viernes, 27 de agosto de 2010

El Corazón de las Tinieblas

Creo que tendré que adjuntar una nueva etiqueta en el blog donde tenga cabida este nuevo post.
No se me ocurre otra idea que bautizarla con el título de la estremecedora obra de Joseph Conrad
El Corazón de las Tinieblas.

Miren, creo que no he leído en mi vida, una noticia más aterradora, criminal y salvaje que esta.
(................).

Después de leerla intento cohabitar, junto con las victimas, el desgraciado escenario del dantesco crimen para ponerme en la piel de ellas y así comprender, si me es posible, el infinito e inabarcable dolor humano con el fin de rezar por ellas con toda la intensidad que me permita la misericordia.

  • En realidad no sé muy bien, ni lo que digo. Me he quedado noqueado, bloqueado.
Sólo queda llorar de rabia, de dolor, y clamar -¿en el desierto?- para que se haga justicia.

3 comentarios:

  1. No solo la estupidez humana es infinita; la capacidad de causar dolor y hacer daño también.
    Y el nivel de nula sensibilidad de los receptores(nosotros todos), la memoria de tres segundos, y la habilidad de mirar para otro lado: inmensa.
    Y de ésta atrocidad nos hemos enterado, ero tampoco he visto mucha repercusión. Imagínate de la cantidad de aberraciones contra criaturas inocentes, y que ni sospechamos.

    ResponderEliminar
  2. La única solución para África es la cruz.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.