martes, 8 de junio de 2010

Israel-Gaza: alto a la desinformación

El País

TRIBUNA: BERNARD-HENRI LÉVY
Israel-Gaza: alto a la desinformación

Nadie muere de hambre en Gaza, Israel solo bloquea la entrada de armas. Pero unos tontos útiles se embarcaron en una epopeya miserable, cayendo en la trampa de los fanáticos del apocalipsis antijudío

Evidentemente, no he cambiado de posición. Como dije ese mismo día en Tel Aviv, durante un acalorado debate con un ministro de Netanyahu, la forma en que se desarrolló el asalto, frente a las costas de Gaza, del Mavi Mármara y su flotilla me sigue pareciendo "estúpida".

Y si me hubiera quedado la más mínima duda de ello, el abordaje, este sábado por la mañana y sin violencia alguna, del séptimo navío habría terminado de convencerme de que había otras formas de actuar para evitar que se cerrase así, es decir, con un baño de sangre, la trampa táctica y mediática que le tendieron a Israel los provocadores de Free Gaza.

Una vez dicho esto, tampoco se puede aceptar, no obstante, el raudal de hipocresía, mala fe y, por si fuera poco, desinformación que parecía no esperar sino este pretexto para, como siempre que el Estado judío da un traspié, inundar los medios de comunicación del mundo entero.

Desinformación: la fórmula, machacada ad náuseam, del bloqueo impuesto "por Israel", cuando la más elemental honestidad exigiría que se precisara: "por Israel y por Egipto", conjuntamente, por ambas partes, por los dos países idénticamente fronterizos con Gaza. Y esto con el beneplácito apenas disimulado de todos los regímenes árabes moderados, encantados de ver a otro contener, en interés y para satisfacción de todos, la influencia de ese brazo armado, de esa avanzadilla y, un día, tal vez, de ese portaaviones de Irán en la región.

Desinformación: la idea misma de un bloqueo "total y despiadado" (Laurent Joffrin, en su editorial del diario francés Libération del 5 de junio) que convierte "en rehén" (ex primer ministro Dominique de Villepin, en Le Monde del mismo día) a la "humanidad en peligro" de Gaza. El bloqueo, no nos cansaremos de recordarlo, solo atañe a las armas y a los materiales que sirven para fabricarlas, y no impide que pasen desde Israel entre 100 y 120 camiones diarios cargados de víveres, medicamentos y material humanitario de toda clase. La humanidad no está "en peligro" en Gaza. Decir que en las calles de la ciudad de Gaza se "muere de hambre" es mentir. Podemos discutir si el bloqueo militar es o no la mejor opción para debilitar y, un día, derribar al Gobierno fascislamista de Ismail Haniyah, pero lo que es indiscutible es el hecho de que los israelíes que sirven, día y noche, en los puestos de control entre ambos territorios son los primeros en hacer la elemental pero esencial distinción entre el régimen (que hay que intentar aislar) y la población (a la que se cuidan mucho de confundir con ese régimen y, aún más, de penalizar, pues, lo repito, la ayuda nunca ha dejado de llegar).

Desinformación: el silenciamiento prácticamente total, en el mundo entero, de la increíble actitud de Hamás, que, ahora que el cargamento de la flotilla ha cumplido su función simbólica; ahora que ha servido para incitar al Estado judío al error y para reactivar con más fuerza que nunca la mecánica de su demonización (Libération, de nuevo, publicaba un terrible titular: Israel, Estado pirata, que, si las palabras aún significan algo, solo puede entenderse como una deslegitimación del Estado hebreo); ahora que, en otras palabras, son los israelíes quienes, una vez llevada a cabo la inspección, deciden encaminar la ayuda hacia sus supuestos destinatarios, se silencia, decía, la actitud de un Hamás que bloquea la mencionada ayuda en el paso fronterizo de Kerem Shalom y deja que se pudra tranquilamente: ¡al diablo las mercancías que pasaron por las manos de los aduaneros judíos!, ¡a la basura los "juguetes" que han hecho llorar a tantos y tan caritativos europeos, pero que se han vuelto impuros tras las horas demasiado largas pasadas en el puerto israelí de Ashdod! Para el gang de islamistas que, hace tres años, tomó el poder por la fuerza en la franja, los niños de Gaza nunca han sido otra cosa que escudos humanos, carne de cañón o reclamos mediáticos; sus juegos o deseos son la última cosa que les preocupa, pero ¿quién lo dice?, ¿quién se indigna por ello?, ¿quién se arriesga a explicar que si hay alguien en Gaza que toma rehenes, si alguien se aprovecha fríamente y sin escrúpulos del sufrimiento de la gente, y de los niños en particular, en resumen, si hay un pirata allí, no es Israel sino Hamás?

