martes, 5 de octubre de 2010

Zapatero tiene las horas contadas. Tras el tortazo que le han endiñado sus mosqueadas huestes en Madrid -le tenían tela de ganas-, y por mucho que las pajines y las elenasvalencianos quieran amortiguar el golpe, la nave ideológica que nos ha llevado a la ruina económica y lo que es aún peor, la decadencia moral, hace agua.

Esto se hunde señores, y la única duda que albergo es si el hundimiento definitivo se producirá por la insoportable situación en la que seguimos flotando, o por el pudrimiento de las entrañas de la nación, o sea, las Instituciones.
Las dos opciones pueden llegar, incluso, pueden saltar a la par. Es más, pienso que llegará así, sin darnos cuenta, aún sedados por la tremebunda y sectarea visión que nos produce el paraiso socialista y su propagandístico y virtual estado del bienestar (ahí queó eso, mare).

Les dejo con unas palabras del Iluminado monclovita; escuchen y vean al alucinado artista de la zeja en plena efervescencia, y en plan salvador del proletariado y los humildes, prometiendo

" ¡Este Gobierno socialista no hará nunca en ningún caso recortes sociales, paro, desempleo, jubilación, pensiones, no va pasar!"
. ...Si pare, es más, pasó.



lunes, 4 de octubre de 2010

España no se hunde..., se pudre que es peor

Un pequeño popurrí de noticias, si usted quiere, puede adjuntar alguna más:

Los alumnos andaluces de la ESO podrán hacer huelga legal contra los profesores

El Gobierno impide ver un filme provida a los menores mientras permite abortar a los 16 años


La Generalidad despedirá a 30 médicos si no acreditan el nivel C de catalán

La Generalidad paga los tatuajes a los presos

Frase excelente del día

Verdad es aquello que cualquier imbécil refuta

(Nicolás Gómez Dávila)

Frase imbécil del día

"No puede ser un revés para Zapatero porque él cree en la democracia"


(Gómez pudo)

¡Pobrecito!. Y a éste gran sabio estadista de Parla le dedica estas palabras el lince del periodismo español Ignacio Camacho:
"Oírlo es oír al Zapatero de diez años atrás, pero con más preparación, más experiencia y más estudios (incluso más sectario, y mira que eso es defícil, añado); un curioso ejercicio de reencarnación de liderazgo propiciado por la evidente decadencia del líder."

Yo no sé quién está más colgao y acarajotao en este puñetero estepaís, en serio...

Jose Antonio Martínez-Abarca da la clave del individuo (LD) :
"
Es bueno que el electorado sepa con quién se está jugando las perras. Se empieza haciendo espiritismo con un abuelo fusileta y se termina arruinando un país con la misma hoja de ruta de los sindicatos. Se empieza no devolviendo la llamada de cortesía que te ha hecho tu próxima rival en las elecciones autonómicas madrileñas y se termina siendo una promesa de sectarismo más patológico aún que Zapatero, como ha hecho el nuevo candidato a la presidencia madrileña por el PSOE, Tomás Gómez.

Tomás Gómez que ni se ha molestado aún, al minuto en que escribo, en devolver la llamada a la presidenta Esperanza Aguirre, quien quería felicitarle por su victoria en las primarias madrileñas socialistas. Yo creo que no hace falta añadir nada más sobre el personaje, tan anacrónico para la España que ya apunta en las encuestas como cualquiera del PSOE, y todo lo que haga a partir de ahora sólo podrá corroborar este inequívoco detalle que dice todo sobre el personaje. Sabíamos que lo apoyaba el viejo PSOE del robo, el secuestro y el Crimen de Estado, pero juzgamos ese pecadillo como venial. Se empieza por un asesinato al que no se da la debida importancia, se sigue despreciando la buena voluntad de tus contrincantes políticos y se termina... ¿Dónde vas a terminar, Tomás Gómez?"

domingo, 3 de octubre de 2010

Trini pierde, Tomás perderá, Zapatero pierde y todos salimos ganando

Mas información aquí.

Jesús del Gran Poder -en Campana 2009-.

