miércoles, 1 de diciembre de 2010

Chivatos, delatores, basura...


Anda últimamente el ganado presuntamente progresista excitado por los chivatazos que están recibiendo de ese traidorzuelo de Wikileaks que gasta fisonomía y comportamiento de cerdo albino.

Nos encontramos una vez más, queridos amigos, amigas, ante la típica y vomitiva hipocresía de estúpidos izquierdistas subvencionados que creen que la defensa de sus putas ricas formas de vida la sostienen la chorrada esa de las alianzas de civilizaciones y demás mamarrachadas que se gastan los cabrones estos del Mundo de Yupi, y no, unos tipos duros que siguen jugándose sus vidas como primer escudo ante los malos del mundo (islámico) mundial.

Como dijo ese cerdazo llamado Henry Alfred Kissinger: “son unos hijos de puta, pero son nuestros hijos de puta”, o algo así. Creo que habéis entendido el mensaje.

Pienso lo mismo a la hora de defender nuestra cultura occidental que lo que dijo San Jerónimo (ora pro Nobis) de su amada Iglesia: “"...los enemigos de la Iglesia deben ser mis enemigos" Y otra vez escribió que "una amistad que puede morir nunca ha sido verdadera", pero esto, no viene al caso…. O si.


¿Quién carajo pasa la pasta necesaria al chiringuito apestoso y soplón para poner en juego nuestra democracia?. ¿Los árabes, el loby feminazi, Al Qaeda, etc.?. Esa es la pregunta que debemos hacernos. Lo demás, es no saber de qué va todo esta asquerosa murga.

3 comentarios:

  1. Señor De bate, esa última pregunta NO QUIEREN hacérsela. Como no quieren ver lo que no quieren ver. Ni oir. Ni pensar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. El día que éstos capullos empiecen hacerse ciertas preguntas delicadas, se les cae el mundo, Calos Fernández Ocón.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Sus argumentos son tan estériles como pueril su forma de pensar

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.