miércoles, 10 de noviembre de 2010

Verdadera música


La primera vez que escuché esa música, hace ya tanto, me vino unas cuantas ideas a la cabeza, y ahí siguen. Tanto tiempo, que hoy me lanzo de nuevo a rescatarlas.

Con el pasar de los años, acabaría concienzudamente saboreando hasta las entrañas estas melodía que entonces tenía vedada por mi falta de formación, por la ausencia de cercanía, de reflexión; ese magma que entraba en erupción, pero que no llegaba a detonar.
Era todo cuestión de estudio, de colocar el oído en su sitio, de familiarizarme con el estilo, la forma, con esa música.

Acaecía en el crudo interior preguntas que conminaba a volcarse en descubrir algo grande, y esta música, y las demás que estuvieran por llegar, serían el instrumento para llevar a puerto esa intuición.

Veinte años después, cada vez que escucho la rotundidad de esta música que encadenaba mis sueños con la realidad, y los día de niebla, con las noches de luna, veo al adolescente con el semblante aún constreñido por una pregunta que aun sigue, como un arcángel redentor, acompañándome.
¿Cómo el hombre que es capaz de crear tanta belleza, se vuelve enemigo de la verdad?
¿Cómo la verdad que provoca tanto bien es despreciada por los hombres?

Hoy vuelvo a escuchar esta divina música con la pátina de belleza que da el tiempo.
Siempre supuse, que llegaría el día que entendería en toda su inmensidad, donde radicaba el Misterio insondable que a mí se me negaba.
Lo encontré en el dialogo callado de Dios y la oración que provoca su escucha.


4 comentarios:

  1. ¿Porqué ésta música te removió en lo más profundo en tu época adolescente, Cuestionándote cosas que hasta entonces ni te habías planteado?
    Creo que hay un momento en la vida de cada cual, en donde puede penetrar la luz y esta llegue a nuestra alma antes de que los desengaños, la mentira, la indolencia, la necedad humana, el egoísmo..., nos cree esa corteza que nos convierten en inhumanos, en parodias del "Hombre".
    Si la llama que ésta luz prenda, es lo suficientemente noble y elevada como para poder sobrevivir a semejantes envites, hay esperanza.

    Bella y trascendente confesión.

    ResponderEliminar
  2. Esta música me partió el alma debido a su inagotable e insondale misterio, Locuaz.

    Es algo parecido a la estraña experiencia que tuvo el protagonista de "El retrato de Dorian Gray" de Oscar Wilde.
    ¿Cómo actua el paso del tiempo en nuestra alma?.

    Como bien dices, "los desengaños, la mentira, la indolencia, la necedad humana, el egoísmo...", nos puede cambiar.
    Por eso -entre otras cosas- se hace tan necesario no perder de vista el Faro de Luz que en su claro momento nos mostró el camino.

    Espero haberme explicado.

    Me ha encantado tu comentario, por cierto.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué maravilla! ¡Y creada por el hombre! Tengo dos hijas que estudian música y siempre les digo que tienen una gran suerte por poder 'comprender' esta maravilla con más profundidad. Ellas reconocen que el estudio es importante pero siempre me insisten en que sentirla en el alma es algo que está al alcance de todos. Gracias por el vídeo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. eligelavida: Creada por un hombre que se encuentra en profunda comunión con Dios.
    De la contemplación de la belleza surge la belleza.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.