domingo, 26 de septiembre de 2010

Kolima


La llegada del comunismo a Rusia no solo incrementó el nivel de opresión que el pueblo ya venía sufriendo con los Zares. Sino que además, y desafortunadamente, propiciaría una serie de metas belicistas, muchas veces aceleradas y desmedidas, que intentarían ser alcanzadas bajo cualquier precio. Incluso si ese precio significaba la pérdida de millones de vidas humanas. Uno de estos proyectos fue la autopista de Kolyma, la cual, a causa de la enorme cantidad de esclavos que murieron durante su construcción, sería apodada como “La Vía de los Huesos,” ya que los restos óseos de miles de los obreros muertos serían también utilizados como material poroso en la mezcla de construcción.

normal que, rendidos al cansancio, los obreros se sentaran en la nieve para morir literalmente congelados.


En 1932 el Directorado de Dalstroy, encargado de planear construcciones a gran escala y a su vez bajo el control de la NKVD -la agencia predecesora de la nefasta KGB,- decidiría construir una autopista con el fin de conectar las regiones orientales de Yakutsk y Magadan con el banco este del río Lena. Pretendiendo así mejorar el transporte de suministros y el movimiento de tropas en esta región de dificilísimo acceso. La obra sería faraónica y comprendería realizar trabajos en un clima inclemente, cuyo promedio de temperatura iba de los -70ºC a los -60ºC y, en algunos casos, como en los picos de las Colinas del Este de Siberia, donde el viento se incrementaba, unos -80ºC.
Tales condiciones no significarían un gran problema para el Directorado de Dalstroy, ya que éste contaba con una casi inagotable fuente de trabajo esclavo al emplear prisioneros del campo de concentración de Sevvostlag. Gente, que en una gran mayoría, su único “crimen” había consistido en tener opiniones diferentes a las normas generales o simplemente haber criticado públicamente a la doctrina marxista.

Lo crean o no, este inhumano proyecto no solo se apoyó en la utilización de esclavos para su, eventualmente fallida, concreción. Sino que además, los restos óseos de los miles de esclavos que perecieron en la construcción, fueron utilizados como material poroso en la mezcla utilizada para realizar la base de la ruta. Esto llevó a que hoy en día la misma sea considerada como un monumento conmemorativo al sufrimiento de dichas personas y se apodara como “la Ruta de los Huesos”.


A las decenas de miles que perdieron sus vidas en el campo de concentración, o gulag, de Sevvostlag hoy se las recuerda con un masivo y a la vez emotivo monumento llamado la Máscara del Lamento. Algo que me impresionó del monumento, es que la lagrima del rostro más grande esté hecha a partir de rostros más pequeños. Creo que ese es un fiel y revelador reflejo de las atrocidades de Kolyma.

Si les interesa el tema, les recomiendo el libro del escritor y poeta Varlam Shalamov, “Historias de Kolyma”. Shalamov fue prisionero del gulag y durante su cautiverio trabajó como esclavo, entre otros, en el proyecto de la autopista.

7 comentarios:

  1. Dijeron que lucharían por los derechos de los trabajadores y redescubrieron la esclavitud.
    Dijeron que luchaban por las libertades e impusieron las más crueles dictaduras.
    Ahora dicen que quieren combatir el paro...
    Para saber por qué se llegaba a Kolyma, te recomiendo El libro negro del comunismo, de varios autores.
    Estabas vivo? Pues a Kolyma!

    ResponderEliminar
  2. El problema, aspirante, es que hay tanto que leer (1.056 páginas, y aun así se quedará corto), que mientras lo hacemos... nos llevarán a un nuevo Kolimá.
    Porque no es sólo algo de la Historia. Es que, aunque no lo digan así (son los excesos de un hombre, ya se sabe, y todo eso que dicen), aunque no estén plenamente de acuerdo, tampoco lo atacan.
    Por cierto, sé que de los Relatos de Kolimá salieron dos volúmenes (porque los tengo), pero no tengo controlado sin han continuado (creo que eran en total seis).

    ResponderEliminar
  3. Yo me quedé saciado de repugnancia y asco para toda la vida leyendo el "Archipiélago Gulag" del gran Alexander Solzhenitsyn.

    ResponderEliminar
  4. Pues hubo quien dijo que Solzhenitsyn era un mentiroso que se había inventado todo. A mí también me repugnó y sigo sin entender cómo todos estos progres siguen cerrando los ojos a tanta crueldad.

    De lo que cuentas hoy..., nuevo espeluzne. No tenía ni idea de este Kolima o (Kolimá, que dice Posodo: ¿cómo se escribe?). Me has dejado estupefacta. Investigaré más sobre ello.

    Por cierto, los enlaces no me funcionaban...

    ResponderEliminar
  5. Sr. bate,

    Muchas gracias por el post. No tenía ni idea del asunto Kolyma.

    El sueño de la mente (psocialista) engendra monstruos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. S.Cid: ¿qué enlaces? Los de las imágenes a mí no me funcionan, pero el de la Wiki y los de mi comentario sí funcionan (de momento).
    En mis libros figura Kolimá. Supongo que en general, será problema de la mezclas de versiones inglesa-española-francesa tan habitual en las transcripciones de los nombres rusos.
    Yo no recordaba lo de la autopista (mis libros, de momento, sólo los he hojeado), pero lo del Canal del Báltico, tampoco tiene nombre (frase hecha, porque desde luego, nombre sí tiene, y nada bueno)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Posodo: Los enlaces que incluyó Bate en su texto. Me llevaban a una página rota.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.