado a la conclusión que a ti te pone las pelis de gladiadores.

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo, Bate: sigue habiendo numerosos puntos oscuros alrededor del 11-M que este gobierno que nunca miente no ha hecho nada por desentrañar. Por eso hay que seguir demandando claridad. Si nada hay que ocultar ningún problema habrá. Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  10. Yo también tuve esa misma sensación muy pronto: cuando en 24 horas se cambió la atribución del atentado, supe que algo sucio estaba ocurriendo entre bastidores. Al día siguiente, viernes, ya ví numerosos autóviles con la pegatina colocada en el parabrisas trasero (igual para todos)¡queremos saber la verdad!, dando por descontado que las informaciones oficiales eran falsas: luego supimos que la maniobra se gestó en la Diputación Provincial, desde donde se enviaron miles de e.mails en este sentido. El sábado, la calle ya era un clamor contra el Gobierno y en las manifestaciones (precisamente convocadas por el mismo Gobierno)llamaron asesino a su Presidente. Desde entonces sobró todo el teatro que se montó después: los culpables ya habían sido fabricados de la manera que todos sabemos y el Juicio fue la farsa jurídica más mostruosa y vergonzosa de nuestra Historia.También supe entonces que lo que se nos venía encima nos afectaría a todos muy gravemente.Y en esa estamos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.