lunes, 6 de septiembre de 2010

Este país empieza a producirme un asco insoportable

...un repelús amargo. Normalmente se produce a primera hora de la mañana el vómito que me deja nadando en un mar de dudas. ¿Porqué coño no hice el petate y me largué con viento fresco de esta emponzoñada granja cuando todavía estaba a tiempo?.
Misterios de la providencia.

Entro a tomar café en una cafetería de Galapagar, me siento en la mesa libre que queda, con la tele de frente y a toda altavoz, por lo que se me hace imposible, centrarme en las letras del periódico. A mi derecha una pareja de tortolitos hablando de sus cosas, y a la izquierda de mi mesa dos mujeres íntegramente progresistas (pelo teñido de caoba, paquete de tabaco de liar en la mesa, y arreglá pero informal, que diría Martirio) algo ofuscadas. Miran hacía la TV y una bruja le dice a la otra: “ Yo es que de ese hombre nunca me he fiado, y ahora salen diciendo que es un puto borracho”. Y le responde su prima de la nariz respingona y toda la soberbia de la que es capaz una arpía ignorante: “ese borracho lo único que quiere es trincar la pasta”.

Miro a la caja tonta para saber a quién están poniendo verde y me encuentro la cara de Jesús Neira enmarcado en un recuadro como un vulgar asesino etarra. ¿Y que ha hecho este hombre para que los habitantes de la granja lo repudien de esta manera?. Veamos. Aparte de estar a punto de morir por defender a una mujer mientras su maromo la inflaba a ostias, confesarse de derechas, y haber dado positivo en una prueba de alcoholemia, pues, no sé.

Algo verdaderamente enfermizo han inoculado la gente de este erial para desprender tanta mala baba.
Que una mujer condene a un hombre por defender e incluso dar casi su vida por otra mujer a la que están maltratando, indica el grado de locura por el que nos movemos. Estamos tocando fondo.

Después que nadie levante la voz cuando alguien mire para otro lado mientras golpean a una mujer.

A eso estamos llegando. A este grado de podredumbre que nos acerca más a las hienas que a los pueblos civilizados.

Me levanté de la mesa asqueado, miré a las miserables de al lado, y dije: "Algunas se merecen la vida mezquina que lleván...".
Creo que se enteraron, en ese preciso momento se callaron, incluso los tortolitos. Pagué el café, y me fuí del bar con la certeza de haber puesto las cosas en su sitio.




9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Estamos tocando fondo? qué optimista eres¡
    Lo peor, no es que hayamos llegado al fondo, sino que nos hemos estrellado contra él. De lo contrario, la fuerza de la colisión nos hubiera impulsado para arriba pero, ni eso...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Esto huele a seguimiento.
    Con lo bajo que es el nivel de alcoholemia permitida, cualquiera da positivo.
    Por otro lado, dicen que fue la Policía Nacional la que le detuvo, cuando la competencia de la vigilancia del tráfico en la m-40 es la Guardia Civil.
    O la noticia que dieron es inexacta o se trata de una campaña de desprestigio.

    ResponderEliminar
  4. Estoy convencido de que en cualquier sociedad libre y "sana" podemos encontrar entre sus ciudadanos más puntos en común en el razonamiento de lo público/de la realidad, que de discordia o enconamiento.
    El problema es que no estamos en una sociedad sana. Traemos una herencia transmitida de padres a hijos, de odio de trincheras que anula lo común y potencia lo accesorio.
    La inversión de los valores que abofetea a todos por igual, y un individualismo egoísta y pasota, no ayuda precisamente a dulcificar la convivencia.

    Como decía Einstein: "¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio."

    ResponderEliminar
  5. Sr. Bate,
    Esa gente, que con tanta facilidad roban la diginidad de las personas en un breve comentario son los que tragan y tragan telebasura, ellos ! que se creen superiores moralmente !
    Los que a veces vamos intentando ajusticiar, terminaremos como D. Quijote, tomados por locos. Alguien dijo aquello de que llega el momento en que un hombre honrado sólo puede estar en la cárcel.

    Saludos.
    PD. Hizo muy bien, les dio su merecido; a ver si se cortan un poco.

    ResponderEliminar
  6. Guido, te doy la razón, lo peor es, que nos estamos acostumbrando a retozar como los cochinos en el fango en el mugriento fondo. No veo expectativas de reacción por ningún lado. No encuentro a ningún actor (que diría un cursi) en la escena dispuesto a liderar un proyecto regenerativo.

    aspirante la policía rubalcábida es sumamente eficaz cuando se lo propone. No olvidemos que el PSOE está beneficiando a los policías dispuestos a llenarse de mierda por la secta.

    Es raro el policía que preste servicio cerca del aparato del Estado que no haya sido condecorado. Una condecoración significa un ingreso en la nómina. Y como todos sabemos, la cosa está muy malita….

    ResponderEliminar
  7. Morat, se trata de un problema moral, más que político. No me cabe duda que las mismas brujas que condenan a Neira, lo alababan cuando las TV proclamaban la heroicidad del profesor.

    Uno de los grandes problemas de España es que cada vez es más fácil manipular a su gente. Cualquier persona decente puede ver mancillado su honor por cualquier grupo mediático que se lo proponga. Imagina cuando es el Estado el que quiere hundir a ese individuo. De héroe a villano en un plis plas. Da miedo.

    Sr.Filosofo, dijo.."Alguien dijo aquello de que llega el momento en que un hombre honrado sólo puede estar en la cárcel".
    Lo ha clavado

    Llegará un día que el médico que se niegue a practicar un aborto, sea condenado a prisión. Ese día no está muy lejos. La libertad de conciencia con esta panda de estalinistas, será un grato recuerdo.
    Al tiempo.

    ResponderEliminar
  8. Tienes razón: el problema es moral. somos fácilmente manipulables, porque nos han sumido en lo de la "sociedad de la información", que acaba siendo la desinformación y desorientación de la sociedad.
    El honor es un concepto que ya resulta inasible para buena parte de la gente. Después de tanto barrizal mediático, parece normal que todo quisqui vaya de lodo hasta las cachas.

    ResponderEliminar
  9. Hasta las cachas, amigo, hasta las cachas.

    Un ejemplo; hoy, una periodista del Diario de Sevilla (hay que seguir en contacto con la tierra), para hundir más en el lodo a Neira, para seguir haciendo leña del árbol caido, ha escrito esta pequeña y dulce infamia:
    "Neira es famoso por haber sido agredido, como consecuencia de su intervención en defensa de una mujer que supuestamente estaba siendo objeto de malos tratos"

    ¿Supuestamente????...
    Debe ser usted la única persona del mundo mundial que no vio como ese tiparraco inflaba a hostias a su churri (creo que se forró en las tv a cuenta de este terrible episodio).

    Pero hay más. Neira no es famoso por haber sido agredido, como afirma esta penca, el profesor Neira, saltó a la palestra mediatica por intentar defender a una mujer, y apunto estuvo de costarle la vida, y esto, es lo que les pica a todas esta zorronas feminazis; que aún queden caballeros.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.