martes, 18 de enero de 2011

Certero como un golpe en el hígado. Grave y rotundo en su discurrir. Liviano en el adiós. Eternidad....., ay..

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.