jueves, 30 de septiembre de 2010

Willy Toledo, agredido por policías marroquíes en el aeropuerto de El Aaiún

Tras unas conferencias sobre el Sáhara

Es absolutamente intolerable que el gobierno marroquí permita este flagrante ataque por parte de su policía a uno de los hombres de la Cultura española más comprometido con la causa comunista y bla bla bla y … (Jajajajajajajajajajajajajajaj): ¡Gilipollas!

Dice el artista: "Aunque sabía que (en) algún momento me dejarían de golpear, he pasado miedo".


Si ese miedo que dices has pasado te sirve para darte cuenta como se las gastan las dictaduras (las policias de esos paises no son igual de mansurronas que la nuestra, a ver si os enteráis), desde la de corte islámico, hasta las por ti adoradas comunistas, celebraré, que hoy un hombre, por fin abra los ojos ante la cruda realidad y verdaderamente le podamos llamar libre.

Aunque, dudo mucho, sintiéndolo verdaderamente Willy Toledo, que te hallas enterado de nada.
Los personajes siniestros y sectarios como tú, lleváis una venda en los ojos que es la que os permite por ejemplo, ser unos distinguidos defensores de las dictaduras comunistas que matan a sus pueblos de hambre y llevar a la vez aparejada la vida de un marajá de la India.

Coherencia se llama eso.
¡Más te deberían haber dao, cacho niñato!.

martes, 28 de septiembre de 2010

Emisora Cadaver

Mira que me costó sacarle punta a este tema ; Morat (Locuaz)
¿Recuerdas que escribí un par de páginas en un viejo cuaderno que fue Diario en su día sobre los arreglos del tema?
Siempre te he dicho, amigo mío, que me gusta más hablar de la creación, que tocar con los dedos la tierra. Tocas la canción, se acaba, y se acabó. Después queda hablar -lo mejor-, de la intimidad del último recoveco del cuarto oscuro.


01 - Emisora Cadaver by Loquaz

Igancio Camacho el del ABC y la Huelga

Por eso hay un clima de pacto tácito, visible en el fácil acuerdo sobre los servicios mínimos, que apunta a un empate de conveniencia. A una huelga lo bastante intensa para que los sindicatos salven la cara pero no tanto como para desestabilizar al poder y ponerlo contra las cuerdas. En esa atmósfera de acuerdo implícito ha irrumpido como caballo en cristalería el ímpetu liberal de Esperanza Aguirre en defensa del derecho a trabajar, ofreciéndose como blanco común para el tiroteo que los presuntos adversarios no desean entablar entre ellos. Cargada de razones de fondo, la presidenta madrileña ha cometido el error táctico de erigirse en protagonista de un paro que no iba contra ella y ha soldado un poco más los cables que quedaban sueltos en el circuito entre las centrales y el Gobierno, deseosas ambas partes de encontrar un factor de distracción que reste vigor a su simulacro de enfrentamiento y desvíe la energía del presunto conflicto hacia un tercero sobrevenido.

___________________________

Si hay una casta de periodistas mansos, charlatanes, débiles ante el poder y condescendientes con la casta política -siempre que esta venga de la progresía-, su representante mayor, y a mucha honra, es Ignacio Camacho.

O sea, según este valiente, hay que dejar de exponer las ideas propias y legítimas por que de estas ideas, la izquierda, con su aparataje propagandístico, sacará provecho. Así nos va.

Miren, la propuesta de este juntaletras me recuerda mucho a la actitud de
la Vice Vogue cuando sale el pueblo a pedir justicia por la muerte de dos niñas inocentes, y sale diciendo que ahora no es el momento. ¿Cuando es el momento?
¿Cuando es el justo y preciso momento para reivindicar lo que creemos justo?
El momento para esta panda de sinvergüenzas, siempre será
.

Propongo a este petulante pusilánime como el heredero de Arriola, o mejor aún, el próximo Secretario de Estado de Comunicación del gabinete de MR12

lunes, 27 de septiembre de 2010

La luz de sus primigenias horas de un verdor ocaso

A veces ocurre con el arte la escritura o la música, que una Obra es tan poderosamente grande que llega a transmitir una energía que termina descansado apasionantemente en nosotros. Consideras entonces -bien lo sabes-, una verdadera tragedia griega y una maldición de proporciones bíblicas que en Ella acabe posándose las horas muertas que terminarán por declinar y ensuciar la luz de sus primigenias horas de un verdor ocaso.
De esta desgraciada quema de rastrojos para el alma que deja el paso del tiempo en las Obras, no obstante, siempre se salvan aquellas que están impregnadas en su núcleo embrionario (perdonen un lenguaje tan científico), del agua turbia que emana de la inmortalidad.
Hablo de esas Obras que se pegan a nuestros sufrimientos como una asquerosa y maldita sanguijuela hematófaga, que nos succiona la herida, y consiguen que al menos remitan los diagnósticos más pesimistas…..


Palaxy Tracks (Vía Vericuetos)



Es la apoteosis del neopuritanismo feminista de la izquierda gobernante...

El ayuntamiento de Castilblanco de los Arroyos retiró este fin de semana un cartel de una fiesta motera porque su contenido podía ofender a la ministra de Igualdad, que visió la localidad. Había dos mujeres ligeras de ropa.


Tosquemado | 24-09-2010 12:36:20

¡Que viene Bibi! ¡Que viene Bibi! Y se va a escandalizar la pobre. Oiga, y cuando ve en "el orgullo gay" a un monton de tios y travestis en porretas en vivo y en directo ¿no se escandaliza la chica menistra?


Juana La Cuerda | 24-09-2010 09:35:59

Es que es intolerable que las motos se utilicen de objetos sexuales. Es que... Ay..Mari Tere!!!, has visto el cartel?, que vergüenza!. Mi Manolo, bueno, el Manolo es el que me vino con el sofá. Me cambia mu bien los canales del televisor. Bueno, el caso que el Manolo me dice y que tiene de malo estas dos mujeres?. Se lo creen?, me habla asi, de esa forma que tiene. Pero Manolo, si creo que la polémica es por la moto, que estan incitando a la motosexualidad...Y quien es la Aido?. Pues la de igual da, creo, o sea que es lo mismo, total... En fin, me voy corriendo al colegio, que los niños no me paran de gritar desde el portal.

Un puñado de valientes

** No dejen de leer este artículo del Maestro Burgos si quieren tener una leve idea de lo que se está cociendo por mi tierra.
Que por otra parte, es lo que acabará ocurriendo en toda España.



