lunes, 27 de septiembre de 2010

La luz de sus primigenias horas de un verdor ocaso

A veces ocurre con el arte la escritura o la música, que una Obra es tan poderosamente grande que llega a transmitir una energía que termina descansado apasionantemente en nosotros. Consideras entonces -bien lo sabes-, una verdadera tragedia griega y una maldición de proporciones bíblicas que en Ella acabe posándose las horas muertas que terminarán por declinar y ensuciar la luz de sus primigenias horas de un verdor ocaso.
De esta desgraciada quema de rastrojos para el alma que deja el paso del tiempo en las Obras, no obstante, siempre se salvan aquellas que están impregnadas en su núcleo embrionario (perdonen un lenguaje tan científico), del agua turbia que emana de la inmortalidad.
Hablo de esas Obras que se pegan a nuestros sufrimientos como una asquerosa y maldita sanguijuela hematófaga, que nos succiona la herida, y consiguen que al menos remitan los diagnósticos más pesimistas…..


Palaxy Tracks (Vía Vericuetos)



6 comentarios:

  1. Cuando haces en Google una búsqueda con Palaxy Tracks, la entrada que les dediqué en Vericuetos aparece la sexta en orden de importancia.
    Es increíble como el azar de lo aleatorio, del despiste, y las circunstancias esquivas se imponen a la evidencia. Tú sabes bien que no es sólo la casualidad. El pop, y éste es de alto calibre, demanda pintas (imagen), novedosas etiquetas musicales, market-ting de gabinete de estudios de mercado para sectores adocenados…, en definitiva productos perfectamente tratados y aditamentados para el consumo.
    Como decía en un un comentario en la entrada que hice dedicada a Adrian Borland: “Es también un ejemplo de cómo alguien con talento en el mundillo del pop, pero sin una imagen esteriotipada/vendible se ve arrinconado por las campañas promocionales y tratado con desden por la industria“. La misma historia.
    Mientras existan gente con talento e integridad disfrutaremos (de tarde en tarde) de joyas como éstas.
    El crepúsculo perpetuo...La luz de sus primigenias horas de un verdor ocaso
    Me & you & him.(no me canso)

    ResponderEliminar
  2. Resulta que se me ocurrió lo de La luz de sus primigenias horas de un verdor ocaso, deleitándome con el final de Me & you & him.

    Qué bien te conozco. Mejor dicho, que bien me conoces.
    Por cierto, genial meterte en el Gugle buscar algo de éstos tipos y que salga tu magnífico artículo.
    Recuerdo una noche en Mairena que acabamos hablando de los Palaxy ...

    ResponderEliminar
  3. He estado hablando esta mañana con Joselito.
    Le he comentado que quiero poner de nuevo a funcionar la banda, o lo que quede de ella.
    De momento, tiene que dejar la guitarra (y otras cosas) y coger los palos.

    Sabes que cuento contigo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Dónde se pueden comprar las entradas para vuestros conciertos...? ;-)

    ResponderEliminar
  5. Tú no necesitas entrada S.Cid, para escuchar un concierto nuestro.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.