Olivier Messiaen

Olivier Messiaen pasó largos años de presidio en una prisión…. Siempre fue un hombre de fe.
En su juventud fue lector compulsivo de cuentos de hadas y de Shakespeare : “Estoy seguro de que he llegado a ser creyente por los cuentos de hadas… Yo sentía la necesidad de vivir lo maravilloso, pero un maravilloso verdadero. Lo maravilloso, por lo general, se encuentra en los mitos, en las historias imaginarias, mientras que, en la religión católica, lo maravilloso que se te ofrece es verdadero….

"Se puede decir que he pasado, insensiblemente, de lo surreal de los cuentos de hadas a lo sobrenatural de la Fe.”



sábado, 2 de octubre de 2010

El papelón de Sinde


Por Zabala de la Serna


El objetivo del gabinete de la ministra de Cultura fue, desde un principio, informalizar el encuentro con los toreros. Y doy fe de que lo consiguieron. Ni foto oficial de la reunión, nada serio, les faltó decir. Un almuerzo para reconocerse. Feo tras feo, las figuras del toreo tragaron con todo y se tragaron todo lo que Ángeles González-Sinde les contó. Especialmente se les grabó a fuego la frase de que no hay que politizar la Fiesta. Esa frase dicha desde las filas del partido que ha poilitizado los toros es una ignominia. No dejaron pasar a su asesor jurídico para que hubiera menos luz sobre El papel de la ministralas palabras de la ministra. Lo peor, la mayor falta de consideración hacia los matadores de toros, llegó con el papel de trabajo que les pusieron sobre la mesa de la comida informal. Una hoja chapucera, un papelón guarro, de ideas melifluas y escritura urgente, un mensaje envenenado, un desprecio, una patada a la inteligencia, humo en definitiva. Ni medio folio traía la señora ministra de Cultura debajo del brazo como dossier, como hoja de ruta, como plan de trabajo. Y los figurones del toreo tan contentos de haberse conocido. Alguno dijo que el documento, el que aparece sobre este texto, le dio "peso a la reunión". ¿Peso semejante hoja volandera? ¿Qué`peso?

Y un único "compromiso" por así llamarlo: "La creación de un grupo de expertos que analice la situación de la Fiesta alineado con los tiempos actuales". Nadie preguntó por su significado -quizá las corridas sin muerte- y se fueron convencidos de que había sido un día histórico para la Fiesta. Sin fotografía oficial ni compromisos, pero histórico. "Hijos, tenéis las puertas de este Ministerio abiertas", dijo la ministra sin foto como alma caritativa. Pues, hala, otra comidita informal y arreglada la Fiesta de papeles. Con aportaciones como el papelón de Sinde, en dos sentadas y un vermú no habrá que preocuparse más.

viernes, 1 de octubre de 2010

Para Ana fue Lluvia Gris

A Ana la conocí en cuarto de Violonchelo. Nuestro profesor del Conservatorio de Sevilla nos citó un día en su preciosa casa de Heliópolis para hablarnos de la sexta suite de Bach.
Cosa imposible, por cierto.


Lo último que supe de ella es que para quitarse la vida se colgó de un olivo cerca de un campo que hay en las afueras de Sevilla. Ni siquiera, ella sabe, que fue la leña del árbol caído que dirigió esta copla.

Ni siquiera yo sé, lo que pretende o quiere decir esta canción que compuse.
Habla de la muerte, eso sí lo sé. Pero ni siquiera ha pasado los siglos correspondientes y necesarios para hablar en público de una mujer a la que amé con lo mejor que había en ese momento en mi.

¿Qué estoy haciendo entonces?
¿De quién estoy hablando?

Cuando esto acabe yo no quiero que me mandes flores a mi salud
Que todo siga igual en nuestro amor.
Recuerdas aquellos días que la lluvia era de un intenso gris
Que todo siga igual en nuestro amor.
Buscaré donde está la luz buscaré dónde estás tú
Fragancia llenas de misterios inunda este corazón
De nuestro amor. Termínalo, soportaré la lluvia gris
dentro
De mi alma


02 - LLuvia Gris by Loquaz

El dueño de un bar de Sevilla, insultado y agredido por escuchar esRadio



Lo primero y fundamental; si este imbécil progresista, zapaterista, comunista o lo que sea, pero nada bueno, me llega a decir a mi, en mi local, lo que debo escuchar o no debo escuchar en mi casa, el primer palo se lo lleva de momento. Que así es como tiene que actuar un hombre cuando un chufla entra avasallando en tú negocio y te quiere humillar.
Empiezas por mirar a otro lado para no meterte en jaleo, y acaban por llamarte hijo de puta en tu propia casa.