Día 27/09/2010 - 08.00h

Y de Medalla al Valor, estando, como estamos, en la Muy Cobardona y Tragona Ciudad del No Passsa Nada. De puñado de valientes hay que calificar al centenar de vecinos y comerciantes del centro que el viernes se plantificaron a las puertas del Ayuntamiento para protestar a pie de obra contra la aprobación del Chirrín Chirrán que va a convertir a la Sevilla intramuros en un gueto. En esta ciudad de la cobardía y el mal gobierno conforta ver que alguien proteste contra algo, en ejercicio de lo que cada día da más miedo: la libertad. Me aterra que a muchos dé miedo el ejercicio de la libertad: «Tú no te signifiques, hijo». Señal de que esto va hacia una dictadura. Por eso felicito a los vecinos y comerciantes que le pusieron su valiente voz a la callada y medrosa Sevilla.
¿Que no sirve de nada? Sí, de algo sí sirve. Por lo pronto hasta Navidad no se verá la copla de esa paralización del centro que supone el malhadado plan, vaya plan. Principio quieren las cosas. Cuando la gente vea que las protestas surten efecto, y que al menos retrasan los crímenes de lesa Sevilla, verá usted cómo se abre más la boca en la Muy Callada Ciudad.
Como la ha abierto el hermano mayor del Santo Entierro, otro valiente. Se va a celebrar en Sevilla, y con bendiciones municipales, un Congreso del Aborto. Y en Ciudad Que Calla, y en el mundo de las cofradías que miran para otro lado mientras juegan a los pasitos, don Luis Miguel Onieva le ha puesto la siguiente carta al director del Hotel Meliá Sevilla: «Muy señor mío: Me dirijo a usted en relación al congreso de profesionales del aborto, para mostrarle mi rechazo más absoluto a que el hotel que usted dirige, y que forma parte de una cadena de hoteles de tan alta categoría nacional e internacional, acoja la celebración del IX Congreso de la Federación Internacional de Profesionales del Aborto y la Contracepción, con un programa absolutamente deleznable, encaminado única y exclusivamente a enseñar, perfeccionar y facilitar una práctica tan despreciable como el asesinato de seres humanos, sin posibilidad alguna de defensa. Ruego que se replantee esa equivocada decisión, pues la celebración de ese Congreso en Sevilla, ciudad que en reiteradas ocasiones ha manifestado su rechazo al aborto y la defensa del Derecho Fundamental a la Vida, únicamente podría conllevar consecuencias negativas para su negocio.»
Óle. Tan valiente como los hermanos del Rocío de Sevilla el pasado 20 de mayo, en la salida de la hermandad hacia la aldea desde El Salvador. Al final de la misa de romeros trasladaron el Simpecado a la carreta de plata para iniciar el camino. José Miguel Hidalgo Ortiz y Antonio Álvarez-Dardet dijeron al director de la Banda de Soria, que acompañaba a la comitiva, que tocara la Marcha Real. Dijo el batuta que el nuevo protocolo se lo impedía, y empezaron a tocar lo que les salió de los saxofones. Insistieron los hermanos en el himno y el otro, dale con el protocolo. Le dijeron entonces: «Pues haga el favor de cortar la marcha que toca. Calle la música». Chimpón y fuera. Y entonces, esos valientes rocieros dijeron al tamborilero: «Manolo, toca tú la Marcha Real, que esta banda no quiere». Chero, chero a flauta y tamboril, y repeluco en el alma. Sólo entonces, con los honores rendidos al Simpecado, el hermano mayor Ricardo Laguillo dio los tradicionales vivas a la Virgen del Rocío y a la hermandad. Como yo doy ahora mi «viva» a este puñado de valientes en la Sevilla del No Passsa Nada. Ojalá cada día, contra las tropelías cotidianas y el canguelo ambiente, se oyera la voz de los capataces: «¡Tos poriguá, valientes!».


domingo, 26 de septiembre de 2010

Kolima


La llegada del comunismo a Rusia no solo incrementó el nivel de opresión que el pueblo ya venía sufriendo con los Zares. Sino que además, y desafortunadamente, propiciaría una serie de metas belicistas, muchas veces aceleradas y desmedidas, que intentarían ser alcanzadas bajo cualquier precio. Incluso si ese precio significaba la pérdida de millones de vidas humanas. Uno de estos proyectos fue la autopista de Kolyma, la cual, a causa de la enorme cantidad de esclavos que murieron durante su construcción, sería apodada como “La Vía de los Huesos,” ya que los restos óseos de miles de los obreros muertos serían también utilizados como material poroso en la mezcla de construcción.

normal que, rendidos al cansancio, los obreros se sentaran en la nieve para morir literalmente congelados.


En 1932 el Directorado de Dalstroy, encargado de planear construcciones a gran escala y a su vez bajo el control de la NKVD -la agencia predecesora de la nefasta KGB,- decidiría construir una autopista con el fin de conectar las regiones orientales de Yakutsk y Magadan con el banco este del río Lena. Pretendiendo así mejorar el transporte de suministros y el movimiento de tropas en esta región de dificilísimo acceso. La obra sería faraónica y comprendería realizar trabajos en un clima inclemente, cuyo promedio de temperatura iba de los -70ºC a los -60ºC y, en algunos casos, como en los picos de las Colinas del Este de Siberia, donde el viento se incrementaba, unos -80ºC.
Tales condiciones no significarían un gran problema para el Directorado de Dalstroy, ya que éste contaba con una casi inagotable fuente de trabajo esclavo al emplear prisioneros del campo de concentración de Sevvostlag. Gente, que en una gran mayoría, su único “crimen” había consistido en tener opiniones diferentes a las normas generales o simplemente haber criticado públicamente a la doctrina marxista.

Lo crean o no, este inhumano proyecto no solo se apoyó en la utilización de esclavos para su, eventualmente fallida, concreción. Sino que además, los restos óseos de los miles de esclavos que perecieron en la construcción, fueron utilizados como material poroso en la mezcla utilizada para realizar la base de la ruta. Esto llevó a que hoy en día la misma sea considerada como un monumento conmemorativo al sufrimiento de dichas personas y se apodara como “la Ruta de los Huesos”.


A las decenas de miles que perdieron sus vidas en el campo de concentración, o gulag, de Sevvostlag hoy se las recuerda con un masivo y a la vez emotivo monumento llamado la Máscara del Lamento. Algo que me impresionó del monumento, es que la lagrima del rostro más grande esté hecha a partir de rostros más pequeños. Creo que ese es un fiel y revelador reflejo de las atrocidades de Kolyma.

Si les interesa el tema, les recomiendo el libro del escritor y poeta Varlam Shalamov, “Historias de Kolyma”. Shalamov fue prisionero del gulag y durante su cautiverio trabajó como esclavo, entre otros, en el proyecto de la autopista.

Narró los cincuenta días de travesía, en invierno, en un vagón de ganado con goteras; día tras día los muertos viajaron al lado de los vivos. Prosiguieron el viaje a pie, las mujeres llevaban los niños en brazos. La madre de Yershov deliraba de la fiebre. Fueron conducidos al interior del bosque, donde no había ni una sola choza o refugio; comenzaron una nueva vida en pleno invierno, encendiendo hogueras, construyendo camas con ramas de abeto, derritiendo nieve en cacerolas, enterrando a los muertos..

“Es la voluntad de Stalin”, afirmó el padre sin un ápice de ira o resentimiento. Así hablaba la gente sobre la fuerza del destino, una fuerza que no conoce la indecisión.

Vida y Destino (Vasili Grossman)





Consiste, pues, la perfección de las cosas en que cada uno de nosotros sea un mundo perfecto, para que por esta manera, estando todos en mí y yo en todos los otros, y teniendo yo su ser de todos ellos, y todos y cada uno de ellos teniendo el ser mío, se abrace y eslabone toda esta máquina del universo, y se reduzca a unidad la muchedumbre de sus diferencias; y quedando no mezcladas, se mezclen; y permaneciendo muchas, no lo sean; y para que, extendiéndose y como desplegándose delante los ojos la variedad y diversidad, venza y reine y ponga su silla la unidad sobre todo. Lo cual es avecinarse la criatura a Dios, de quien mana, que en tres personas es una esencia, y en infinito número de excelencias no comprensibles, una sola perfecta y sencilla excelencia

(
De los nombres de Cristo, lib. I). Fray Luís de León




*** Si algo caracteriza y marca la dirección de Claudio Abbado es la liviandad de sus movimientos atemperados, la eléctrica calma que sosiega. Llegando a regurgitar dolorosamente en la orquesta un ánimo casi místico, que termina convirtiendola, en una sola voz.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Frase criminal del día

“Es fácil observar la pánfila histeria de quienes llama tortura a la lidia como quien llama asesinato al aborto”

-Arcadi Espada-

A veces me deja perplejo y asustado la clara y aséptica inteligencia de este sesudo hombre de letras. El sueño de la razón produce monstruos, diría Goya.
El refinamiento casi vulgar y la ligereza con que trata este señor asuntos profundamente dolorosos, me causa mucho asco, la verdad. Tanto, tal vez, como la comida espiritualmente basura de su idolatrado dueño de el Bulli, ese ridículo local gastronómico de pijos hastiado de la vida.

