lunes, 16 de agosto de 2010

Sobre el reculazo de Obama referente a la construcción de una mezquita en la zona cero de NY.


El mal siempre triunfa cuando el bien fracasa.

EI Islam es una ideología que transforma personas que nacen libres,
en criaturas mansas y sumisas.
O violentas y sumisas.
O inteligentes y sumisas.
O..lo que se quiera, pero siempre sumisa.


El Islam es enemigo de la libertad. Sucede que es incompatible con Ella.
Una religión que ampara y da cobertura jurídica (Sahria) para que paises islámicos cuelgen de las gruas a homosexuales, o lapiden hasta la muerte a una supesta mujer adúltera, debe ser prohibida en lugares donde rige el estado de derecho. Sin contemplaciones. Y sin complejos.

La sumisión vértebra todo condicionante interno del creyente y -lo que es peor para nosotros, y aún más, para vosotras-, lo condiciona externamente. Mientras antes asimilemos la criminal naturaleza de esta ideología, nuestras posibilidades para sobrevivir como sociedad libre, aumentarán. Para eso será necesario despojarse de prejuicios y cobardía.
Mirar de frente al leviatán, y no dejarse engañar por leguleyos y tibios periodistas que piensan con el bolsillo y los cojones lo llevan siempre bien recogiditos por lo que pueda pasar.

Aún quedan muchos tontos útiles que no se quieren enterar de qué va la movida islámica.

¡Es la libertad, estúpidos!

Ignacio Camacho, Periodista del ABC, a cuenta del reculazo del presidente de los USA Barak Osama:

(....) Presa de un ataque de zapaterismo—síndrome que se manifiesta en decirle a todo el mundo lo que quiere oír—, el presidente americano sucumbió a la tentación de granjearse las simpatías islámicas durante una cena conmemorativa del Ramadán, pero la reacción irritada de sus compatriotas le ha forzado a recular ante una lógica corriente adversa de opinión pública.
O sea, que si no hay una reacción irritada de sus compatriotas, el presidente no recula.
Hubiera tenido por bien empleado usar ese terreno para edificar una mezquita con la que recordar hasta la saciedad a las víctimas del 11/S, que el Islam, es una religión de paz, y que es tan pacifica ella, miren ustedes, que os lo vamos a recordar eternamente.
Y claro, la madre de un oficinista que mataron en ese atentado, debe soportar por el bien y la concordia de los pueblos, la Alianza de Civilizaciones, el multiciulturalismo, y demás bajeza humana, que erigan una mezquita en el mismo lugar donde fue asesinado su hijo, y encima, para rematar, construirla con el mismo dinero que sirvió para financiar a los terroristas islamistas que causaron la masacre. Ese dinero sale de Arabia Saudí.
¿Cómo se come esto? ¿Es una broma?. ¿Que al final ha reculado Obama?.
¡Y a mi que coño me importa!.

(...) La alianza de civilizaciones funciona de hecho en la realidad cotidiana —en España los trabajadores musulmanes gozan incluso del derecho a adaptar su jornada a la práctica del ayuno— sin trabas significativas al ejercicio de la oración ni de la prédica. Se trata de una cuestión asumida con naturalidad en el seno de las sociedades democráticas...
Que rápido y con qué ligereza adoptan los tibios los mensajes de sus dueños.
De asumida con naturalidad, nada de nada. Miedo. Mucho miedo a sentirse marcado. Miedo de saberse abandonado por el estado de derecho. Miedo en la sociedad, y mucha poca verguenza en su clase dirigente, empezando por este funcionario al servicio de la causa. Así que la alianza de civilizaciones va de abuten, ¿no, muchacho?. Qué bajo hemos caido.

El debate de Nueva York no por eso un asunto de libertades sino de sensibilidad.(...)
Es que tú has sido siempre un periodista muy sensible. Eres tan sensible que ya, ni se te nota.
Y aunque queda claro que el Islam no es responsable de lo que allí ocurrió (....)
No, claro que no, hombre, por Dios, a quién se le habrá ocurrido tan estrafalaria idea.
Como todo el mundo sabe, y si no ya se enteraran de la verdad, para eso estáis vosotros, el atentado terrorista fue perpretado por un comando de monjes budista que protestaban por lo suyo con los chinos.

Aún regodea en mis entrañas la imagen de millones de musulmanes moderados celebrando la caida de las Torres Gémelas. ¿Ya no te acuerdas de eso, Ignacio?

En fin, que esto es lo que hay.
Para acabar, sólo me queda cagarme en todo los valientes que pululan por ahí.
Empezando por este mequetrefe de la pluma y la sensibilidad a flor de piel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.