Más desinformación: irrisoria, pero teniendo en cuenta el contexto estratégico, desinformación al fin y al cabo: el discurso en Konya, en el centro de Turquía, de un primer ministro que encarcela a cualquiera que ose evocar públicamente el genocidio armenio y tiene la desfachatez de denunciar el "terrorismo de Estado" israelí ante miles de manifestantes exaltados que vociferan eslóganes antisemitas.

Y aún más desinformación: los lamentos de los tontos útiles que cayeron, antes que Israel, en la trampa de esos extraños "activistas humanitarios" que son, la IHH turca (Humanitarian Relief Foundation en sus siglas en inglés, Insani Yardim Vakfi en sus siglas en turco), por ejemplo, adeptos a la yihad, fanáticos del apocalipsis antiisraelí y antijudío, hombres y mujeres que, en algunos casos, pocos días antes del asalto afirmaban que querían "morir como mártires" (The Guardian del 3 de junio, Al Aqsa TV del 30 de mayo). ¿Cómo un escritor del temple del sueco Henning Mankell ha podido dejarse engañar así? ¿Cómo, cuando dice estar considerando la posibilidad de prohibir la traducción de sus libros al hebreo, puede olvidar la sacrosanta distinción entre un Gobierno culpable o estúpido y toda esa multitud que no se identifica en absoluto con este? ¿Cómo ha podido asociar a uno y otro en el mismo insensato proyecto de boicot? ¿Cómo una cadena de salas de cine (Utopia) puede, en Francia de nuevo y exactamente de la misma forma, desprogramar el estreno de una película (A cinco horas de París) solamente porque su autor (Leonid Prudovsky) es ciudadano israelí?

Desinformadores, finalmente, los batallones de tartufos que lamentan que Israel eluda las exigencias de una investigación internacional cuando la verdad es, de nuevo, mucho más simple y más lógica: lo que Israel rechaza es la investigación solicitada por un Consejo de Derechos Humanos de la ONU en el que campan a sus anchas esos grandes demócratas que son los cubanos, los paquistaníes y otros iraníes; lo que Israel no quiere es una dinámica como la que desembocó en el famoso informe Goldstone, encargado tras la guerra de Gaza por la misma simpática Comisión y con ocasión del cual pudimos ver a cinco jueces, de los que cuatro nunca han ocultado su antisionismo militante, reunir en unos días 575 páginas de entrevistas de combatientes y civiles palestinos llevadas a cabo (¡herejía absoluta y sin precedentes en este tipo de trabajo!) bajo la atenta mirada de los comisarios políticos de Hamás. Lo que Israel ha hecho ha sido advertir (¿cómo reprochárselo?) que no se prestará al simulacro de justicia internacional que representaría una investigación chapucera, con unas conclusiones conocidas de antemano y que solo apuntaría, como de costumbre, a sentar, de forma perfectamente unilateral, a la única democracia de la región en el banco de los acusados.

Un último apunte. Para un hombre como yo, para alguien que se honra de haber contribuido a inventar, junto con otros, el principio de este tipo de acciones simbólicas (Un barco para Vietnam; Marcha por la supervivencia de Camboya en 1979; boicots antitotalitarios varios; o, más recientemente, violación deliberada de la frontera sudanesa para romper el bloqueo al abrigo del cual se perpetraban las masacres en masa de Darfur), para un militante, en otros términos, de la injerencia humanitaria y del ruido que conlleva, hay en esta epopeya miserable una especie de caricatura, una mueca lúgubre del destino. Razón de más para no ceder. Razón de más para rechazar esta confusión de géneros, esta inversión de signos y valores. Razón de más para resistirse a esta tergiversación que pone al servicio de los bárbaros el espíritu mismo de una política que fue concebida para combatirlos. Miseria de la dialéctica antitotalitaria y de sus virajes miméticos. Confusión de una época en la que se combate a las democracias como si se tratara de dictaduras o Estados fascistas. Israel está en el centro de este torbellino de odio y locura, pero al mismo tiempo, no lo olvidemos, algunas de las conquistas más preciadas, en la izquierda sobre todo, del movimiento de las ideas de los últimos 30 años se ven así en peligro. A buen entendedor...

