jueves, 24 de junio de 2010

Comienzo a leer "Subida del Monte Carmelo" de San Juan de la Cruz

La noche oscura


En una noche oscura,
con ansias en amores inflamada,
(¡oh dichosa ventura!)
salí sin ser notada,
estando ya mi casa sosegada.

A oscuras y segura,
por la secreta escala disfrazada,
(¡oh dichosa ventura!)
a oscuras y en celada,
estando ya mi casa sosegada.

En la noche dichosa,
en secreto, que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
sin otra luz ni guía
sino la que en el corazón ardía.

Aquésta me guïaba
más cierta que la luz del mediodía,
adonde me esperaba
quien yo bien me sabía,
en parte donde nadie parecía.

¡Oh noche que me guiaste!,
¡oh noche amable más que el alborada!,
¡oh noche que juntaste
amado con amada,
amada en el amado transformada!

En mi pecho florido,
que entero para él solo se guardaba,
allí quedó dormido,
y yo le regalaba,
y el ventalle de cedros aire daba.

El aire de la almena,
cuando yo sus cabellos esparcía,
con su mano serena
en mi cuello hería,
y todos mis sentidos suspendía.

Quedéme y olvidéme,
el rostro recliné sobre el amado,
cesó todo, y dejéme,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado.



2 comentarios:

  1. Espero que le resulte plena y enriquecedora la lectura. San Juan tiene mucha poesía que es ambivalente; tanto para el creyente como para el humanista agnóstico. Como diría Enrique: no sólo es “una experiencia religiosa” aunque el misticismo de Juan de la Cruz esté atravesado por completo de santidad.
    http://vericuetos-del-animo.blogspot.com/2009/12/san-juan-de-la-cruz-la-noche-oscura-del.html

    Espero que no dejes pasar la oportunidad de ver al amigo Eef y sus CLEM SNIDE. Estas cosas y más en Sevilla no se suelen repetir. Este verano, además del calor previsible, se han dado las circunstancias para que podamos disfrutar de una buena colección de conciertos. no sé si has visto la agenda que tenemos en vericuetos pone los dientes largos.
    Un abrazo y feliz reencuentro con la familia.

    ResponderEliminar
  2. Un respeto al chiquillo de Julio Iglesias, que ese sí que sabe.
    La prosa de S.Juán de la Cruz a los creyentes nos exalta y nos funde aún más con la Cruz, a los humanistas agnósticos, le debe crear un estado de gracia que le acreciente las ganas de conocer la fuente de agua clara donde el poeta religiosos bebe.

    Hasta el último día no sabré si podré ir al concierto, la pasta, nada más.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.