martes, 1 de junio de 2010

Socialismo del siglo XXI

Cada vez más; me dejo llevar por mi pituitaria.
Encuentro tan entupidamente suicida la doctrina socialista, que me llega a resultar sospechosa tanta carga romántica que se gastan estos joputas intervencionistas. Son tan niños chicos, que dan miedo. Son gente que no han madurado básicamente debido a que no han pegado un palo al agua. La flojedad, que diría G. Ruano.
Dejé esta mafia el día que comencé a levantarme por cojones a las 6 de la mañana.
El mayor enemigo del socialismo es la necesidad. Mientras mamonean la pasta que hay en la caja, estos malditos parásitos, caerán simpáticos; pero no debemos perder de vistas que el 90% del partido son tela de flojos, lo peor del país, el óxido que no deja respirar las cuevas. Son unos holgazanes. Se merecen un par de azotes, estos mamarrachos.
Cada vez os odio más.

Me he quedado muy a gusto escribiendo esto.

4 comentarios:

  1. El problema no es el partido..., sino los votantes. Puedo entender la sinvergonzonería de los dirigentes (sinvergüenzas los hay en todas partes y épocas), lo que ya no entiendo es al personal que les vota... a pesar de que les hacen más pobres y más desgraciados.

    ResponderEliminar
  2. La gente necesita poner una bota en sus vidas, S.Cid.

    *Mañana me las piro, lo necesito.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. "Te coges un analfabeto integral, le das a leer un manual de auto-ayuda y te sale hablando clavadito, clavadito a ZP."
    Hay que desahogarse, es lo único que nos queda.

    Espero que recargues las pilas. Aquí en Sevilla no podemos porque se nos han derretido.

    ResponderEliminar
  4. El mayor enemigo del socialismo es la cultura y el espíritu crítico, ambas dos, graves carencias del votante socialista.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.