miércoles, 7 de julio de 2010

PARA HACER VERSOS, COMPRAR PESCADO Y HABLARLE A LAS GALLINAS

* Dedicado a un tonto del culo de aquellas bellas tierras españolas que no se entera de nada.

El gallego, que es un idioma dulce, armonioso y abundante en vocales, no sirve para la vida ni para la literatura. En gallego se pueden hacer algunas poesías –Rosalía las ha hecho maravillosas–, comprar algunos pescados y hablarles a las gallinas, a los pájaros y a las muchachas de aldea. Pero, ¿cómo va a tener nadie la pretensión, no ya de escribir una obra filosófica, sino de hacer en gallego un artículo político o una crónica periodística? No se habla gallego más que en las aldeas. En una ciudad de 500 habitantes –en Villagarcía, sin ir más lejos–, el gallego ya no alcanza para expresar las necesidades diarias de las gentes.

Es natural, porque el gallego se ha quedado atrás y porque toda la cultura de Galicia, desde muchísimos años a esta parte, se ha hecho en castellano. Ni siquiera hay unidad en el gallego, que, de aldea en aldea, se habla de un modo muy distinto. El gallego se va deshaciendo en el castellano, y ésta es su obra: la de enriquecer el idioma común con buena cantidad de expresiones pintorescas y de giros nuevos.

–¿Va usted a la playa?

–Sí, señor; le voy. En casa no se le puede estar.

Una de las cosas más simpáticas de la sintaxis gallega es ésta de dedicárselo todo al interlocutor.

–Le estuve muy malita, pero ahora ya le estoy buena.

Si los labios que lo dicen son bonitos, es cosa de dar las gracias galantemente.

Aquí, en las rías bajas, hay un giro que se presta a muchos equívocos: ¿Y luego?

Se dice «¿Y luego?» como en Madrid se dice: «¿Entonces?» o «¿De modo que?»

Un amigo mío fue una vez a Madrid, entró por equivocación en una lechería a pedir un bock de cerveza.

–¿Puede usted darme un bock?

–No, señor. No tenemos.

–¿Y luego?

–Luego, tampoco.

Por Julio Camba
22 de Junio de 1908

21 comentarios:

  1. Es la pura realidad de las lenguas cooficiales: en la que sales de la aldea, el caserío o la masía no valen para nada, y han tenido que adpatar del español todos los términos científicos o técnicos.

    ResponderEliminar
  2. Un colegio andaluz:

    http://www.youtube.com/watch?v=_0LQh98W5TA

    ResponderEliminar
  3. Sr. Aspirante:

    Hardware, Software, Bitware, e-mail, back-up, buffer, CD-rom, driver, freeware, malware, host, router, jumper, server, overdrive, scanner, smiley, switch, WINDOWS... podría seguir hasta el infinito, pero eso le obligaría a ud. a hacer el esfuerzo de leer, cosa que no parece de su agrado.

    ResponderEliminar
  4. Y para acabar, un chiste, sin acritud. :-)

    http://2.bp.blogspot.com/_Z2zccrDi9rE/TDJYZpnDRII/AAAAAAAAATI/A1tTUy-I_Gs/s1600/Leonard+Beard+3.7.10+El+peri%C3%B3dico+de+catalunya.jpg

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Sr. Jorge, desde luego no resulta de mi agrado el leer esos términos que Ud. reproduce y que nuestro catetismo aldeano nos impide traducir adecuadamente, y nuestra incultura disfrazada de modernidad nos obliga a usar.
    Por otra parte, muchas de esas palabras se usan por los técnicos para hacer creer que su ciencia es inaccesible al común de los mortales.
    Por cierto, menciona Windows, que como debiera saber es una marca comercial, por lo tanto un nombre propio que no tiene por qué traducirse.
    Si tanto gusta del estudio, dígnese ilustrarse e investigue dónde se hablaba el gallego, el vasco o el catlán hasta no hace muchos años: en aldeas y caseríos, siendo la lengua culta y de uso en universidades, empresas, etc. el español, y no me refiero a los años del franquismo, sino mucho tiempo antes.
    Se llegaba a dar el caso de personas que trabajaban gratis para poder aprender el español, que era el idioma que les abría las puertas de la cultura y les permitía salir del terruño.
    Reciba un cordial saludo.
    Sr. Bate, le ruego disculpe irrumpir de esta forma en su casa.

    ResponderEliminar
  7. Se me olvidaba no tengo ningún problema de autoestima, sino un inmenso orgullo de ser español.
    Quizá el problema con la autoestima y la identidad lo tienen aquellos que tienen que andar todo el día inventándose naciones que nunca fueron, derechos históricos que nunca tuvieron y falsificando la historia.
    Renuevo mis disculpas Sr. Bate.

