jueves, 29 de abril de 2010

Miserias nuestras Vergüenzas suyas



Escucho a esta pobre mujer, y hago un ímprobo esfuerzo por no devolver el café que acabo de tomar.
Sólo este año se embolsará por la cara (exacerbadamente desorejada) una pasta -en ese lugar inservible que se hace llamar Senado- que al común de los mortales nos está vedada por mucho que trabajemos, por muchas horas que echemos en el tajo, por muchas fatigas que aguantemos. Entre otras cosas y labores que ahora mimo no se me asoman a la mente, esta señorita recibirá tan esplendido estipendio por dar salida a su magnifico don de lengua, obscena, pero lengua. Ironias apartes. ¿Cuánto de su preciosísimo tiempo ha dedicado la compañera Leire para declamar esta chorrada que clama al cielo?.

Digo, que mientras escucho a Hypatia de Benidorm, me llega un informe de Caritas, la institución Católica que se dedica a la caridad, no a la solidaridad, cómo dicen algunas personas mal informadas, con mala baba y una mijita de colmillo. Dejémoslo ahí.
A la solidaridad se dedican ONGs tan respetables como Payasos sin Fronteras, Dentistas sin fronteras y demás organizaciones no gubernamentales subvencionadas por el gobierno. Que me parece muy bien, ojo, mejor que se gasten la pasta en gafas para los niños del África occidental, que en estas obscenidades del Senado a las que son tan proclive la piara socialista y nacionalista.

A la Caridad se dedican las instituciones religiosas, y normalmente es el último lugar, la tabla de salvación, de muchos náufragos desesperados que va dejando a la intemperie este maldito tifón de cifras y desgracias que parece que nunca vaya acabar.
Está claro que con gente como esta ejecutiva agresiva al mando de la nave, lo mejor que podemos hacer es rezar -los que sepan-, pedir al Señor, que nos libre del mal.

Los que no sepan plegar oraciones, que vayan aprendiendo, que da mucho consuelo y no cuesta nada.

DEUS CARITAS EST

2 comentarios:

  1. Es lo que tenemos, no sé si lo que nos merecemos.
    Si la gente no votara por odio y sí por interés, no le daríamos vidilla a la legión de figurillas políticas de tan bajo registro que nos gobierna. Esta nueva casta de “profesionales” políticos que han medrado desde jovencitos, casi cachorros y que se han maleado (de mal), en el continuo derribo, en vez de en la brillantez y la solvencia de una gestión bien hecha. ¿Qué han aportado esta remesa de ineptos papas-fritas? : trepar, medrar y no moverse de la foto.
    Lo de Hypatia de Benidorm, es genial.

    ResponderEliminar
  2. Morat, creo que el problama
    radica en la falta de líderes que estén dispuesto a inmolarse, sacrificarse, por el bien del país(creo que ha llegado la hora de meterse en política). Son unas sectas que defienden sus habichuelas. Sin principios, sin honor, y con muchas trampas como cualquier hijo de vecino.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.