jueves, 6 de mayo de 2010

Estamos esperando una necesaria regeneración

Tenemos una clase dirigente corrompida en la soberbia, que es la peor de las corrupciones.
Por que hace que el cuerpo se aleje de la realidad y cada vez más, como un topo herido en su orgullo, siga cavando hacia la oscuridad para tapar sus vergüenzas. Y al esconder la cabeza para evitar el peligro de sentirse vulnerable, deja el culo al aire, y a uno le entran unas justas ganas tremendas de patear ese asqueroso y pestilente trasero que lleva tiempo perdiendo aceite, y los charcos que forman, cada vez son más difíciles de sortear. Son los nuevos moabitas adoradores de varios dioses. Ninguno benévolo.
Clase dirigente cincelada con la gubia petulante de sus engaños. Se gustan en la mentira, se refriegan como un cochino en la envidia y no están dispuestas por que la verdad les enseñe el camino de la regeneración.
Unos políticos que nos llevan al peor de los abismos, y del que tardaremos en salir tanto como sigan ellos ocupando la magistratura del Poder. Los mismos que han escondido la cabeza para no enfrentarse con la realidad que les aplasta. Y a nosotros, sin comerlo ni beberlo (bueno, concretemos; de este montante hay que extraer la mitad del país que votó a estos zotes) con ellos.

The Divine Comedy : Mastermind (from Regeneration)




Gracias Morat

9 comentarios:

  1. Soberbios son, desde luego, pero sobre todo son egoístas. Lo que verdaderamente impulsa sus movimientos son sus propios intereses.

    España se hunde y ZP no mueve un dedo a ver si escampa y saca tajada de ello. España se hunde y Rajoy no mueve un dedo a ver si hereda y se queda con el tronito.

    Lo peor de todo es que no hay recambio. Todos están hechos de la misma pasta, y mira que me cuesta decir esto. Siempre creí que el PP era diferente. Ahora..., veo que no. Al menos el PP de este sinvergüenza de Rajoy que la mala suerte (y el dedo de Aznar -cómo metió la pata, Sr. Aznar..., cómo la metió hasta la ingle) nos cargaron a la espalda. Ya no sólo nos hunden..., es que además nos han robado la esperanza.

    Saludos, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre les ha movido sus propios intereses, pero antes tenian claro, o eso pienso yo, que si el pueblo prosperaba, que si la econonía funcionaba, eso era directamente proporcional, a sus intereses. Como bien dices, lo peor sea que nos han birlado la esperanza como pueblo.
    La mía, personalmente, la tengo en buen sitio.
    Pero ese es otro tema.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Esta gente, como bien apunta S.Cid, sólo míra por sus propios intereses. Tienen muy arraigada la máxima de que están ahí para servirse del cargo y no para servir al país.
    En fin, es lo que hay...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. La situación que atravesamos de hundimiento y crisis está dejando retratada a una casta política absolutamente inútil,incapaz, inepta y parasitaria que sólo se representa a si misma, a esa casta endogámica y perversa que padecemos en este país.

    ResponderEliminar
  6. S. Cid y Natalia Pastor han expresado mi pensamiento con justas y adecuadas palabras, por lo que no añadiré más.

    ResponderEliminar
  7. Hay que dar gracias a Dios por la llegada de esta situación económica en el momento justo
    Cuando políticos, adoradores del cuerpo y verdaderos anticristos, habían traspasado los límites morales más elementales ha llegado esta crisis como agua de Mayo.

    España, bótenles (con b)

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. De aquellas concupiscencias viene este lodazal. Desde lo del pelotazo de Solchaga, en este país: España, ha calado cada vez más el tema del “si puedes, llévatelo calentito”. La práctica del compadreo que quita formalidad y seriedad a las relaciones laborales y políticas de localistas bajura, y mundanas. La actitud canalla lo ha invadido todo y hasta se vitorea y se ve con buenos ojos. La permisividad empezando por el ciudadano para con sus gestores y políticos: "venga el que venga, gobierne quien gobierne, todos roban". La manga ancha, la reducción e interpretación blanda de los referentes morales. La poca vergüenza (sí, hay que decirlo) de una apreciable parte de los padres alentando a sus hijos hacia la chulería general para sacar cabeza, cebando egos y competitividad inmisericorde, frente a sensatez, razón y hombría de bien, nos han llevado al punto lamentable en que estamos.


    Lo de que “necesitamos una necesaria regeneración” también lo decía, además del plano polito-social, en el plano personal. No sé si será la astenia, o es el momento de la vida por el que uno atraviesa, pero necesito que todo a mí alrededor se regenere empezando por mí. La paternidad es una buena regeneración, pero no puedo ejercerla.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.