    ResponderEliminar
  8. No se preocupe don aspirante, esta, es su casa. Como se habrá dado cuenta, el tonto del culo que señalo ahí arriba, hizo su aparición.
    Le gusta picar tanto el anzuelo a esta criatura....
    ¡¡Dios!!, ¿¿cómo es posible vivir con tantos
    prejuicios??

    Dentro de un rato borraré sus risueños graznidos en forma de comentarios, mientras tanto, divirtámosnos con este cateto nacionalista.

    Cateto a babor habemus!!

    ResponderEliminar
  9. Es evidente que sé que Windows es una marca comercial, en realidad era un final cómico del relatorio de palabritas que ponía, y por eso lo pongo en mayúsculas.

    En cuanto a lo otro, y disculpe por lo de la alusión a la lectura ya que ha sido un exabrupto, decirle que conozco bien la historia de las lenguas que menciona, por motivos de trabajo la sé. También conozco la historia de otras lenguas que aprendí, como el español, inglés, francés y alemán, y créame podría recomendarle muchos libros sobre la historia de las lenguas en Europa, y las difíciles relaciones que han tenido unas con las otras (y no me refiero en este caso a las minoritarias).

    Supongo que también conoce que el inglés ha sido una lengua poco valorada en su territorio durante la dominación francesa, y que la denominación de los alimentos, se hacía en francés, quedando la denominación sajona como vulgar. Esta distinción aún es perceptible a día de hoy, y fíjese si cambió el cuento.

    Mientras tanto, yo estoy feliz de poder comunicarme, además de en las lenguas que mencioné, en portugués. Saber gallego facilita extremadamente el acceso a otra lengua de cultura universal, como es el portugués, hoy en día séptima lengua mundial hablada por 240 millones de personas.

    Otro cordial saludo para Ud.

    ResponderEliminar
  10. Puesto que es usted un avezado lingúísta, señor Jorge, sabrá que hasta la normalización del euskera (o como quiera que lo escriban) en cada caserío vasco hablaban una lengua diferente, hasta el punto de que es famosa la anécdota acaecida a finales del siglo XIX, que narra el encuentro fortuito en una ciudad norteamericana de dos emigrantes vascos, cuya lengua materna era el vascuence... personal e intrasferible de cada uno de ellos, claro, porque era tan distinto el de uno al del otro, que no pudieron comunicarse hasta que ambos no aprendieron el inglés.

    Por lo demás, que cada uno hable en la lengua que Dios le dé a entender. A mí me importa un comino.

    ResponderEliminar
  11. Errata: al ir a poner la diéresis sobre la palabra "lingüísta", no presioné en el orden correcto las teclas y aparece con una tilde en lugar de con una diéresis. Pido disculpas, pues.

    ResponderEliminar
  12. Efectivamente hubo una unificación de las hablas del euskera. El batua

    ResponderEliminar
  13. Pues bien, señor Jorge, si tal sucedió, podemos ir coligiendo que la historieta esa que vienen contándonos sobre la lengua vasca no es sino un embuste brutal que arranca del iluminado Arana y sus secuaces. Eso no tiene nada que ver con la lengua, Sr. Jorge, Eso es política.

    Como política es que en un libro de lengua española que se impartía en colegios para alumnos de ESO se dijera que el valenciano era una lengua romance para, en la siguiente edición, decir que es un dialecto del catalán. Eso, no tiene nada que ver con la lengua. Eso, Sr. Jorge, es política.

    Como política es imponer la dictadura de una lengua a los pobres curritos que no tienen posibles, para que tú, honorable presidente de la Generalidad, lleves a tus hijas al Colegio alemán porque eso del catalán está muy bien... para tomarle el pelo a los necios, pero no para las hijas propias.

    En cuanto al chiste áspero y de mal gusto que usted trae hasta estas páginas, permítame decirle que cada cual celebra su fin de curso como mejor le viene en gana, mal que le pese a usted, sometido sin duda a trastornos de índole que por respeto callo.

    De la bandera..., opino que más que un problema de autoestima se trata de un problema de capacidad. Tiene que ser muy grande mi bandera y la de mis compatriotas para poder contener la paciencia con que tenemos que sufrir los inventos y dislates históricos que las regiones periféricas urden, a fin de poder sobrellevar los inmensos complejos que les aquejan, así como la fatigosa mediocridad en la que viven.

    Saludos, Sr. Jorge. Le dejo ya que tengo mejores cosas de las que ocuparme que charlar con usted. Pero se lo digo sin acritud, eh... No se me ofenda.

    ResponderEliminar
  14. 1/ No, si ofender aquí nadie ofende, como se puede fácilmente comprobar. Como tampoco lo veo muy interesado a ud. en iniciar debates lingüísticos, pues no los inicio, si yo también estoy ocupadísimo y tengo mejores cosas que hacer, no se crea que eso sólo le pasa a ud.

