domingo, 14 de noviembre de 2010

Siente en su mesa a un pobre por Navidad


Esta mañana me he encontrado en el blog de mis amigos de Vericuetos con una acertada crítica sobre el cine de Berlanga.

Ha muerto el mejor cineasta de la historia del cine español. Y lo que le queda, viendo el percal del gremio actual.

Me limito a subir los comentarios que hemos dejado. Están invitados a dejar los suyos.



Señor De bate dijo...

Tan sólo en un pequeño plano de "Plácido" encontramos más talento creativo, artístico y profundidad cinematográfica que en todo el cine español actual.

Sinceramente -para ir al grano-, creo que la grandeza del cine de Berlanga se debe primordialmente a que la hambrienta sociedad a la que magistralmente coloca el maestro valenciano -¡esa luz de Valencia en su obra!- el zoom (a pesar de la censura, o más bien, gracias a ella) era mejor que la nuestra. Ni más, ni menos, más decente.

¿A qué director de cine actual se le ocurre cerrar con un estremecedor villanco una película, si hasta la Navidad empieza a estar prohibida por ley en los colegios?

Locuaz dijo...

¡Lo que hemos perdido en el terreno de la convivencia!
La necesidad y la escasez, la buena vecindad, las fatigas, hacían de este pueblo una piña mucho más humana, que la deriva en la que nos hemos convertido hoy.
Aquello de: "dale a un pobre dinero y se convertirá en un imbécil". Trasladado a la evolución de los años 50 hasta ahora, es así.
Del apoyo colectivo, hemos pasado al egoísmo individual. Al descreimiento absoluto.
Éramos el país de la piedad, la misericordia y la mala leche. Ahora sólo lo somos de la mala leche y la blandura moral.

Señor De bate dijo...

Hace poco le leí a alguien decir que la leve censura franquista (no fue para tanto como la pintan algunos) participó de forma directísima – y sin saberlo- en la creación de una generación de artistas, pintores, escritores, etc., que gracias a Ella (la censura), forjaron una esplendida perspicacia y astucia para torear a los inquisidores y ponerles incluso un par de banderillas.

El arte necesita, por lo general, de una cierta rebeldía dirigida al Poder para poder transgredir, y con ello, señalarnos los oscuros e intrincados recovecos de la naturaleza humana.

Los artistas de nuestros días están la mayoría subvencionado, comprados por el poder, corrompiendo su libertad y amenazando, por consiguiente, su genialidad.
Nadie contraviene hoy en día al Poder, saben de sobra, que les costaría sus lentejas.

¿Cuándo había más censura pues..?

Señor De bate dijo...

¡Anda coño que se me olvida!, que hacen befa y escarnio de la Iglesia para hacer como que atacan al Poder....(puaf), es que son la polla de tontos.



4 comentarios:

  1. Evidentemente el mejor cine anti-franquista se ha hecho precisamente en la época de Franco. Es donde Berlanga realizó sus películas más logradas.
    Volvemos a aquello de que contra Franco vivíamos mejor.
    Agradecemos los de "Vericuetos", la deferencia de este hermanamiento bloguero con el “Naufragio”, que por otra parte es permanente como tu bien sabes.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a vosotros por vuestra constancia en el blog.

    ResponderEliminar
  3. En el actual cine español, el talento es una variable que anda desaparecida. Por eso hay que reivindicar películas como la citada, "Calle mayor", "La caza", etc.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. El cine español, o lo que sea ésto, vive de la subvención del gobierno de turno. Normalmente, los sociatas saben manejar la situación (más pasta) para que la gente de la cultura les apoye.

    Los cineastas españoles, o lo que sea ésto, representan como nadie la enfermedad de la sociedad actual; son sectareos como ellos solo*.

    *bueno, y como mil millones de gremios más que chupan de la pesoe.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.