Bernard-Henri Lévy es filósofo francés. Traducción de José Luis Sánchez-Silva.

23 comentarios:

  1. La cuestión es el odio al judío y todo lo demás es tontería. Hoy oí en las noticias de la tele a un representante de no sé qué asociación homosexual intentado justificar el hecho de que hayan prohibido desfilar el día del orgullo gay a la carroza de homosexuales judíos. Decía el tipo que era porque no podían "asegurar la seguridad" (palabras textuales) de sus componentes. Esto podría ser entendible... hasta cierto punto, porque si los homosexuales israelíes están en peligro, que la policía los proteja. Pero es que el tío luego añadió que al desfile iban a acudir "árabes" (esa fue la palabra que utilizó) que podrían sentirse ofendidos (la negrita es mía, obviamente) por su presencia. Ahí está el quid de la cuestión. De prohibir la carrocita gay se pasará a devolver a los judíos a los guetos, no vaya a ser que alguien se sienta insultado por su presencia.

    ResponderEliminar
  2. Qué tontería más grande dice el filósofo!
    Que vaya él a combatir con buenas maneras y un cocktail de bienvenida!
    Los soldados cumplieron su misión: interceptar los barcos y defender sus vidas y las de sus compañeros.

    ResponderEliminar
  3. En prensa y televisión se leen y escuchan mentiras antijudías a diario. Incluso ahora se descubrió que Reuters manipuló fotos del asalto al Mavi Marmara (y esto no es la primera vez que lo hace). Pero da lo mismo; da igual que las informaciones vayan dejando claro la naturaleza filoterrorista de la flotilla y justifiquen la actuación de los comandos, porque la gente no quiere salir de sus cuadriculadas y maniqueas visiones del conflicto: los árabes son muy buenos, y los judíos muy malos.
    No hay nada que hacer. El mundo ya está colonizado por los catetos y los perversos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Pregúntales a ellos mismos, no a los palestinos:
    http://www.breakingthesilence.org.il/index_e.asp

    ResponderEliminar
  5. Me parece difícil aceptar un planteamiento maniqueo en este conflicto tan complejo. Sin pretender defende a los palestinos, Israel no sólo actúa defensivamente, tiene una notable tradición de devastación de estructuras (agua y energía, comunicaciones, vivienda) para mantener a los palestinos bajo mínimos (por ej. la campaña de 2008, para mayor mortificación, con un componente electoralista innegable). Así, piensan, se debilita la capacidad táctica de la guerrilla, cuando es al revés, a mayor miseria, más dependencia de Hamas y más terroristas. Lo mismo pasa en el frente político, el Tsahal ha desactivado no una ni dos ni tres ni cuatro veces mesas de paz y cosas así...

    El asalto a los barcos turcos, fue una chapuza militar, más aún cuando eran barcos sin capacidad táctica. Había mil modos de evitar abordajes y dejarlos sin gobierno y al puerto. Esta chapuza merece una comisión internacional (eso sí, ecuánime) puesto que es un acto de guerra en aguas internacionales y pide responsabilidades militares. Conste que no hablo de crímenes de guerra, sino de chapuza y negligencia.

    Todo este conflicto sólo se arreglará desde el derecho internacional (cuando este exista).

    Hablais de Israel como único foco de democracia en la zona, olvidándoos del Libano, país que por sus solos medios ha conseguido liberarse del yugo de Siria y de Irán (bueno, todo llegará). A mi modo de ver, Líbano, con sus mil limitaciones, es un país más tolerante y justo que Israel.