Yo soy mejor que tú… y tú eres un mierda”, le espeta el rojo baboso -y lo más seguro borracho-, al dueño del bar. Esta deleznable actitud de éste y otros pobres capullos de la misma ganadería parte del mentiroso veneno que inocularon en gran parte de la población a base de ingenieria social en vena: la superioridad moral de la Izquierda.

Ahora imaginemos que el cliente bacilón es un tipo de derechas, y el camarero está escuchando la SER.
Al cliente se lo lleva la policía rubalcabiana en menos que canta un gallo, seguro.
Y tenemos programas especiales con los insultos del facha hasta en Sálvame, que el otro día escuché a la loca del presentador dicir que era socialista. Y hace bien. ¿Se imagina alguien a un presentador de éstos aguerridos que pululan ahora por la tele confesar que es de derechas?.



Rabia

Patriot´s Heart de los American Music Club, es una poderosa y temible canción que suelo escuchar cuando me siento lleno y cargado de rabia.
Cuando los días, por ejemplo, el de hoy, parecen pergeñados por una mala bestia para que se vuelvan contra mi.
Siempre nos darán motivos (políticos, sindicalistas, caraduras, tipos aún en fase cromañónica, una Teresa de la Vega enseñoreándose de su último vestidito pagado con nuestros impuestos, la falta de hombría de MR12, etc..), para sacar la rabia a pasear, siempre va hacer así -al menos que acabemos abrazando la cruz en una cartuja-, y debemos responder, con rabia, señal indubitable de que seguimos estando vivos.

¿Cual es esa canción que usted escucha para soliviantar, y en la medida de lo posible, sedar su rabia?



El permiso del moro

Serafín Fanjul

Es un tema intemporal, recurrente, de actualidad continua. Hace unas semanas una discoteca de Murcia cuyos dueños habían tenido la humorada, entre amistosa y exoticista, de ponerle por nombre La Meca, se vieron forzados a cambiarlo, tanto por las amenazas de bombas y cuchillos, como por las melifluas insinuaciones que –como en el caso de la ETA, siempre vienen respaldadas indirectamente por los asesinos– llamaban al diálogo y a "negociar" con cualquier grupillo de musulmanes del contorno. Los promotores, conscientes no sólo del peligro de atentados, sino del estado de tensión que su mero anuncio propicia y de la consiguiente ausencia de clientes, cedieron ante las amenazas. Pero no contentos con eso, abrieron la puerta a un imán de los alrededores –ahora siempre hay uno del que echar mano– para que inspeccionara el local y diera su visto bueno a la apertura de tan nefando antro, donde se baila, se bebe y lo que caiga. Casi ná.

Así pues, el piadoso hombre de religión certificó, con todos los pronunciamientos favorables, que los garabatos de las paredes no son ni árabe, que con rebajar un par de arcos ya llega (¿qué tendrán de pernicioso dos arcos?) y que el creciente lunar que coronaba el edificio, eso sí, debía desaparecer, sin saber probablemente, el tipo, que ese símbolo es de origen preislámico-asiático-otomano tardío y que no empezó a verse hasta muy entrada la Edad Media, con lo cual el Profeta no tuvo ni pajolera idea de su existencia. Pero ésas son erudiciones y aquí estamos en España, tierra de grandes asnos y lo que importa, lo mollar y decisivo es que debemos enterarnos de una vez de que cualquier local comercial o apartamento privado, en el futuro, habrá de presentar para su autorización y apertura, junto a la Cédula de Habitabilidad y los mil y un papeles imprescindibles, el Permiso del Moro (basta el más cercano), que dictaminará –con espíritu de diálogo, desde luego– que en la construcción nada hay contrario al islam y sus benéficas enseñanzas: "practicar el Bien y corregir el Mal", la primera de todas. Y ojo, no demos ideas a Gallardón, que éste acelera el proceso y nos obliga con efecto retroactivo.