Conozco una terrible y asquerosa forma de acabar con la vida de un feto.
Podemos referirnos al trágico acontecimiento, con la aséptica y gubernativa manera de una ministra socialista de Sanidad, o con la sencilla claridad que nos dejen usar las palabras.
Si tiramos de la primera fórmula, entonces, acabaremos por darle la razón al señor presidente del gobierno: las palabras están al servicio de la política.
Si en cambio, preferimos acercarnos a la verdad de las palabras y los hechos, solo podremos referirnos al desentrañamiento por puro egoísmo de una criatura de más de tres meses del vientre de su madre, por los mismos métodos que usan en un matadero de cochinos, como un asesinato.

Además, asesinato premeditado y con alevosía (Empleo de medios, modos o formas en la ejecución del hecho que tienden a asegurar el delito, sin riesgo para el autor de acciones que procedan de la defensa que pudiera hacer el sujeto pasivo o un tercero).

Luego, cuando el cadaver del feto descanse mortalmente en un estercolero, podrán llegar leyes y señores refinadamente asépticos a decir lo que les salga de los huevos, por que, el aborto, por egoismo, siempre seguirá siendo un asesinato contra el más débil, la criatura por llegar.

Ah, y a mi me gustan los toros.

Sobre el ánimo

Decido al fin finalizar mi ardua singladura por los peligrosos y traidores mares de Gongelad.

Tanto viento huracanado por babor, acompañado por agotadoras y violentas mareas por estribor, no debe ser bueno para la salud, ni siquiera, para el alma, ese cofre misteriosamente escondido que Dios cerró con sietes inquebrantables candados y que sólo podemos resquebrajar a medida que nos vayamos despojando de lo trasunto.


No estamos -queridos amigos y amigas, es decir, según la estúpida progrez: amig@s- en estos arduos tiempos de crisis infinita para gastar más de lo justo y necesario en calafateadores.

La nave -es el momento adecuado para recomendarles encarecidamente que escuchen a los Remeros del Volga- sigue rumbo norte. Siempre hacia el frío y prometedor ártico, el de las aventuras de Salgari, el lugar donde las factorías de arce siempre rinden a pleno rendimiento, y la brújula, que andaba medio dormida como un mal sueño de Morfeo, comienza su trémulo tintineo en busca de algún destino que nos arrastre hasta algún puerto que nos acerque definitivamente nuestro más preciado tesoro: la verdad.


*Les dejo con el himno oficial de Isla de Gongelad; estado del alma



domingo, 19 de septiembre de 2010

Anglicanorum Coetibus

A la luz de la beatificación del cardenal John Henry Newman.


***

CONSTITUCIÓN APOSTÓLICA

ANGLICANORUM COETIBUS

DEL SUMO PONTÍFICE

BENEDICTO XVI

SOBRE LA INSTITUCIÓN DE ORDINARIATOS PERSONALES PARA LOS ANGLICANOS QUE INGRESAN EN LA PLENA COMUNIÓN CON LA IGLESIA CATÓLICA


En estos últimos tiempos, el Espíritu Santo ha impulsado a grupos anglicanos a pedir varias veces e insistentemente ser recibidos, también corporativamente, en la plena comunión católica y esta Sede Apostólica ha acogido benévolamente su pedido. El Sucesor de Pedro, de hecho, que tiene del Señor Jesús el mandato de garantizar la unidad del episcopado y de presidir y tutelar la comunión universal de todas las Iglesias [1], no puede no predisponer los medios para que tal santo deseo puede ser realizado.


La Iglesia, pueblo reunido en la unidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo [2], ha sido instituida por Nuestro Señor Jesucristo como “el sacramento, es decir, el signo y el instrumento de la íntima unión con Dios y de la unidad de todo el género humano” [3]. Toda división entre los bautizados en Jesucristo es una herida a lo que la Iglesia es y a aquello por lo que la Iglesia existe; de hecho “no sólo se opone abiertamente a la voluntad de Cristo sino que es también escándalo para el mundo y daña la más santa de las causas: la predicación del Evangelio a toda creatura” [4]. Precisamente por esto, antes de derramar su sangre por la salvación del mundo, el Señor Jesús ha orado al Padre por la unidad de sus discípulos [5].


Es el Espíritu Santo, principio de unidad, quien constituye a la Iglesia como comunión [6]. Él es el principio de la unidad de los fieles en la enseñanza de los Apóstoles, en la fracción del pan y en la oración [7]. La Iglesia, sin embargo, por analogía con el misterio del Verbo encarnado, no es sólo una comunión invisible, espiritual, sino también visible [8]; de hecho, “la sociedad dotada de órganos jerárquicos, y el cuerpo místico de Cristo, la asamblea visible y la comunidad espiritual, la Iglesia terrestre y la Iglesia dotada de bienes celestiales, no han de considerarse como dos cosas, porque forman una realidad compleja, constituida por un elemento humano y otro divino” [9]. La comunión de los bautizados en la enseñanza de los Apóstoles y en la fracción del pan eucarístico se manifiesta visiblemente en los vínculos de la profesión de la integridad de la fe, de la celebración de todos los sacramentos instituidos por Cristo y del gobierno del Colegio de los Obispos unidos con su cabeza, el Romano Pontífice. [10]


La única Iglesia de Cristo, que en el Símbolo profesamos como una, santa, católica y apostólica, “subsiste en la Iglesia Católica gobernada por el sucesor de Pedro y por los Obispos en comunión con él, aunque pueden encontrarse fuera de ella muchos elementos de santificación y de verdad que, como dones propios de la Iglesia de Cristo, inducen hacia la unidad católica”. [11]


A la luz de tales principios eclesiológicos, con esta Constitución Apostólica se provee una normativa general que regule la institución y la vida de los Ordinariatos Personales para aquellos fieles anglicanos que desean entrar corporativamente en plena comunión con la Iglesia Católica. Tal normativa está complementada por las Normas Complementarias emanadas por la Sede Apostólica.


I. § 1. Los Ordinariatos Personales para Anglicanos que entran en la plena comunión con la Iglesia Católica son erigidos por la Congregación para la Doctrina de la Fe dentro de los confines territoriales de una determinada Conferencia Episcopal, después de haber consultado a la misma Conferencia.


§ 2. En el territorio de una Conferencia de Obispos, pueden ser erigidos uno o más Ordinariatos, según las necesidades.


§ 3. Cada Ordinariato ipso iure goza de personalidad jurídica pública; es jurídicamente equiparable a una diócesis. [12]


§ 4. El Ordinariato está formado por fieles laicos, clérigos y miembros de Institutos de Vida Consagrada o de Sociedades de Vida Apostólica, originariamente pertenecientes a la Comunión Anglicana y ahora en plena comunión con la Iglesia Católica, o bien aquellos que reciben los Sacramentos de la Iniciación en la jurisdicción del Ordinariato mismo.


§ 5. El Catecismo de la Iglesia Católica es la expresión auténtica de la fe católica profesada por los miembros del Ordinariato.


II. El Ordinariato Personal está regido por las normas del derecho universal y de la presente Constitución Apostólica y está sujeto a la Congregación para la Doctrina de la Fe y a los otros Dicasterios de la Curia Romana según sus competencias. Está también regido por las Normas Complementarias y otras eventuales Normas específicas dadas para cada Ordinariato.


III. Sin excluir las celebraciones litúrgicas según el Rito Romano, el Ordinariato tiene la facultad de celebrar la Eucaristía y los otros Sacramentos, la Liturgia de las Horas y las otras acciones litúrgicas según los libros litúrgicos propios de la tradición anglicana aprobados por la Santa Sede, a fin de mantener vivos en el interior de la Iglesia Católica las tradiciones espirituales, litúrgicas y pastorales de la Comunión Anglicana, como don precioso para alimentar la fe de sus miembros y riqueza para compartir.


