lunes, 10 de mayo de 2010

Siempre llegan tarde los cobardes.....................

"Memoria, dignidad y justicia son ya tres apellidos que acompañan a las víctimas del terrorismo de ETA. Estas víctimas han pasado de estar olvidadas, o patrimonializadas por la ultraderecha, en los años de la transición y comienzos de la democracia, a gozar en la actualidad de un reconocimiento legal, institucional y social en unos niveles que resultan modélicos para otros países." (José María Calleja--- El País))

Hace poco, no mucho, me dijo un tipo que él no consideraba la bandera española suya porque la derecha la había patrimoniciado (o como se escriba), y que como él, no era de derechas, esa, la roja, la que estará todo el puto día enseñoreándose en las emisoras progresistas cuando llegue el Mundial de Furbo, no era su bandera.

Dije que eso se acabaría el día que el PSOE sacara a relucir en alguno de sus mítines una bandera constitucional. Tan sencillo como eso. Algo así hizo el PCE en la transición, y todos tan contentos.

Hoy me encuentro con un periodista que dice que las víctimas de la ETA estuvieron en manos de la ultraderecha, que la hicieron suya, de su propiedad. Agradezco a este periodista tan noble lección de historia, de memoria histórica.
La verdad es otra.
La gente de bien - si, que pasa- siempre hemos pensado que cualquier muerto ejecutado por la barbarie etarra se merecía un respeto, una señal de duelo, antes de la transición, y por supuesto, después.
Fuera ese muerto caído en la transición o en la democracia zapaterista.
Me parece genial que todo el país haga alrededor de las víctimas del terrorismo etarra una piña, pero no siempre ha sido así. Y eso lo sabe mejor que nadie José Maria Calleja,... el de los cuentos....

Llegará un día que el PSOE se sienta en la necesidad de abanderar y hacer suya nuestra bandera constitucional, y todos, o casi todos, sentiremos que las cosas empiezan a colocarse, encuadrarse, en su sitio.
Pero que no salga ningún sin vergüenza diciendo que los que tuvimos por bandera la enseña rojigualda, con la que nos criamos, éramos unos ultraderechistas.
Más bien; ellos fueron unos cobardes por llegar tarde a lo que pedía el sentido común, la decencia, y el patriotismo.

A mí no me engañais más,....,cuantos fantasmas ¡Maldito país!!!!!!!




7 comentarios:

  1. La izquierda más cavernosa y atávica ha decidido- ya que carecen de presente y mucho más aún de futuro-,que no hay otra opción que volver la vista atrás, aferrarse al pasado y revolcarse entre las fosas,contabilizar muertos y erigirse en custodios de las "esencias" de la II República a través de la Ley de Memoria Histórica/histérica.

    Dado que hay que obviar checas,matarifes y genocidas que ahora ejercen de tertulianos en la SER y pontifican sobre los "valores de la democracia", no hay mejor ajuste que separar -mediante la consabida etiqueta- entre "franquistas" y "auténticos demócratas" con la aureola y el pedigrí que dotan los voceros,mamporreros y plumíferos paniaguados de los medios de comunicación afines al zapatereismo rampante.

    ResponderEliminar
  2. Qué raro que Calleja ahora le lleve a la contraria a Mao, cuando su embajador apoyaba el ingreso en la ONU en 1955: “No puedo imaginar que algún representante diga que España no es un Estado amante de la paz. No concibo que ningún representante sostenga que España no esté capacitada para cumplir las obligaciones que le impone la Carta o no se halle dispuesta a hacerlo. El derecho de España a ser Miembro de las Naciones es obvio”. Cuando se es más papista que Mao lo único que se hace es el ridículo. Lamentablemente lo único que los salva del ridículo es la indiferencia y la ignorancia.

    No te quemes Bate, un buen soldado sabe que no se ganan las guerras sin contrariedades ni reveses.

    ResponderEliminar
  3. Cuánto daño está haciendo esta izquierda a España. ¿Por qué no les cayó en suerte a otros? ¿Por qué siempre tiene que tocarnos a nosotros?

    ResponderEliminar
  4. Lo que está claro es que todo lo que a la izquierda le molesta lo tildan de ultraderecha, lo malo es que algunos se lo creen.
    Me gustó leerte, Bate

    ResponderEliminar
  5. Esta izquierda “progresista” que se atribuye siempre la “autoridad moral” aunque sean tan sinvergüenzas como los demás (me refiero a proporciones, o en %), está totalmente desfasada y falta de una verdadera Regeneración ideológica que les quite de una vez los resabios, modales y coletillas que han convertido su discurso en vació de tanto abusar de él.

    Que se apliquen el cuento en cuanto a renovación y clichés el centro-derecha, que también se encuentra en un estado lamentable de des-nortamiento, y que parece que se han visto arrastrados por los socialistas en cuanto a poner en duda sus convicciones más sólidas. Precisamente la idea de Nación y también por supuesto la reivindicación de los valores morales.
    Esto no es más que el resultado de una España cainita, imposible de conciliar y que manda irremisiblemente al traste cualquier intento de regeneración. Se está muy bien en el montoncito de mierda calentita de cada uno.

    ResponderEliminar
  6. El problema es que la izquierda odia a España y a su bandera. Sólo les gusta la roja con la hoz y el martillo.
    Si lucir la rojigualda (lógicamente con su águila y demás adornos, no el borbónico escudo) es ser ultraderechista, yo lo soy y a mucha honra.

    ResponderEliminar
  7. No sólo llegan tarde, sino que, como se dijo en su día, mueren muchas veces, frente a los valientes que sólo lo hacen una vez (y no del todo, pues son recordados con honra).
    Los cobardes, sin honra, mueren, además, cada vez que son recordados (aunque como estos, estén "vivos")

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.