¿Cómo hemos llegado a esta situación absurda? Unos extranjeros, arribados ayer por la tarde, imponen sus caprichos (que son inagotables y crecientes, aviso) con el pretexto de que tal o cual cosa hiere su sensibilidad (la nuestra, respecto a ellos mismos y a algunas de sus manifestaciones culturales, digamos, no se menciona nunca). Es un fenómeno a escala universal, Occidente ha concedido beligerancia a cualquier grupúsculo islámico, o caterva de salvajes en Somalia, Nigeria o Marruecos exigiendo esto y aquello, en vez de ignorar las amenazas y atenerse a la legislación vigente en cada estado y si los musulmanes creen vejado algún aspecto de sus creencias, que acudan a los tribunales, porque aquí se puede, por el contrario de lo que ocurre en sus países, donde no se respetan los derechos de nadie. Todo esto son obviedades y casi avergüenza tener que repetirlo por enésima vez.

En los mismos días de la espantada en la discoteca murciana, Mariano Rajoy visitó Melilla entre grandes alharacas y espumarajos hasta del gran chambelán marroquí y se achacó, con lógica cartesiana, a puro oportunismo político, pero el asunto va más allá de la reclamación territorial: los moros - y no de ahora - se creen con derecho de injerencia en cuanto acontece en el Universo mundo ("Practicar el Bien y corregir el Mal", recuerden. Y ellos deciden, con el índice apuntando al cielo, qué es el Bien y qué el Mal). La bronca con Rajoy sólo es un eslabón más de la cadena y no de los más graves.

Hace unos años (febrero de 2006), la empresa Inditex retiró miles de camisetas en cuya etiqueta aparecía una mezquita –por supuesto, con idéntico objeto que el de los murcianos: aproximación al exotismo comercial– pero la protesta surgida en sus tiendas Bershka de Dubai forzó la desaparición de tan peligrosos artilugios, tenidos como provocadores y de diseño ofensivo: una flecha señalaba a la mezquita y rezaba , en inglés, "Dormimos aquí", lo cual –reconozcámoslo contritos– es intolerable, aunque un servidor haya visto infinidad de tipos durmiendo en esa clase recintos. Con tales argumentos y reacciones no puede sorprender que se tomen a la tremendísima cualquier incidente de importancia objetivamente menor, bien por ser una necedad, por ende inconclusa, como la reciente del pastor Jones; bien por carecer de ánimo de injuria ninguno (discurso del Papa en Ratisbona) y moverse en niveles intelectuales que los musulmanes ni huelen; o bien por tratarse de acciones minúsculas que deben sustanciarse ante los tribunales (caso de las caricaturas danesas).

Un derecho a la injerencia en nuestras sociedades que les regalan gobiernos, oenegés nada desinteresadas o compañías tan sólo atentas a sus mercados: durante el vergonzoso asunto de las caricaturas de Dinamarca, empresas francesas y suizas se aplicaron a dejar muy clarito en el mundo árabe que sus productos no eran daneses. Solidaridad y valor se llama eso, amén de no entender que si ellos necesitan vender, los otros necesitan comprar, entre otras razones porque los árabes, aparte del petróleo, no producen casi nada. Y de calidad, menos.

Y llegamos al tema del momento: la huelga general contra Esperanza Aguirre. El mismo pánico que entregó el triunfo en marzo de 2004 a Rodríguez, está promocionando el discutible éxito –cuando escribimos, mañana del 29, no parece que muy señalado– de la convocatoria de unos sindicatos detestados por la población y "los trabajadores (y trabajadoras)" de que tanto hablan. Resulta incomprensible tanto pavor ("No puedo mandar los niños al colegio", "prefiero cerrar como fiesta", "y si vienen los piquetes..."). Bien es verdad que tanto los discotequeros murcianos como el taxista madrileño son conscientes de carecer de respaldo público ninguno. En La Moncloa está Rodríguez, Rubalcaba dosifica la protección a su antojo y conveniencia y nadie se cree que las leyes y los jueces nos vayan a proteger de los salvajes, se llamen Mojamé o Manolo.