martes, 4 de mayo de 2010

Invierno




Todo parece que se junta para que podamos cabalgar aún a lomos del invierno. Fuera, el viento sopla con la furia inusitada de un fuelle diabólico, con la violencia desmedida con que la naturaleza pone las cosas en su sitio. No debemos olvidar quien manda aquí. Todo parece congeniarse para que por aire, tierra y mar, el invierno vuelva a reinar en nuestros días. Los días pasados de tardes torrenciales de calor y modorra, han pasado, gracias a Dios. Sólo fue una pequeña quimera esos días de sol, para algunos, para mi, una mala pesadilla. Eso de sudar goterones sin hacer nada en pleno mes de abril, no está hecho para mi. Las temperaturas nos dan una tregua y aquí me tienen ustedes, escribiendo al refugio de una manta zamorana.

Hace un par de semana me acerqué a la biblioteca (ya purgué mis culpas), y me traje conmigo un maravilloso libro de Isak Dinesen llamado “Cuentos de Invierno”. En estos días pasados de bochorno me han servido sus relatos para transportarme a paisajes nevados de Dinamarca, donde el frío se siente con un par de adjetivos, una forma de escribir que seduce tanto por la belleza de su prosa como por la inteligente frescura de sus palabras. Palabras que parecen cinceladas a base de gracia para formar una frase. Cada página que pasaba me recordaba la música de Bach. A la música de Bach le quitas una nota, y es posible que se venga a bajo toda la divina edificación de su arte. Es lo mismo que me ha sucedido con la escritura de Isak Dinesen, quitas una palabra, y la frase, mejor dicho, la historia, pierde su pulso.


Una cosa siempre lleva a otra. En la última entrada de este Blog hablo de Franz Schubert, y hago referencia a su Viaje de Invierno. Bien, pues en la reseña que hace la Wiki nos encontramos que han ilustrado la obra de Schubert con cuadros de un pintor alemán de origen sueco del que desconocía su existencia.
Hablo de
Caspar David Friedrich, un tipo que a parte de pintar muy bien decía cosas como esta ¨Cierra tus ojos corpóreos para poder ver tu cuadro con los ojos del espíritu, y haz surgir a la luz del día lo que has visto en las tinieblas¨



Pinturas de Caspar_David_Friedrich

"Frühlingstraum" de Viaje de Invierno de F. Schubert



2 comentarios:

  1. Uuuufff, sí..., menos mal que ha refrescado otra vez. Yo suelo soportar con estoicismo la temperaturas altas, pero a mí el calor lo que me destroza es los ojos y sin compasión, además. Estos días pasados ya empecé a tener problemas. Me desesperé pensando que sólo era finales de Abril y todavía quedaban mayo, junio, julio, agosto y septiembre. P'arrancárselos, vamos. Menos mal que ha venido este respirito.

    ResponderEliminar
  2. ..., octubre S.Cid. Que los veranos de Madrid para abajo duran hasta octubre. En Sevilla, hasta noviembre.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.