viernes, 27 de agosto de 2010

Sanidad y Educación promueven el uso de preservativos en niños de 12 años

El Gobierno incluye el sexo seguro en una guía que enseña a ganar salud en el cole.

(CLICK)


(....). Las recomendaciones, «fundamentadas en los conocimientos científicos disponibles», se establecen según el curso y la edad de los alumnos. Así en educación infantil (3 a 6 años) se aconseja ampliar conocimientos sobre «las características elementales de los genitales» o seguir un «uso correcto del vocabulario referente a la anatomía sexual». En primaria (6-12 años), se recomienda fomentar la «aceptación de la propia identidad sexual» o reconocer el «comportamiento sexual como expresión íntima del afecto».

Sólo espero, que cuando mi hija tenga edad para ir a la escuela, esta panda de degenerados, golfas y pervertidos que nutren las filas del gobierno, lleven una larga temporada entre rejas por pedofília y corrupción de menores (art. 189.3 CP).

Para Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética, esta Guía «constituye una herramienta clave para hacer efectivas en las escuelas las Medidas en el ámbito educativo contempladas en la Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción voluntaria del embarazo y expresan el empeño gubernamental por entrometerse en la educación afectiva y moral de los jóvenes, intención que ya estaba en las asignaturas de Educación para la Ciudadanía».

Y escucha esto S.Cid, parece que os ponen más tarea para los maestros: "Una vez impartidos estos conocimientos se han establecido una serie de criterios de evaluación. Los profesores deben comprobar que los niños y adolescentes saben cómo funcionan los métodos de control de la natalidad (Pregunto: cómo coño, con perdón, evaluaréis la asignatura) y que valoran su uso para evitar enfermedades de transmisión sexual."

12 comentarios:

  1. "saben cómo funcionan los métodos de control de natalidad"; en cambio, "valoran su uso para evitar enfermedades de transmisión sexual".
    No deja de ser una aplicación de los criterios radicalmente ecologistas: cuanta menos personas haya (porque no nazcan o porque se mueran), mejor.

    Y si los que quedan, están tarados gracias a los esfuerzos educacionales de esta gente, más mejor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me viene a la memoria lo que dijo Anatole France, algo así ,como que un tonto siempre tiene más peligro que un malvado debido primordialmente a que los primeros nunca descansan, mientras que los malos, hay algún momento del día que descuidan sus perversiónes.

    Si, Posodo, la teoría del hijo de puta y enfermo mental, pero más lo primero que lo segundo, Thomas Malthus, es una buena rampa de lanzamiento para intentar discernir, si ello es posible, por donde discurre el pensamiento socialista -gran oximoron- en los asuntos de la natalidad y demás políticas eugenésicas y abortista.

    ResponderEliminar
  3. Sr. Bate,

    IMHO el problema de esto es que estas políticas de educación van a marcar a miles de niños para siempre. En su cabeza va a quedar grabadas imágenes y conceptos para los cuales no están preparados: se les va a robar su niñez y como consecuencia muchos de ellos tendrán desviaciones de la conducta: depravados, homosexuales, síndrome Peter Pan, etc. Dejo vídeo testimonio sobre lo que ocurre con una niña criada en un ambiente de depravación:
    http://catolicidad-catolicidad.blogspot.com/2010/04/impactante-testimonio-mujer-criada-por.html

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Bien, Filósofo, dejemos claro que para mi, la condición sexual de una persona no debe porque ir acompañadas de actitudes depravadas, y mucho menos, de actuaciones delictivas.

    Se puede ser homosexual, y ser una persona decente. Igual que se puede ser heterosexual y ser un pedazo de hijo puta más grande que la Enciclopedia Británica.

    Dicho esto, no me cabe la menor duda que todo esté plan está urdido para minar la inocencia de nuestros hijos, con el miserable fin, que el día de mañana, ellos, formen parte sin ningún prejuicio moral -no habrá barreras- de la sectaria piara socialista.
    Quién no cruce el apestoso rubicón de la relatividad, será marcado.
    Quién lleve un crucifijo, será marcado.

    Debemos ir preparando las costuras de nuestras entre telas.

    ResponderEliminar
  5. Si Guido, con la X más altiva que nunca.

    Obsexionados

    ResponderEliminar
  6. Sr. Bate,

    "Bien, Filósofo, dejemos claro que para mi, la condición sexual de una persona no debe porque ir acompañadas de actitudes depravadas, y mucho menos, de actuaciones delictivas.

    Se puede ser homosexual, y ser una persona decente. Igual que se puede ser heterosexual y ser un pedazo de hijo puta más grande que la Enciclopedia Británica."


    ¿ ha entendido vd. que yo he dicho lo contrario ? En cualquier caso que la promiscuidad es porcentualmente mayor en los homosexuales hombres es algo claro como el agua claro y que quizá la promiscuidad es la antesala de la depravación, pues casi que también. Pero, estoy de acuerdo que a las personas hay que juzgarlas individualmente, por sus actos, aunque tenga en cuenta que no es lo mismo ser homosexual que gay. El gay es homosexual militante, un estilo de vida, que por cierto yo no quiero que enseñen en el colegio a mis hijos.

    Saludos

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. ¿Ha entendido usted que yo le he señalado por comparar depravación con homosexualismo?
    Si es así, le pido disculpas.

    Respecto a la antesala de nuestras conductas; también el fumarse uno un porro, puede ser la estancia vital anterior para que se acabe convertido en un desgraciado y pobre quinqui, pero, gracias a Dios, las estadísticas hierran el convencionalismo de las cifras, y lo que es más tranquilizante, no son definitivas.
    Gracias a eso, yo no soy un quinqui.

    Mire, me hace mucha gracia este debate, porque yo me encontraba el otro día en uno similar con una amiga bloguera.
    Iré al grano, yo le vine a decir, que me parecía una aberración que una pareja de homosexuales adoptaran a un niño, sencillamente, por estar más interesado en la felicidad del niño que en la de la parja adoptante. Punto.

    Por desgracia, vivimos en una época tan profundamente relativista y amoral, que estos principios -el bien por encima de todo del más débil (principio para condenar el aborto)-, parecen sacados de una fábula antigua, casi mesopotámica.

    Yo tampoco quiero que inoculen el relativismo moral a mi hija, y lucharé por ello.
    Tampoco prejuzgo a todos los homosexuales, porque si no, caería con ello en la misma bajeza que los que enjuician a mis sacerdotes católicos por pedófilos.

    Creo que estamos en el mismo barco Filósofo.
    Le entiendo perféctamente.
    Y sé, que usted a mi.


    Un cordial saludo y un placer verle por aquí.

    ResponderEliminar
  8. Pues no tengo ni idea de cómo piensan que se evalúe eso. Pero supongo que la sexoasignatura la impartirán los profes de Ética o los de Biología. ¡Ahhh, bendita sintaxis!

    ResponderEliminar
  9. ¿Los profes de Ética o los de Biologia?, ¿y porqué no los de Trabajos Manuales?.*

    *¿Sigue existiendo esta asignatura?

    Pd: Sexoasignatura....jjajajaj.
    Bendita sintaxis; facultad del alma, of course.

    ResponderEliminar
  10. Mire Filosofo, este hombre
    parece que no se va por las ramas. Y llama al pan pan, y al vino, vino.

    ResponderEliminar
  11. Sr. Bate,

    Gracias por el comentario y el agradecimiento.

    Sí: mismo barco, por eso recalé por aquí ;-)

    Saludos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.