domingo, 16 de enero de 2011

¡Decadencia, más decadencia!

Leonard Bernstein

Vienna Philharmonic


Gustav Mahler fue el segundo de los quince hijos de Bernard Mahler y María Hermann. Nueve de sus hermanos murieron durante la infancia. Los primeros años de su dramática existencia fueron atroces para una personalidad sumamente sensible.

Symphonie No.5 · 1901-1903
1. Trauermarsch: Im gemessenen Schritt. Streng. Wie ein Kondukt.
2. Stürmisch bewegt. Mit grösster Vehemenz.
3. Scherzo: Kräftig, nicht zu schnell.
4. Adagietto. Sehr langsam.
5. Rondo-Finale. Allegro - Allegro giocoso. Frisch.







"¿Quién si yo gritara me oiría desde los coros
de los ángeles? y aun suponiendo que me apretara
uno de ellos repentinamente contra mi corazón; me
extinguiría
a causa de su más poderosa existencia. Pues lo bello
no es nada
más que el comienzo de lo terrible, que apenas
conseguimos soportar,
y lo admiramos tanto porque, serenamente, desdeña
destruirnos"

(Primera Elegía de Duino: Rilke) - Gentileza de Locuaz-

2 comentarios:

  1. "¿Quién si yo gritara me oiría desde los coros
    de los ángeles? y aun suponiendo que me apretara
    uno de ellos repentinamente contra mi corazón; me
    extinguiría
    a causa de su más poderosa existencia. Pues lo bello
    no es nada
    más que el comienzo de lo terrible, que apenas
    conseguimos soportar,
    y lo admiramos tanto porque, serenamente, desdeña
    destruirnos"
    (Primera Elegía de Duino: Rilke)


    Soberbia interpretación de la filarmónica de Viena e impecable dirección de Leonard Bernstein.
    Como ya dijimos alguna vez: ¡Bendita decadencia!

    ResponderEliminar
  2. El Rilke ese escribía tela, eh, compadre.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.