miércoles, 1 de septiembre de 2010

Pepiño Blanco se ha operado los ojos

A José blanco cuando aún no era Grande de España le llamaba el gran Umbral, tucán, ese pajarillo bolivariano de la familia de las aves piciformes que se caracteriza por tener una napia tan protuberante como los pitones de un Mihura .

Resulta que la mano derecha (con perdón) de Miguelín Zapatero sigue sintiéndose coqueto -por que él lo vale- , y se ha largado cagando leches a la Costa del Sol* para que el cirujano ojiplático de la Jet Set, le eche un vistazo a la vista y le quite de camino unas jodidas dioptrías para que el pobre hombre no tenga más que soporta llevar impertérrito sobre su interminable trompa unas gafas.


De lo que no nadie duda es que este discípulo de Platón tiene las gafas más segura en su nariz que en la mesita de noche, por lo que debemos reflexionar verdaderamente sobre el auténtico motivo de la visita de don José al ojiplático marbellí.


* En realidad se ha operado en Asturias, pero a mi me sale decir que el oftalmólogo pasa consulta en la Costa del Sol. ¿O es que ahora la Jet Set se ha trasladado a Asturias?.
Cada vez entiendo menos los tejemanejes de éste país..., o lo que sea.

5 comentarios:

  1. Este Gobierno se encomienda a la imagen y la estética como salvavidas virtual.
    Así la próxima vez que aparezca don José en "La Noria", presumirá de look.
    Con la que está cayendo...

    ResponderEliminar
  2. Está preparando el cambio de las 3 "C": Casa,Cochy y Compañera.

    ResponderEliminar
  3. Natalia, me resulta muy difícil imaginar que este pobre hombre pueda presumir de algo. En serio.
    Creo que representa como nadie la actual decadencia de la casta política española.

    aspirante, eres un fenómeno. Tú si que sabes.
    Yo creo que por ahí van los tiros.
    Lo encuentro incluso más ridículo sin gafas.

    ResponderEliminar
  4. A mi se me parece a ese dibujo animado de La Pantera Rosa, ese al que siempre estaba puteando.

    Y no digo más, Bate me ha ahorrado el trabajo :P

    ResponderEliminar
  5. Ciertamente, señor o señora Anónimo. En este retrato, si le quitamos el bigotillo tiene un cierto aire Pepiñesco.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.