    ResponderEliminar
  6. Sr. IA:
    No se si ud. es un chistoso o un ignorante, porque su comentario no despeja ninguna de las dos hipótesis.
    Hablar de tolerancia y justicia en el Líbano, donde un grupo terrorista como Hezbollah tiene amplia representación parlamentaria o el asesinato de Rafik Hariri quedó en la absoluta impunidad es, como poco, un acto de cinismo. Y algo bastante peor, obviar las condiciones de vida que soportan las mujeres y homosexuales en los territorios controlados por los chiíes.

    Así que no nos venga dando lecciones de nada, porque los que aquí participamos, seguramente estamos más que usted (es lo que pasa cuando no se es torpe paralos idiomas y se puede leer prensa extranjera) y, en algunos casos, tenemos conocimiento físico de la zona.

    PD: También se le olvidó precisar las casusas por las que se iniciaron las últimas campañas israelíes contra Gaza y el Líbano, o sea, contra Hamás y Hezbollah, pero no se moleste. Guárdese su sabiduría para la próxima reunión sindical.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por su amables consejos, Sr. Finzi.

    ResponderEliminar
  8. Sr. IA, está usted -por lo que presiento y conozco-, más cerca de mi amigo Guido, que del Líbano. Vayamos al grano, que diría un dermatólogo (siempre recurro a la misma chorrada, sorry).
    Estoy con Israel, he estado con Israel, y estaré siempre que mis cojones no se achanten, con los judíos. Es lo que hay.
    Son mis cartas.
    No voy a entrar (tengo un par de costilla rotas de un accidente en el coche, sí, no he podido hacer el Camino de Santiago);-), en detalles.
    Es lo que hay, ya le digo.
    Amo la libertad, para mi, y para los míos. Meto aquí a los suyos, por españoles, y por ser usted, mi amigo. Hay que meter en este conjunto -que alegría-, a mi niña de 15 meses en la tribu.
    No me da la gana entrar en un debate maniqueo de Israel sí, o Israel no.
    En esta casa se está con Israel.
    Ayer, a un cura que tiene un bló, al que admiro, al cura y a su bló,,,,, que me hace sentir el catolicismo como una cuestión de vida, de dignidad, intelectualmente sugerente; lo mandé a La Meca.
    Si los moros se hacen con Jerusalén, los cristianos perdemos los Santos lugares.

    Este hombre de Dios no ha barajado esta hipótesis, o sí, que diría el tonto de Mariano.
    Sólo por eso, debes entender, IA, que esté con los hijos de Abrahán.
    El cura, si es un buen católico, me perdonará.
    Él sabe, o debe saber, que me mueve la verdad, y a él, en este tema, le mueve los prejuicios. (Mensaje enviado. Punto, y a parte)
    Este bló, el mío, está dedicado a destruir barreras. Quién no conozca de qué va el mundo, que pregunte.

    Jorge; estás invitado a la cena del Señor (tú me entiendes). Admiro tu constancia, pero, no te veo criando a tus hijos bajo el yugo de Mohamed. Háztelo mirar.

    Guido; no te puedes imaginar lo que duele tener un par de costilla rota.
    Eres judío, nunca pidas perdón por eso, es más, con tu inteligencia y mi ayuda ;-), pondremos las cosas en su sitio.

    Amigos, honráis este bló con vuestra presencia.

    Me vuelvo a la cama.

    PD: S.Cid, te tengo que contar una cosa.
    PD2: aspirante, es un lujo contar con tu visión.

    ResponderEliminar
  9. Puede estar seguro que sí, que estoy mucho más cerca de cualquier contertulio de su blog que, no ya de un militante de Hamas, sino del mismísimo Moratinos. Iba a replicar, pero por el bien de su costillar, le prescribo reposo (y hielo para la inflamación). Ya nos contará el desgraciado suceso.

    ResponderEliminar
  10. No entro al tema hoy, que estoy en plena ebullición creativa; pero, Bate, cuando le digas a Guido "con tu ingeligencia y mi ayuda" no te olvides de incluir la mía.

    ¿Y eso de las costillas? ¿Estás bien?

    PD: me has picado la curiosidad.¿Qué tienes que contarme? Cuenta, cuenta...