IV. Un Ordinariato Personal está confiado al cuidado pastoral de un Ordinario nombrado por el Romano Pontífice.


V. La potestad (potestas) del Ordinario es:


a. ordinaria: unida por el mismo derecho al oficio conferido por el Romano Pontífice, para el fuero interno y el fuero externo;


b. vicaria: ejercida en nombre del Romano Pontífice;


c. personal: ejercida sobre todos aquellos que pertenecen al Ordinariato.


Ésta es ejercida en modo conjunto con la del Obispo diocesano local en los casos previstos por las Normas Complementarias.


VI. § 1. Aquellos que han ejercido el ministerio de diáconos, presbíteros u obispos anglicanos, que responden a los requisitos establecidos por el derecho canónico [13] y no están impedidos por irregularidades u otros impedimentos, [14] pueden ser aceptados por el Ordinario como candidatos para las Sagradas Órdenes en la Iglesia Católica. Para los ministros casados, se han de observar las normas de la Encíclica de Pablo VI Sacerdotalis Coelibatus, n. 42, [15] y de la Declaración In June [16]. Los ministros no casados deben atenerse a la norma del celibato clerical según el can. 277, § 1.


§2 El Ordinario, en plena observancia de la disciplina del celibato clerical en la Iglesia latina, pro regula admitirá sólo a hombres célibes al orden del presbiterado. Podrá pedir al Romano Pontífice, como una derogación del can 277, §1, admitir caso por caso al Orden Sagrado del presbiterado también a hombres casados, según los criterios objetivos aprobados por la Santa Sede.


§ 3. La incardinación de los clérigos estará regulada según las normas del derecho canónico.


§ 4. Los presbíteros incardinados en un Ordinariato, que constituyen su presbiterio, deben cultivar también un vínculo de unidad con el presbiterio de la Diócesis en cuyo territorio desarrollan su ministerio; deberán favorecer iniciativas y actividades pastorales y caritativas conjuntas, que podrán ser objeto de acuerdos estipulados entre el Ordinario y el Obispo diocesano local.


§ 5. Los candidatos a las Sagradas Órdenes en un Ordinariato serán formados junto a los otros seminaristas, especialmente en los ámbitos doctrinal y pastoral. Para tener en cuenta las necesidades particulares de los seminaristas del Ordinariato y de su formación en el patrimonio anglicano, el Ordinario puede establecer programas para desarrollar en el seminario o también erigir casas de formación, unidas a facultades de teología ya existentes.


VII. El Ordinario, con la aprobación de la Santa Sede, puede erigir nuevos Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica y promover a los miembros a las Sagradas Órdenes, según las normas del derecho canónico. Institutos de Vida Consagrada provenientes del Anglicanismo y ahora en plena comunión con la Iglesia Católica, pueden ser sometidos a la jurisdicción del Ordinario por mutuo acuerdo.


VIII. § 1. El Ordinario, según la norma del derecho, después de haber oído el parecer del Obispo diocesano del lugar, puede, con el consentimiento de la Santa Sede, erigir parroquias personales, para el cuidado pastoral de los fieles pertenecientes al Ordinariato.


§ 2. Los párrocos del Ordinariato gozan de todos los derechos y están sujetos a todas las obligaciones previstas en el Código de Derecho Canónico, que, en los casos establecidos en las Normas Complementarias, son ejercidos en mutua ayuda pastoral con los párrocos de la Diócesis en cuyo territorio se encuentra la parroquia personal del Ordinariato.


IX. Tanto los fieles laicos como los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, que provienen del Anglicanismo y desean formar parte del Ordinariato Personal, deben manifestar esta voluntad por escrito.


X. § 1. El Ordinario es asistido en su gobierno por un Consejo de gobierno, regulado por Estatutos aprobados por el Ordinario y confirmados por la Santa Sede. [17]


§ 2. El Consejo de gobierno, presidido por el Ordinario, está compuesto por al menos seis sacerdotes y ejerce las funciones establecidas en el Código de Derecho Canónico para el Consejo Presbiteral y el Colegio de Consultores y aquellas especificadas en las Normas Complementarias.


§ 3. El Ordinario debe constituir un Consejo para los asuntos económicos, según la norma del Código de Derecho Canónico y con las funciones establecidas por éste. [18]


§ 4. Para favorecer la consulta de los fieles, en el Ordinariato debe ser constituido un Consejo Pastoral. [19]


XI. El Ordinario debe ir a Roma cada cinco años para la visita ad limina Apostolorum y, a través de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en comunicación también con la Congregación para los Obispos y la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, debe presentar al Romano Pontífice un informe sobre el estado del Ordinariato.


XII. Para las causas judiciales, el tribunal competente es el de la Diócesis en que tiene domicilio una de las partes, salvo que el Ordinariato haya constituido un tribunal propio, en cuyo caso el tribunal de segunda instancia será el designado por el Ordinariato y aprobado por la Santa Sede.


XIII. El Decreto que erigirá un Ordinariato determinará el lugar de la sede del Ordinariato mismo y, si lo considera oportuno, también su iglesia principal.


Queremos que estas disposiciones y normas nuestras sean válidas y eficaces ahora y en el futuro, no obstante, si fuese necesario, las Constituciones y las Ordenanzas Apostólicas emanadas por nuestros predecesores, y toda otra prescripción, incluso las dignas de particular mención y derogación.


Dado en Roma, junto a San Pedro, el 4 de noviembre de 2009, Memoria de San Carlos Borromeo.


BENEDICTUS PP . XVI


Adenda

Esperando a Cristo cardenal Newman

sábado, 18 de septiembre de 2010

El huésped del futuro

El huésped del futuro
El 20 de noviembre de 1945 tuvo lugar, en la entonces llamada Leningrado, uno de los más extraordinarios encuentros literarios del siglo XX. Los protagonistas fueron Isaias Berlin, de 35 años, primer secretario de la embajada británica en Moscú, y Anna Ajmatova, considerada entonces de manera unánime la poeta viva más importante de la lengua rusa, veinte años mayor que aquél.

Isaias Berlin, nacido en Riga, Letonia, en 1909, cuya lengua materna era el ruso, había pasado sus doce primeros años en Rusia y, en Oxford, se había especializado, además de filosofía, en estudios literarios e históricos eslavos. Esta era la razón por la que el Foreign Office lo había arrebatado temporalmente de sus tareas académicas en la antigua universidad inglesa, donde, pese a su juventud, había alcanzado ya un sólido prestigio, y enviado a Moscú. Enterado de que en la antigua San Petersburgo había muchos anticuarios de libros, Isaias Berlin obtuvo un permiso de las autoridades soviéticas para visitar la ciudad, donde había pasado cuatro años de su infancia. Estaba allí desde la víspera, alojado en el Hotel Astoria. Esa mañana, en la primera librería que visitó, supo, por un cliente que hojeaba libros viejos como él, que la gran Anna Ajmatova, de la que nadie sabía nada en el Oeste, no sólo estaba viva, sino residiendo muy cerca de allí, en un departamentito espartano de la Perspectiva Nevsky. Al ver la maravilla en el rostro de Berlin, el desconocido se ofreció a gestionarle una cita. Y lo hizo de inmediato.

El encuentro tuvo dos partes. La primera, al comienzo de la tarde, que fue interrumpida por los inesperados chillidos callejeros del periodista Randolph Churchill (hijo del primer ministro inglés), quien, recién llegado a Leningrado y al hotel Astoria, acababa de enterarse de que su antiguo compañero de universidad, Berlin, a quien no veía desde hacía muchos años, estaba en la ciudad, en aquel edificio, y lo llamaba a gritos. Isaias Berlin debió bajar, zafarse de él como pudo y excusarse con la Ajmatova, que le dio una nueva cita para las nueve de la noche. Es posible que las trágicas consecuencias políticas que tuvo para ella el encuentro de aquel día se vieran agravadas por esa irrupción del imprudente hijo de Winston Churchill.

