sábado, 15 de mayo de 2010

Frase imbécil del día

"Las lágrimas del juez Garzón son hoy mis lágrimas"

(José Saramago...de la ilusión comunista)

Es que son incorregibles los pollos éstos. Cuando no recurren a las lágrimas, es la humillación de la Justicia, y cuando no que Franco no se vaya de rositas. La cosa es vivir del cuento, y no enfrentarse con los hechos. Contra esta sentimentalización de la política, la justicia, la economía, etc..., sólo se puede luchar ofreciendo datos, o en su variante, razonamientos y cabeza.
Lo copiaré de mi blog, un ejemplo, mi blog, de que no hace falta mucha cabeza -me refiero al término sofístico del Item-, para comprender los hechos.
Sólo hace falta un poco de buena fe para intentar llegar al entendimiento, y no dejarse manipular -cada vez más difícil -o no-, lo reconozco- por los medios adictos al poder gubernamental, o sea, todos , o casi:

"Un juez que dejó de ser juez el mismo día y en la misma hora que ordenó la intercepción de comunicacionesGurtell. Un juez que ha prevaricado por intentar abrir instrucción penal contra crímenes amnistiado por la ley de 1977. Un juez, que ha prevaricado por solicitar y obtener ayuda económica de un banquero -¿Don Emilio se va a largar de rositas?- cuya causa instruía él."

O sea, que me ofrezco, aún en la situación económica en la que me hallo debido fundamentalmente a los amiguetes de la plañidera ésta (no conozco un tío más triste y más cursi), a comprarle un pañuelo por lo menos igual de grande que la carpa del circo de Ángel Cristo (Que Dios Guarde), para que llore y moquee todo lo que tenga que soltar el mushacho antes de que se largue al paraiso...socialista, claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.