jueves, 10 de junio de 2010

Una foto como señal de alarma




H
abrá quien quiera situar este artículo como un puro ejercicio de fácil demagogia contra unas chicas que por lo que se palpa en la “afoto“, se lo están pasando pipas, de “abuten tron“.

Bien pensado, dirán los más benévolos, todos hemos sido jóvenes, y nos hemos divertido cómo hemos querido, mejor dicho, nos han dejado. Yo no puedo dar ejemplo de nada a este respecto. He hecho de esta vida casi de todo bueno, malo y regular. Mi condición noble -lo siento si suena arrogante- de interpretar las relaciones personales no sirvió de nada para evitar caminar más veces de las deseables por el lado oscuro de la cara de la vida, acompañado y ayudado casi siempre en mi tontuna, por algún que otro tipo sin escrúpulos.
Decía Margaret Thatcher ante la invasión británica de las Isla Malvinas, que un país, una nación, de vez en cuando debe mandar señales que el resto del mundo capte sin interferencias, voz clara y pulso firme, o algo así.

Quizá, esté autorizado como naufrago de turbulencias (que cursi suena esto) que fuí, para decir que esta foto, la "afoto", es todo un síntoma, una señal de los tenebrosos vericuetos por los que discurren la juventud, el niñateo, en estos días.

¿Toda?. Casi. Sólo basta visitar un parque en cualquier ciudad española a partir de la caída de la tarde para corroborar que una mayoría de nuestra juventud está bordeando el precipicio hacia el abismo con mayor asiduidad de la debida, con una entrega suicida, que a veces, obra que no haya vuelta atrás.
He visto, oído y sentido la caída de muchos amigos en ese pozo provocado por la desidia de no tener ningún sustento moral al que agarrarse. Cuando el toro de la desesperanza suelta pitonazos al primero que se acerca sin un buen escudo, ya es tarde.

Las hijas menores de todo un presidente del gobierno se pueden permitir -con la anuencia de sus padres, claro- asistir a una juerga donde pongo la mano en el fuego, había algo más que calimocho de garrafón.
Siempre sucede así, no falla, el garrafón es una excusa para lo otro, el titiritar de sienes. Crean leyes para que después ni las hijas del legislador de esas normas, las cumplan, se las tomen a guasa gaditana, y las miren, con el mismo desprecio que un soberbio que se sabe intocable.


Está prohibido vender bebidas alcohólicas a menores.
Se me dirá que en dónde radica la importancia si después las mismas crías a la que tratan entre algodones y cabelleras de agua oxigenada se acercan a un vertedero abortista para desentrañar la criatura que llevan dentro y que le causa a la pobre chica, alguna que otra molestia.
El mismo estorbo, por otro lado, que producen unas tetas recién operadas, que diría la analfabeta y nazificada ministra de Igualdad (“..es un ser vivo, pero no humano” (¿recuerdan?)).
Esto es el colmo del cinismo, la cólera del veneno que se substancia en forma de sistema democrático.

No se ha visto mayor podredumbre moral e intelectual en ningún gobierno democrático.
Reconozco cada vez mayor sonrojo para identificar a esta tropa con algo a lo que llamar gobierno democrático.


La Historia juzgará con mano dura a todos estos izquierdistas ideologizados en el odio al más indefenso, el niño por llegar, al que vacían incluso en su derecho a la vida.
Hay una lucha encarnizada que se está dirimiendo entre el egoísmo y la responsabilidad, estos miserables, esta corrupta tropa, está legislando a favor de la egolatría. Esta ley - la del aborto-, sólo traerá miseria, podredumbre y desesperanza. Al tiempo.


Esta foto es fruto del concepto educativo (escuela, medios de masas, pedagogía progre, etc.) que el socialismo lleva vertebrando sobre varias generaciones de españoles.
La famosa y miserable Educación para la Ciudadanía, donde se adoctrina a los chicos en el relativismo más atroz (todo vale, nada importa, todo son derechos, ningún deber , ninguna responsabilidad, obsesión por la sexualidad… ¡!), es sólo el mascarón de proa de esta nave que discurre a la deriva.
Mientras, el capitán al mando del timón, es incapaz de educar a sus hijas con unos principios que le den fondo para la vida, que es dura, y puta.

Imposible pedir peras al olmo.
La persona que no es capaz de mantener un cierto orden en su casa, no está capacitada para regentar ni siquiera una tienda de ultramarinos en su barrio, menos, lógicamente, un gobierno, aunque éste sea el GobiernodeEspaña”.

8 comentarios:

  1. Bate. El video de la creación me ha llegado por via email .N o sé el enlace pero puedo enviartelo por correo. Mi correo está en mi perfil.
    Si encuentro el enlace antes, te lo mando.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Lo encontré: http://www.youtube.com/watch?v=_bl-MynjnCU

    ResponderEliminar
  3. Tengo entendido que esta foto es del día del Orgullo Homosexual del 2009 o 2008. Sus padres estarán muy honrados.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Neo

    Sr.IA; Si, es de ese día.
    Sabes que los escoltas de estas pavas tienen que vestir de góticos para no ir dando el cante por los lugares que las nenas salen? Je jeje...
    No es coña.

    S.Cid; ¿Y mi artículo qué, S.Cid? ¿Nada que decir?, ¡pero bueno..., dónde vamos a llegar!
    ;-)))

    ResponderEliminar
  5. Tu artículo bien, como siempre: cargado de razón de la primera línea a la última. Qué te voy a decir de ello yo, que estoy rodeada de adolescentes cada día de la semana...

    Eso sí, no tengo el placer de conocer a ZP, pero papás como él..., a montones.

    ResponderEliminar
  6. Y quién te dice que el chavalote ése de los tirantes, no es en realidad un escolta ?

    ResponderEliminar
  7. Guido; tal vez sea un escolta, pero eso no quita para llamrale señorita...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.