La segunda parte del encuentro comenzó al oscurecer, en el desangelado piso de la Ajmatova, que sin embargo lucía en las paredes el retrato que Modigliani había hecho de Anna en París muchos años atrás, y terminó doce horas después, a la mañana siguiente, cuando el joven intelectual regresó al hotel en estado de ebullición, exclamando: “¡Estoy enamorado, enamorado!”.

Han corrido ríos de tinta sobre lo que ocurrió en el curso de aquella larga noche en la diminuta vivienda del desvencijado palacio barroco de los Sheremetevs donde vivía Anna Ajmatova. El testimonio de los dos protagonistas es incompleto y evasivo, lo que ha contribuido a cargarlo de misterio y a atizar las más fantasiosas hipótesis. Está descartado que hicieran el amor, pero no que un fuerte sentimiento, acaso una verdadera pasión, surgiera entre ambos y que dejara una huella profunda en sus vidas. Quien parece haberse acercado más a dar una descripción detallada de aquella noche es György Dalos, un escritor húngaro de lengua alemana que ha dedicado todo un libro al asunto, que se ha publicado también en inglés: The Guest from the Future (El huésped del futuro). El título viene de la manera críptica como Anna Ajmatova llama a Isaias Berlin en los poemas que escribió refiriéndose a aquel encuentro y que forman parte de su poemario Cinque.

En algún momento de la noche apareció en la habitación donde la pareja conversaba Lev Gumilyov, el hijo de la Ajmatova, y ofreció a Berlin un bocado de papas hervidas, lo único que se comió en esa dilatada conversación. Anna y su hijo (salido no hacía mucho de un campo de concentración y que, por causa de aquella noche, volvería pronto allí) vivían con total austeridad, por la situación precaria en que había dejado a la Unión Soviética la guerra recién acabada y por la situación de semidesgracia en que la poeta se encontraba (ella no admitía que la llamaran “poetisa”). Su gran prestigio era anterior a la revolución y había crecido en los primeros años de ésta, pero desde las grandes purgas de intelectuales de los años treinta era tolerada sólo a medias, publicada con cuentagotas y severamente censurada. Pese a ello su popularidad era inmensa; sus poemas circulaban en hojas sueltas y eran copiados y aprendidos de memoria por millones de personas. Su primer marido, el padre de Lev, había sido ejecutado por Stalin acusado de conspirar contra el régimen soviético.

Otra cosa segura es que a lo largo de la noche corrieron abundantes lágrimas. Ella lloró recitando sus poemas y hablando de Pushkin, de Dostoyevski, de Kafka y otros escritores amados, y también cuando, abriendo progresivamente sus recuerdos, desplegó ante un Isaias Berlin en estado de trance su infancia, su adolescencia, la desaparecida sociedad en la que había crecido y los padecimientos en que estaba sumida desde hacía tantos años. En el ensayo en que evoca aquella noche, en Personal Impressions, Isaias Berlin confiesa que, él también –algo insólito en quien era la reserva personificada– volcó su intimidad más recóndita ante la Ajmatova como no lo había hecho nunca antes ni lo haría después. No sólo el genio literario de su interlocutora deslumbró a Berlin. También la extraordinaria personalidad de esa mujer en la que una delicadeza exquisita, muy femenina, coexistía con una firmeza de acero para resistir el sufrimiento y no quebrarse a pesar de estar perfectamente consciente de que, en el país en el que vivía y al que, pese a todo, amaba sobre todas las cosas y del que había decidido no apartarse jamás, no habría ya nunca para ella paz ni seguridad.

¿Qué hechizó a la Ajmatova de Isaias Berlin? Ante todo, el ruso que hablaba, tan refinado y tan culto, tan tradicional, y su conocimiento exhaustivo de libros, escritores y poemas que la nueva sociedad soviética había ya enterrado como antiguallas burguesas despreciables. Lo bien que conocía la obra de ella misma y la devoción que le mostraba. Y el hecho de que viniera de una Europa occidental a la que, según el testimonio del propio Berlin, todos los intelectuales soviéticos, aquejados de claustrofobia por el encierro forzoso y por la censura que los incomunicaba de sus colegas occidentales, idealizaban de una manera a la vez ingenua y grandiosa.

¿Hubo promesas recíprocas, algún proyecto a largo plazo que enredara ambas vidas de manera permanente? Los indicios son que sí los hubo y que, al menos, la Ajmatova pensó que aquella noche iniciaba una larga e intensa relación.

Pero las cosas no ocurren siempre en este mundo como quisieran los poetas, y menos en los dominios de Stalin. Este, que recibió pronto informes detallados de aquel largo encuentro, le comentó poco después al célebre Zhdanov, el comisario para asuntos culturales de la Unión Soviética: “O sea que ahora la monjita frecuenta a espías británicos, ¡qué te parece!”. El seudónimo de “monjita” se lo habían puesto los comunistas aludiendo a la espiritualidad y a la atmósfera religiosa de parte de su poesía. Después de aquello, la suerte de Anna Ajmatova quedó sellada.

Las autoridades soviéticas prohibieron en los siguientes quince años que se publicara un libro suyo y le cerraron el acceso a todas las revistas literarias. Nunca más se la autorizó a dar recitales. Se publicaron algunas traducciones hechas por ella, pero borrando su nombre. Su hijo Lev fue encarcelado de nuevo y sepultado en el gulag siberiano por trece años.

Todavía peor fue la campaña de descrédito lanzada contra ella por el Partido Comunista de la Unión Soviética y que duró años. Comenzó con una resolución del Comité Central, presentada por el comisario Andrey Zhdanov, en que llamaba a Anna Ajmatova “puta y monja” y la acusaba de deslealtad, oscurantismo y traición a los ideales soviéticos. György Dalos ha rastreado la miríada de insultos, abominaciones, fulminaciones y diatribas que inmediatamente después estallaron contra la Ajmatova a lo largo y a lo ancho de la Unión Soviética, firmados por la infame turba de los poetastros serviles y los intelectuales baratos. ¿Cómo pudo soportar esos años de soledad, terror, amenazas, injurias, esa mujer apestada? Por ese temple de acero que, según Isaias Berlin, se transparentaba en ella bajo sus maneras corteses y elegantes.

Lo más notable es que en esos años tuviera incluso el ánimo de escribir de memoria –a fin de que no quedara huella escrita que pudiera caer en manos de la KGB– los versos de Reunión, el poema que, según dijo Joseph Brodsky (discípulo de la Ajmatova), pasaría a ser con los años uno de los más admirables testimonios de la resistencia espiritual y poética contra la tiranía estalinista.

De regreso en Gran Bretaña, Isaias Berlin intentó durante años, de manera infructuosa, retomar el contacto con Anna. A sus pedidos de que hiciera averiguaciones sobre su paradero, la embajada británica en Moscú respondía que, precisamente por la difícil situación en que la escritora se encontraba, era preferible no intentar siquiera comunicarse con ella. Once años después de aquel encuentro –“el más importante de mi vida”, escribiría Berlin–, en 1956, el intelectual británico regresó a Moscú y, a través de su amigo Boris Pasternak, intentó ver a Anna Ajmatova. Esta le rogó que no la visitara y sólo accedió a que la llamara por teléfono, de modo que los espías del régimen comprobaran que en ese diálogo no había nada que pusiera en peligro la seguridad del proletariado soviético.