    2/ El chiste no es mío, yo dibujo fatal. Fue publicado en el periódico La Vanguardia, así que puede dirigirse a su director.

    3/ Veo que no opina sobre el video. Yo tampoco lo haré.

    Yo tampoco hago comentarios con acritud y sentiría volver a descalificar, como lamentablemente me sucedió con el sr. Aspirante. Así que no se me ofenda ud. tampoco

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Debe ser que hoy mi sentido del humor no está para sutilezas, pero no le encuentro la gracia a Windows como final de su enumeración.
    Cosa milagrosa es ésa de ver a las lenguas tener problemas entre ellas.
    Debe Ud. explicarme cómo discutían entre ellas, o se liaban a mamporros.
    Quizá quiera Ud. decir que durante siglos los europeos guerrearon entre ellos, lo que es otra cosa muy diferente.
    Los términos gastronómicos suelen ser denominados en francés, incluso hoy en día, en la mayor parte del mundo. Debe de ser porque la gastronomía inglesa no ha alumbrado otra cosa que el repulsivo pastel de riñones.
    Me alegra que Ud. sea políglota, pero me da la impresión que su conocimiento de las lenguas no le sirve para decir algo inteligente en ninguna de ellas.

    ResponderEliminar
  16. Ah, perdón, del video sí opinaba ud. o leí mal o se expresó ud. mal.

    Entonces sí opino, pero poquito. No entiendo muchas cosas de ese video, y casi lo que menos me entra en mi dura mollera es el papel de las niñas en el espectáculo; no sé si lo que se pretende es que se reproduzcan en el futuro funciones sociales dedicadas exclusivamente a la mujer que algunos considerábamos "prueba superada". Sería una pena porque las mujeres ocupan más de la mitad de los asientos en las aulas universitarias, se lo digo porque trabajo en una universidad.

    Hay mujeres en las escuelas de magisterio y en las de enfermería, como pasaba antes, pero también son mayoría en algunas carreras técnicas. No sé, a mí, personalmente, me gustaría que la carretera siguiese por ese camino, sobre todo porque costó mucho llegar.

    Reitero los saludos

    ResponderEliminar
  17. No hombre, ahora ud.

    Vamos a ver, durante el dominio normando en Gran Bretaña la nobleza normanda fue el modelo de comportamiento de la clase alta sajona, se pusieron a aprender el francés y a tener como modelo de comportamiento las costumbres normandas, y de hecho el vocabulario gastronómico que se incorpora no viene como resultado de las guías Michelin, el pequeño detalle que ud. parece no saber es que este proceso se produce en la Edad Media. No me compare esto con la "nouvelle cuisine" que hasta ahí podíamos llegar.

    Lea ud. el siguiente artículo:
    http://www.lenguas.unc.edu.ar/aledar/hosted/xicongreso/ejes_tematicos/lenguas_extranjeras/trebucq.pdf

    fíjese ud. en la sección: "Cuarto Contacto del Inglés con el Latín. A través de los Franceses Normandos", y ya verá como aprende algo.

    ResponderEliminar
  18. Bueno, hasta aquí ha llegado la fiesta pedazo de mastuerzo. Hala, a chuparla.
    A partir de ahora todo los cometarios de este políglota o los que vayan dirigidos a él, serán borrados.

    Me largo a ver ganar a España.

    ResponderEliminar
  19. Leyó usted mal.

    Las mujeres no sólo ocupan más de la mitad de las plazas en la universidad, también obtienen mejores notas y suelen ser mucho más eficientes en su trabajo. El handicap (me permitirá utilizar este vocablo, puesto que aparece en la RAE) con el que tienen que contender las mujeres no es que se las vista de enfermeras en una fiesta infantil de fin de curso, sino el que se las nombre ministras de ministerios inútiles (como el de Igualdad), cuyas competencias sonrojan por su futilidad, o de ministerios poderosos (como el de Economía) no para dirigirlos con inteligencia y buen arbitrio, sino para ser simplemente un triste pelele manejado por incapaces como el señor Zapatero, a quien, y puesto que según su doctrina el concepto de nación es discutido y discutible, sin duda haría usted mayor bien dándole sus lecciones lingüísticas que las que pueda venir a impartir en este sencillo y humilde blog donde sólo estamos el común de los mortales.

    Eso sí, es gratificante que ninguno de los dos nos sintamos ofendidos y podamos intercambiar pareceres en esta bella lengua que es el español.

    Saludos, Sr. Jorge, que me vuelvo a mis tareas.

    ResponderEliminar
  20. S. Cid: Lee mi penúltimo comentario.

    ResponderEliminar
  21. Lo leí, pero tarde. Tú mira el correo...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.