lunes, 21 de junio de 2010

Han profanado la imagen de Nuestro Señor del Gran Poder

Un perturbado le arrancó anoche un brazo a la imagen del Gran Poder


H
an profanado la imagen de Nuestro Señor del Gran Poder.
Han dado un verdadero y certero golpe de odio en el corazón del alma de la ciudad.
La de los creyentes y los que no creen, la que reza y la que dejó de hacerlo, pero que aún negando la existencia misma del Dios hecho madera, guardan en el baúl de la memoria mas íntima, las visitas que realizaban al templo acompañando a sus abuelos, y la memoria, a veces, algunas veces, da pellizco que la cabeza no entiende. Un respeto.


Quienes hemos llorado delante del Dios que tallara Juan de Mesa con las gubias celestiales que le prestaron los Ángeles y seguimos llorando -aún tengo un clavo en la garganta que no me deja tragar saliva-, sabemos, que no sólo ha sido el acto criminal de un perturbado, que hay más detrás. Que se esconde mucho odio fraguado en el horno del infierno, y que bajo la fachada de un pobre loco (Dios te perdonará, no lo dudes), querrán vendernos como una salmodia interminable que no ha sido para tanto, que es sólo el ataque de un enloquecido, que iba drogado.. (si esta profanación llega a suceder en Luxemburgo o Suecia, me callo, pero resulta que ha pasado en Sevilla, en España, y ya nos conocemos todos. Todavía permanecen ensombrecidas algunas fachadas de algún templo sevillano con esta leyenda: "La luz de la Iglesia que más ilumina es la que sale ardiendo".)

No dudo de la perturbación mental de este pobre desgraciado, pero no me cabe la menor duda que este hombre sospecha el caldo de odio y rencor que se está creando contra todo lo que huela a Iglesia. Por desgracia, esto no es nuevo.Uno de los lastres más dolorosos que tendremos que sanar en el futuro que nos deja el perturbado de la Moncloa, aparte del económico, el odio creado a raíz de la memoria Histérica, la ingeniería social y pedagógica para controlar a los más débiles, etc.. es el odio que ha generado con con sus políticas contra la Iglesia. Se vuelven insoportable los ataques contra la Iglesia. Una jauría de desafectos a sus raíces cristianas -cualquiera se poner a profundizar en sus causas-, esputan sin el menor pudor una series de embestidas por el motivo que sea, y eso es lo que hay, y lo que queda.

Parece que fue una premonición. Rara vez se ha dado el caso de una imagen que recibe un ataque de las características como el que ha sido víctima el Señor del Gran Poder. Pero
Antonio Rodríguez Buzón llevó esa hipótesis a su extraordinario pregón de la Semana Santa de 1956. De hecho, el final de su exaltación hacía alusión a un hecho como el que tuvo lugar ayer:

Si alguien te alza la mano
o te ofende, Gran Poder,

te juro Dios Soberano
que ése no pudo nacer
bajo el cielo sevillano.

23 comentarios:

  1. Los perturbados se dan cabezazos contra una esquina.
    Estos son otra cosa.

    ResponderEliminar
  2. Gracias aspirante, con tan solo cuatro palabras, has dejado claro el asunto.

    ResponderEliminar
  3. " Señor, perdónales porque no saben lo que hacen "

    ResponderEliminar
  4. Exactamente Patricia. Dios lo perdonará. Pero ahora es la hora de los Tribunales en la tierra, y si el tío está tocado del ala, que lo encierren en un frenopático (creo que ya no quedan, pero a este paso…).

    ResponderEliminar
  5. Dejalo, no sirve de nada la ira. El tiempo y Dios ponen a cada cosa en su sitio. Saludos, bate bate rebate ;-)

    ResponderEliminar
  6. Ramón Gómez Purgador21 de junio de 2010, 13:10

    Homicidas del mundo uníos y acabemos de una vez por todas con los iconoclastas.

    ResponderEliminar
  7. Hay que ser malnacido ¡. Deben ser primos de los que pintan las paredes de los edificios y rompen árboles en los parques...

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Patricia: ...del verbo rebatir. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Ramón Gómez purgatorio ¿le gustaría que le adoptase en esta casa como mi Troll particular?.
    Un troll iconoclasta con el sentido de humor que usted denota, y la gracia que le sale por los poros., es un lujo al alcance de pocos blogs. Diga que sí, mister.

    PD:Anda, lárgate a mamarla degenerado.

    ResponderEliminar
  10. Espero que haya sido un per-turbado y no un per-turbante, en cualquier caso, esto lleva mal camino. Se empieza así y luego viene...