Todavía se vieron una vez más, en Oxford, luego del momentáneo deshielo de los sesenta. En 1965, Isaias Berlin y otros profesores gestionaron un doctorado honorario en Oxford para la gran poeta, a la que las autoridades de Moscú permitieron viajar a Inglaterra. El reencuentro, cuatro lustros después de la noche en Leningrado, fue frío y, al parecer, muy doloroso para Anna Ajmatova. Esta, al echar un vistazo a la suntuosa residencia donde vivía Isaías Berlin con su mujer, Aline –una francesa de fortuna–, Headington House, comentó con ironía: “Así que el pajarito ha sido encarcelado en una jaula de oro”.


Por Mario Vargas Llosa

viernes, 10 de septiembre de 2010

La estupidez que amenaza al periodismo no es la que se agolpa cada día en foros y blogs. Sería como creer que la hora del patio amenaza el conocimiento. La estupidez preocupante es la de la BBC, y lo pongo en cursiva por si la BBC aún es algo más que un club. La cadena ha recibido críticas por no utilizar la palabra terrorista en sus informaciones sobre ETA. Y el llamado «blog de los editores» de la cadena pública se ha visto obligado a responder. Conviene echarle un vistazo (www.bbc.co.uk/blogs/mundo/blog_de_los_editores/2010/09/la_bbc_y_eta.html) para comprobar el calado de la amenaza.

La argumentación de un editor Fernández parte, y con mucho énfasis, del escrúpulo objetivo: «No nos interesa el periodismo de etiquetas, queremos contar lo que pasa y dejar que las calificaciones en todo caso las hagan otros (...) Nosotros, en el Servicio Mundial de la BBC, no utilizamos ese adjetivo.» Ciertamente, los adjetivos son libres. Sin embargo, el grave problema del editor Fernández es que terrorista, en el sentido que aquí se dilucida, no es adjetivo sino sustantivo. Es decir, no pertenece al ámbito adjetivo de los comentarios sino al objetivo de los hechos; ese ámbito al que con mundial prosopopeya el editor Fernández dice atenerse. Terrorista, contra lo que él cree, es una descripción meramente técnica, donde terror es al hombre lo que madera al carpintero. Terrorista no prejuzga moral alguna y debería quedarse tranquilo el editor Fernández: puede haber terroristas buenos. Sólo hace falta que pregunte a sus madres. O al venerable Mandela, cuya experiencia cita para justificar la imposibilidad de utilizar el vocablo. No hay imposibilidad alguna: Mandela, como Moshe Dayan, fue un terrorista.

Es evidente que detrás de los terrores de la BBC se halla el problema de distinguir entre el terrorismo y la guerra, y entre la violencia de los estados y la de los grupos. Pero el problema no se soluciona impar-tiendo vacuas lecciones de objetividad periodística ni confiando en la superstición de que con la desaparición de la palabra desaparece el problema. Una posibilidad interesante es que el editor Fernández discurriera acerca del eufemismo «daños colaterales». Y observara cómo, a diferencia de la guerra, en el terrorismo no tiene sentido hablar de ellos porque el terrorismo es todo él un daño colateral.

El periodismo trata siempre de reflejar lo esencial y lo específico de los fenómenos. Y para hacerlo se rige, ¡quién se lo diría a Fernández!, por la objetividad. Preferir separatista a terrorista no refleja lo específico (hay muchos separatistas vascos) ni tampoco lo esencial (los hechos de ETA importan más que sus opiniones: de ahí que la BBC sepa quién es ETA). Es verdad que podríamos llamar enfermo al violador; pero mire, Fernández: preferimos lo esencial y específico.

Arcadi Espada

jueves, 9 de septiembre de 2010

1º Fraternal Comida Navideña “Amigos de Gongelad”

Próximamente la Junta administrativa de la asociación Amigos de Gongelad publicará los requisitos necesarios para poder participar en tan esperado evento.

Comparaciones perversas

Intentaré plasmar una idea que me lleva oprimiendo las meninges desde que leí una frase que mejor hubiese sido que el portador de ella, nunca hubiera dicho.
Uno intenta metabolizar las enseñanzas verdaderamente serias e importante para comprender mejor el alcance de la idea, intentar desplumar lo simbólico del núcleo. Si no recibiese con claridad prístina el verdadero mensaje de Jesucristo en la sagrada Eucaristía, me costaría a veces, comprender el encargo que la Iglesia -algunos de sus miembros- tiene fijado.

La fe para un cristiano debe ser una roca, un promontorio donde cincelar con el aliento de la Verdad revelada la Palabra del Divino Galileo. Cristo nos habla de la gloria de los hombres de fe que soportan la vida terrenal al pie de la cruz, portando la cruz de los sacrificios en el día a día de su existencia. Nadie sabe mejor del sufrimiento que los que deciden guarecerse de la vida al pie de la cruz. Ellos más que nadie, deben arrancar la frivolidad de su carne humana, y con ello, dar verdadero ejemplo para los que aún no hemos llegado a rodear el santo madero.

Las comparaciones son odiosa, y a veces, incluso criminales.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Sucede que cuando comienzo a escuchar una música determinada -a re/escuchar sosegadamente en mi interior una vez que llega el cada vez más ansiado silencio-, ya no hay quién me quite de la cabeza cómo se podría perfeccionar esa música concreta.

Y me imagino cómo podría sonar esa pieza si dirigiese yo la obra; cómo sería.

Mi idea de cómo se debe interpretar a Beethoven se acerca bastante al severo pulso y la mesurada templanza de Sergiu Celibidache coduciendo en las ruinas de la antigua Philharmonie, en 1950, a la Orquesta Filarmónica de Berlín.

Discurso de José María Aznar en el Congreso Mundial Judío

El pasado día 1, José María Aznar pronunció un discurso en la reunión del Congreso Mundial Judío que tuvo lugar en Jerusalem. Probablemente sea el más importante discurso pronunciado por un líder europeo en lo que va de siglo. Pone en su sitio a todo el mundo, empezando por Obama: es la primera vez que un dirigente de este lado del Atlántico critica a un presidente americano por sus escasas convicciones occidentales. Desde De Gaulle hasta aquí, cada vez que un europeo encumbrado ha hecho un comentario sobre los Estados Unidos ha sido para criticar sus políticas generales, y lo ha hecho desde posiciones de izquierda (De Gaulle incluido).

---------------- ---------------------- ----------------------


Quisiera comenzar condenando el despiadado ataque terrorista perpetrado ayer y en el que fallecieron cuatro israelíes, entre ellos una mujer embarazada, cerca de un asentamiento judío próximo a la ciudad de Hebrón.

Quisiera enfatizar, una vez más, mi claro convencimiento de que nadie debería hablar, ni negociar, ni ceder ante el terrorismo.

El único destino del terrorismo es ser combatido y derrotado.

Hoy, como es natural, todos nuestros ojos se dirigen a Washinton DC, donde, bajo los auspicios del presidente Obama, el primer ministro Netanyahu y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahamud Abbas, van a comenzar las conversaciones tras tantos meses en punto muerto.

A pesar de que no estoy seguro sobre la posibilidad de lograr un 'acuerdo histórico' dadas las circunstancias del sector palestino, debemos ser optimistas. Al menos, el mundo podrá comprobar que el gobierno israelí no es el que no quiere hablar ni el que no está preparado para llevar a cabo compromisos.

Debemos ser optimistas pero también prudentes. Las expectativas son demasiado altas, y como político sé que las grandes expectativas tienden a generar mayores frustraciones. La última vez que los líderes de Israel y de la Autoridad Palestina se reunieron para lograr llegar a un acuerdo pacífico y duradero, el resultado de la reunión fue precisamente el contrario: una segunda Intifada mucho más letal que la primera.