    ResponderEliminar
  11. Espero que para bien... ¿No sería una pesadilla...., no? ;-) jejejeje

    ResponderEliminar
  12. No es constancia, pasaba por aquí, pasaba por aquí, ningún teléfono cerca y no lo pude resistir.

    P.D. ¿y ese que sabe idiomas no miró la página en inglés que coloqué en el comentario? igual es que lo que mejor sabe es francés

    ResponderEliminar
  13. ¿No puedes resistir el qué, majadero integral?
    ¿No puede resistir que me enfade y te diga lo que no quieres escuchar?
    ¿Perteneces a esa clase de imbéciles que va por ahí dando por culo porque en su puta casa le han calado y ya no sabe donde ir?.
    Anda, lárgate de este bló, julai, que nadie te ha llamado, papafrita.

    ResponderEliminar
  14. Bate:

    Espero, y deseo, que te recuperes pronto de tu costillar. ¿Fue con el Swift?

    Qué poco caballeroso has sido con nuestra amiga S.Cid ¡ Míra que tener que reclamarte que la incluyeras en el bando de los inteligentes, porque no salió de ti espontáneamente...Por cierto ¿lo soñé o, la semana pasada nos prometió que iba a editar una foto suya?.

    Un saludo

    PD: No te conté que uno de mis dos mejores amigos es nieto de cristiana libanesa ?.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, la educación del amigo es espectacular, como todo el mundo puede apreciar, su sentido de la ironía nulo, como todo el mundo puede apreciar, y su mal humor es proverbial, como todo el mundo puede observar. Pero lo único que supera todo lo anterior es tu intolerancia, supongo que en parte te sale y en parte la mamaste, no soportas que nadie te lleve la contraria ni soportas a los que ponen tus opiniones en cuestión.

    ¿Quién está más cerca del Muhammad que mencionaste, tú o yo? Me temo que a ti, incluso el ayatollah Jomeini te parecería un moderado

    ResponderEliminar
  16. Guido: Y cumplieré la promesa... A ver si la escaneo este finde (que aunque no lo creáis, no tengo ninguna en el ordenador).

    Y, sí, a pesar de mi recurrente humildad... [bien sabéis de ella ;-)], esta vez no se me caen los anillos al presumir de que en este asunto estoy en el bando de los inteligentes. ;-)

    Saludos, amigos.

    ResponderEliminar
  17. Guido: Sí, ha sido con el swift.
    No ha sido tan grave, sólo me encuentro algo jodido.
    No sabía lo de tus amigos libaneses.
    Tampoco sabe mucha gente, que yo tuve una media novia palestina con pasaporte israelí.
    Y que no se lo quiten.
    Repitámoslo hasta la náusea; Israel es la única democracia por esa parte del planeta. Lo demás, el escupitajo anti-judío, es publicidad de cuatro perdidos que no saben donde tienen la cabeza, ni el corazón.
    Tal vez lo único que tengan seguro es su cartera, así, se entiende, que hay que vender periódicos como sea.

    Dejé de comprar El Mundo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. S.Cid: El sueño parte de verme otra vez en la escuela, ¿y sabes quien era mi profe...?
    Jajaja, sí, sí, eras tú.

    PD: No hace falta un escaner para subir una foto al PC. Tienes el móvil. Te haces una foto, y la subes ;-).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Ya..., el problema con el móvil (si es que al final me hacéis confesarlo todo) es que no sé por qué -va a ser que porque soy medio lela-, pero cada vez que paso una foto del móvil al ordenador me tiro 2 horas (no es una exageración) para conseguirlo, porque no suelo encontrar las carpetas donde están las fotos. Obviamente, hay una que se llama "Imágenes", pero ahí luego no hay fotos. Así que déjame mi manera, que voy sobre seguro: escaner y, en un pispas, la foto en el ordenador.

    PD: por cierto que más fácil sería pasarla desde el móvil, que ahí sí tengo la foto que quiero subir (me la metieron en mi móvil por "blu-tú", pero me desespera estar dando vueltas a las carpetas (acabo pillándome cada mosqueo...). Este finde la escaneo... y la subo... un día de estos ;-) (pero sólo un ratín, que el anonimato es el anonimato) jejeje

    ResponderEliminar
  20. ¿Blu-tú..?? Jajajajajaja, que bueno.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.