    ResponderEliminar
  11. Lo malo sería, Caraguevo, un perturbado con turbante. Y ese no ha sido el caso.
    Llegará, todo es posible en esta España que como bien dijera el hermano de Juan Guerra, "no la va a conocer ni la madre que la parió".

    Maldita sean!!

    ResponderEliminar
  12. REcuerdo que hace sus más de treinta años, en clase de Religión en el Instituto, ante un caso parecido que ahora no recuerdo, el profesor (sacerdote) nos planteó si los titulares habituales de la prensa eran o no correctos, por el uso que hacían de la palabra 'sacrilegio'.
    Mi respuesta distinguía entre los daños que padeció la imagen, y la intencionalidad de quien los hizo. Evidentemente, el objetivo del daño no es la imagen sino lo que ella representa para un colectivo bien identificado: en este caso, los devotos de Nuestro Señor del Gran Poder, y por extensión los católicos (matizo pues al fin y al cabo estamos hablando de España y Sevilla).
    Eso sí, no recuerdo a qué conclusiones se llegó en clase, pero sigo opinando lo mismo: la intención es lo que cuenta, y ya no sólo de quien lo hizo (perturbado o no, tendría sus motivos), sino de los que quieran quitarle importancia al hecho (mostrando así sus intenciones y simpatías).

    ResponderEliminar
  13. Posodo: Pontificar con esa ligereza como hacen sobre la inocente naturaleza de un perturbado, no atenúa, que éste odie con todas sus fuerzas a la Iglesia (Católica. A ningún perturbado le da nunca por atacar una mezquita. Curioso)).

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. http://elrejunteil.wordpress.com/2009/12/15/ataque-a-mezquita/

    ResponderEliminar
  15. Supongo que lo inflarían a hostias, no, estimado Jorge?

    ResponderEliminar
  16. soy fede y aqui se toma de muchas maneras ya sabes como somos y la ultima es si no podemos con lopera q es lo q mas le duele ,para q veas como somos, luego hay de todo un poco un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Fede: ¿Loperaaa?. De verdad que no sé que decirte. A mi me ha hecho mucho daño que una gran parte de los comentarios que he leido en diarios sevillanos, se tomen a pitorreo este tema, y con mula leche.
    De perturbado nada de nada.
    Acabo de leer que sus compañeros de trabajo (el tipo es funcionario de prisiones en Huelva), lo tienen por una persona muy normal.
    ¿Perturbado a tiempo completo, o sólo cuando le da el siroco? ¿Empezamos a tomar a todos los vándalos como perturbados?

    Un abrazo. ¿Cómo andáis de calor?

    ResponderEliminar
  18. Aún no doy crédito,Jose.
    Y como digo en mi blog,a todos lso locos les da por lo mismo;hacer el mal, por asesinar, por causar daño al prójimo.
    Lo que es cierto,es que se está creando un caldo de cultivo propicio para ello, alentando de manera vil, peligrosa e incendaria el odio hacia la Iglesia y los católicos.

    ResponderEliminar
  19. Yo no daba crédito, eso era antes. Ahora empieza a recogerse las manzanas podridas que han caido del árbol de la cizaña.

    ResponderEliminar
  20. Querido Bate, un beso muy grande porque conozco tu corazón e imagino tu dolor. Yo tampoco me trago el cuento de que sea un perturbado, creo que detrás hay mucho más, por supuesto todo el rencor y el odio anticatólico que se viene sembrando. Que pena Dios mío.

    También sufrí mucho cuando le arrancaron los dos brazos al Cristo de los Abismos en Italia, a donde se llegaba buceando para rezarle.

    Pobre Jesús, 20 siglos han pasado y siguen torturándote, la Pasión no ha terminado. Yo lo veo como un grito de auxilio que nos pide el Señor para que le ayudemos y le consolemos.

    Un abrazo cariño y gracias, por esto y por todo, siempre.

    CHRISTUS VINCIT

    ResponderEliminar
  21. PAra mi no es más que un cacho de madera con forma.
    Pero hay que respetar las creencias de la gente.

    ResponderEliminar
  22. Gran ejercicio de documentación. Y también de sentimiento. Yo creo que no hay que despreciar ninguna creencia, pero tampoco imponerla. El respeto ha de ser la clave. Y no sé si hablar de persecución contra los cristianos o eso es exagerado, pero lo cierto es que cada vez está peor visto creer en Dios. O al menos en "nuestro" Dios.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.