Pero soñemos un momento e imaginemos que finalmente se consigue el fin de la situación entre israelíes y palestinos. No solo cambiaría el estado de cosas aquí, sino que también mostraría a todo el mundo lo equivocados que estaban al culpar a Israel de todas las malas acciones de la región, o a la ausencia de un acuerdo entre israelíes y palestinos como origen de toda la violencia desde Marruecos hasta el Hindu Kush.

El mundo podría ver que un Estado palestino tampoco aplacaría a los radicales islamistas y yihadistas cuyo objetivo es establecer una teocracia fundamentalista, como tampoco disminuiría las ambiciones nucleares y revolucionarias del régimen iraní, los dos verdaderos responsables del futuro de la región y del mundo.

Sea como fuere, deberíamos dirigir nuestras miradas a Washington DC hoy, no sólo por las conversaciones que allí se mantienen, sino por razones más profundas. Estados Unidos ha sido la piedra angular del mundo occidental, expandiendo nuestros valores centrales de libertad, prosperidad y dignidad humana, y protegiendo nuestra seguridad frente a nuestros enemigos. Estados Unidos ha desempeñado un papel vital y nuestro modo de vida depende de que continúe jugando ese papel central en el futuro. Algo que, en mi opinión, no está garantizado.

Como muestra de su mentalidad árabe, Bin Laden dijo, cuando él y sus compañeros celebraban la destrucción de las torres gemelas, que si alguien debe escoger entre un caballo fuerte y uno débil, invariablemente escogerá el fuerte.

Durante décadas, por no decir siglos, el caballo fuerte ha sido claramente Occidente. Hoy, sin embargo, nos enfrentamos a un contrincante.

Hay algunos a los que les gustaría ver un nuevo orden mundial donde las fuerzas occidentales tuvieran un menor papel e influencia, como Rusia o China, cada una por diferentes razones.

Hay otros a los que les gustaría tener más influencia, como Brasil o, últimamente, Turquía.

Y, por supuesto, están aquellos a los que les gustaría destruir nuestro sistema e imponer su visión de las cosas, como los ayatolás revolucionarios de Irán o los yihadistas dirigidos o inspirados por Al Qaeda.

Como colofón a toda esta confusión, nosotros, en Occidente, estamos atravesando una de las crisis económicas más graves, por no decir la peor, de nuestra historia reciente. Y a pesar de que la crisis es global y afecta a todo el planeta, algunos están mejor preparados que otros para manejar sus consecuencias. Si la crisis dura demasiado, será inevitable que se produzca una nueva distribución del poder. Habrá ganadores y perdedores. No hay duda de ello.

Además, grandes sectores occidentales están sufriendo una especie de crisis de identidad. Europa es un buen ejemplo. Con una población menguante, un aumento de la inmigración musulmana -muchos de ellos expuestos a ideas radicales-, el multiculturalismo se ha impuesto como la forma política correcta de manejar el desafío de la convivencia entre las diferentes culturas, incluso si algunas de ellas no desean integrarse o no respetan a las demás. Me refiero a que los valores judeocristianos son desafiados cada día y la generación del 68 que domina nuestros liderazgos actuales no hace nada por defenderlos.

La Europa pacifista ha luchado contra Occidente durante mucho tiempo, y por ello ha sido tan hipercrítica de Israel.

Estados Unidos era otra historia. Por lo menos hasta hace poco tiempo. El presidente Obama ha puesto en movimiento fuerzas que, si no son corregidas, podrían redefinir la nación y su lugar en el mundo de tal forma que, en mi opinión, podría causarnos a todos grandes problemas.

Desde su investidura ha buscado una nueva relación con el mundo musulmán incluso a riesgo de socavar al mejor aliado de Estados Unidos en la región, como ha hecho con Europa al perseguir una nueva relación con Moscú.

Parece haber dedicado más tiempo y energía a organizar la reunión de hoy y a conseguir un nuevo plan de paz, que a tratar de evitar que el régimen iraní construya su bomba.

Ha proyectado la imagen de alguien que desea escapar de los problemas del mundo, desde Irak a Afganistán, abrazando a muchos enemigos de Estados Unidos al tiempo que castiga a sus aliados tradicionales.

No creo que los crecientes ataques para deslegitimar a Israel no estén relacionados con la crisis de Occidente, y más concretamente, con la crisis de confianza que emana de la Casa Blanca en la actualidad. Cuando se percibe que el caballo fuerte ha dejado de serlo, se tiende a actuar de formas impensables en el pasado.

Nuestra debilidad, percibida o real, es la fortaleza de nuestros enemigos. Podemos quejarnos y aceptar nuestro declive sin hacer nada, como muchos parecen preferir, o podemos reaccionar, defendernos y fortalecer nuestros valores.

Yo he escogido la segunda opción. Porque creo en Occidente, en lo que hemos sido, en lo que somos y en lo que podemos ser.

Y es aquí donde Israel entra en la ecuación. Si los principales desafiantes estratégicos son un Irán nuclear potencial por un lado, y el yihadismo por el otro, Israel es vital para nosotros, para nuestras naciones y sociedades.

Israel no es solo parte sustancial de Occidente, por todo tipo de razones que no voy a comentar ahora, Israel es hoy esencial para nosotros. Hoy más que antes, no sólo porque está en la región donde colisionan las placas tectónicas estratégicas, sino porque es una de las pocas naciones dispuestas a pagar un precio por su supervivencia, una nación tan imbuida de nuestros valores democráticos centrales que defender el Estado de Israel es lo mismo que defender nuestro sistema liberal.

Sobre todo en un momento en el que el líder histórico de Occidente, Estados Unidos, está atravesando un tiempo de introspección, agotamiento, y por qué no, confusión.

Si Estados Unidos continua desvaneciéndose como una fuerza del bien en el mundo, Israel se verá obligado a desempeñar un papel mayor en la región, y posiblemente, más allá de la región.

Defender a Israel, en última instancia, es defender las raíces occidentales, los valores occidentales que muchos en Europa, y algunos en Estados unidos, parecen haber olvidado. No están obsoletos. Y la mejor prueba son precisamente Israel y su gente.

Dejar que aumente la deslegitimación de Israel me parece que es la mejor forma de debilitar no solo la libertad de maniobra de Israel, sino de perjudicarnos a nosotros mismos frente a nuestros enemigos, que son los mismos.

Es por ello que hace pocos meses me embarqué junto con algunos amigos personales en un nuevo proyecto llamado Friends of Israel Initiative. Incluso al enterarnos por primera vez que los soldados israelíes estaban interceptando la flotilla rumbo a Gaza, y levantarse la protesta pública en contra de Israel, todos creímos que era necesario que alguien alzara la voz y dijera que ya era suficiente, que los discursos sobre-emotivos y a menudo irracionales sobre Israel sencillamente no eran aceptables, y que deberían ser reemplazados por la razón y la decencia.

Provenimos de continentes diferentes y de experiencias personales diversas. Y el elemento clave, creo, es que no somos ni israelíes ni judíos (mayoritariamente). Sencillamente somos ciudadanos preocupados, demócratas preocupados.

¿Por qué un grupo de gente tan dispar se siente inclinado a defender a Israel, sabiendo que automáticamente seremos estigmatizados? La respuesta es muy sencilla: porque vivimos en un mundo donde es indispensable defender nuestros valores morales, nuestra identidad y nuestra fe en las sociedades democráticas, para construir un mundo mejor y más seguro.

Estamos acostumbrados a ver en televisión, y a veces de cerca, los imperativos y las consecuencias de, déjenme llamarlo así, las 'batallas duras'. Pero al mismo tiempo, y más allá de conflictos como el de Afganistán, hay algo más que está sucediendo, déjenme llamarlo una 'batalla blanda'. Con esto quiero decir un ataque a nuestros valores centrales, a nuestra propia forma de vida.

Para todos los miembros fundadores de Friends of Israel Initiative, Israel es un país occidental democrático. Es, además, un país de futuro, un país de grandes oportunidades.

Decidimos comenzar a mover nuestra iniciativa porque todos compartíamos una sensación de urgencia. Nosotros, como grupo global, creemos que nuestra mejor contribución es reforzar la posición internacional de Israel. Porque muchos habían llegado a la conclusión de que quizá Israel era el vínculo más débil. Que un Israel criticado, con el tiempo podría pasar a ser un Israel aislado; y un Israel aislado podría transformarse en un Estado paria. Y en ese punto, cualquier cosa podría ser posible.

Es por ello que creemos que detener este proceso de erosión de los derechos de Israel no sólo es importante, sino vital: desde luego para Israel, pero también para todos los países occidentales. Como escribí en un artículo de opinión publicado en The Times hace unos meses, "Si Israel cae, caemos todos".

Déjenme concluir diciendo una cosa más, nuestro objetivo es ser proactivos y constructivos. Aspiramos a abogar por Israel como un país normal, con todas las virtudes y, sí, también con todos los defectos de una sociedad democrática normal. Deseamos que nuestra defensa sea sostenible en el tiempo. Normalmente, se proyecta una imagen de Israel muy negativa. Queremos, y necesitamos, abrir un espacio para debatir acerca de Israel y la región de una forma más racional.

Llevará mucho esfuerzo y tiempo, así como dinero. Pero creemos que veremos los resultados. Las batallas no se vencen simplemente adoptando una postura puramente defensiva. Tampoco se ganan batallas si simplemente nos centramos en la crisis concreta de ese momento.

Porque el mundo atraviesa en la actualidad cambios profundos y rápidos que tendrán consecuencias duraderas para todos nosotros, no podemos esperar a actuar.

Hemos estado en París y en Londres, y en diez días organizaremos una presentación de la iniciativa en Washington DC, el corazón de la cuestión. Es importante que voces europeas, sobre todo no judías, participen y traigan algo de racionalidad al debate aquí también.

Si queremos vencer a nuestros adversarios debemos empezar a fortalecernos, comenzando con el frente ideológico y la batalla de las ideas. Es ahí donde podemos y debemos hacer nuestra mejor contribución. Y con su ayuda, lo haremos.

El golpe de Rubalcaba

(....) Rubalcaba quiere ser el sucesor, cree llegada su hora y considera que su virtual competidor en el aparato del PSOE, José Blanco, es poca cosa para su experiencia política y gran capacidad de intriga y manipulación, como lo denuncia el PP a propósito de Gürtel, como se vio durante los atentados islamistas del 11-M en Madrid, o durante las revisiones del estatuto catalán, etc. El ministro de Interior es el hombre orquesta y el preferido de Felipe González y del Grupo Prisa que lo jalean sin cesar y cree tener en estos momentos de zozobra del presidente la sartén del poder por el mango y está dispuesto a cocinar.

(Sigue)



Frase excelente del día

El amor es como el carbón, cuando está candente, quema, cuando se enfria, ensucia.

Vida y destino
Vasili Grossman


Algunas músicas que escuché ayer







martes, 7 de septiembre de 2010

(.....). Paseando por el campo, veo que un gorrioncillo recién nacido se ha caído del nido y pía angustiosamente en el suelo expuesto a todos los peligros: como soy compasivo, lo recojo y lo devuelvo a su hogar... aunque así perjudique a la serpiente que también tiene que comer para vivir. ¡Bravo, tengo buen corazón! Pero si quien gime abandonado en un cubo de basura es un bebé, tengo la obligación ética de ayudarle, me compadezca de él o no. Si no lo hago, no seré poco sentimental o duro de corazón sino claramente inmoral. La diferencia es importante, todo lo que cuenta en la ética -el reconocimiento de lo humano por lo humano y el deber íntimo que nos impone- reside ahí.

(SIGUE)

lunes, 6 de septiembre de 2010

Este país empieza a producirme un asco insoportable

...un repelús amargo. Normalmente se produce a primera hora de la mañana el vómito que me deja nadando en un mar de dudas. ¿Porqué coño no hice el petate y me largué con viento fresco de esta emponzoñada granja cuando todavía estaba a tiempo?.
Misterios de la providencia.

Entro a tomar café en una cafetería de Galapagar, me siento en la mesa libre que queda, con la tele de frente y a toda altavoz, por lo que se me hace imposible, centrarme en las letras del periódico. A mi derecha una pareja de tortolitos hablando de sus cosas, y a la izquierda de mi mesa dos mujeres íntegramente progresistas (pelo teñido de caoba, paquete de tabaco de liar en la mesa, y arreglá pero informal, que diría Martirio) algo ofuscadas. Miran hacía la TV y una bruja le dice a la otra: “ Yo es que de ese hombre nunca me he fiado, y ahora salen diciendo que es un puto borracho”. Y le responde su prima de la nariz respingona y toda la soberbia de la que es capaz una arpía ignorante: “ese borracho lo único que quiere es trincar la pasta”.

Miro a la caja tonta para saber a quién están poniendo verde y me encuentro la cara de Jesús Neira enmarcado en un recuadro como un vulgar asesino etarra. ¿Y que ha hecho este hombre para que los habitantes de la granja lo repudien de esta manera?. Veamos. Aparte de estar a punto de morir por defender a una mujer mientras su maromo la inflaba a ostias, confesarse de derechas, y haber dado positivo en una prueba de alcoholemia, pues, no sé.

Algo verdaderamente enfermizo han inoculado la gente de este erial para desprender tanta mala baba.
Que una mujer condene a un hombre por defender e incluso dar casi su vida por otra mujer a la que están maltratando, indica el grado de locura por el que nos movemos. Estamos tocando fondo.

Después que nadie levante la voz cuando alguien mire para otro lado mientras golpean a una mujer.

A eso estamos llegando. A este grado de podredumbre que nos acerca más a las hienas que a los pueblos civilizados.

Me levanté de la mesa asqueado, miré a las miserables de al lado, y dije: "Algunas se merecen la vida mezquina que lleván...".
Creo que se enteraron, en ese preciso momento se callaron, incluso los tortolitos. Pagué el café, y me fuí del bar con la certeza de haber puesto las cosas en su sitio.




domingo, 5 de septiembre de 2010

ETA anuncia ¿otro alto el fuego?

Siempre es un buen día, o malo, para qué engañarnos, para volver a subir a este blog la canción que compuse al revuelo de los primeros compases del vomitivo Proceso de Pazzzzzzzzzz anterior.



**************

Un día escuchando a la madre del policía que mató la ETA , Pagaza... no se que mas, se me heló, al igual que a ella, la sangre, al ver como los compañeros de su hijo asesinado, negociaban con los jefes de los que dieron la orden de matarlo. Esta canción la compuse con la terrible sensación de ser engañado por los políticos y sobre todo, por el gobierno de mí país. Que sea un testigo, de esos días de engaño y dolor.



04 - Proceso de Paz

Cuando se anunció la primera tregua-trampa por parte de la mafia vasca ETA, compuse esta canción.
La verdad es que me producía más asco la actitud del Gobierno de Zapatero, que el engaño de los cabrones del tiro en la nuca.

No me cabe la menor duda que el iluminado niñato, en horas bajas, hará lo que esté en sus sucias manos para vendernos este engañabobos como un éxito de su gobierno, igualito, que la primera tregua, por cierto, de la que nunca ha dado señal de arrepentimiento.
Es más, hace poco en una entrevista en el Pravda vino a decir que se sentía orgulloso de haber intentado traer la pazzzz a este pobre Valle de Lágrimas. ¡Qué gran servidor del Estado, este Pepe Luís!, y nosotros dudando de su honestidad. ¡Ay........!

Siempre digo que un tonto tiene más peligro que un malvado. Y éste traidorzuelo, que siempre parece recien salidito de Babia, es tonto y rematadamente maléfico.