lunes, 26 de abril de 2010

¿Dos España?


El penúltimo mantra que las izquierdas barruntan como si fueran sochantres sonados ya está con todos nosotros. Bien fresquito, aunque la mercancia apeste. ¡Atención!, se trata ni más ni menos ...(...redoble de tambor…)... del advenimiento de las dos España. La buena por un lado, y la mala, por otro, como no podía ser de otra manera.
La buena es la suya ¿?, y la mala, la otra. ¿No?, Claro. No se le puede negar a la cosa originalidad. Y maña, mucha maña.
Maniqueísmo de pata negra, de cuna hispana, del que no llegó a padecer ni San Agustín de Hipona, y mira que tuvo que lidiar el santo con gente rara, y mala.Vos cohibís también las malas pasiones de las almas y les señaláis limites que las aguas no pueden traspasar, quebrando en si mismos la braveza de sus olas y así ajustáis el mar a la norma de vuestro imperio, que se extiende sobre todas las cosas”.
Como escribía este hombre, por Dios, y con ÉL.

Hoy en el Pravda, el ex Bellotarix nos chulea galantemente con una ración de lagrimitas de pollo socialdemócrata: “Se pensaba que, cuatro décadas después, las dos Españas era una idea superada por nuestra convivencia democrática. Es lamentable afirmarlo, pero (ya) no es así.

Sigue existiendo la brecha que nos separa y nos divide” .

La brecha a la que se refiere Rodríguez Ibarra, defensor sin complejos de la cúpula política del GAL (eso si que es una brecha, amigos. (¿Y esta otra brecha, qué les parece ¿digno de las dos España, ¿eh?)), radica en el intrascendente hecho según el Bellotarix I, de que aún quedemos ciudadanos (ellos nos llaman ciudadanía; suena tan vacío este concepto en bocas tan falsas) que no aceptamos la impunidad de un juez que deliberadamente ha prevaricado. Un juez que dejó de ser juez el mismo día y en la misma hora que ordenó la intercepción de comunicaciones entre abogados y clientes en el caso Gurtell. Un juez que ha prevaricado por intentar abrir instrucción penal contra crímenes amnistiado por la ley de 1977. Un juez, que ha prevaricado por solicitar y obtener ayuda económica de un banquero -¿Don Emilio se va a largar de rositas?- cuya causa instruía él. En definitiva, que si Rodríguez Ibarra, y el otro Rodríguez, y el listo de Cataluña, y su excelencia Pepiño, y la niña del exorcista, etc.,, se piensan que han colado la parida esa de las dos España, es que están mas carajotes de lo que imaginaba. Carajotes, y malvados.

Porque hay que ser miserable, ruin y malo -como la quina-, para poner un país al borde del abismo con tal de seguir en la poltrona. Que no de otra cosa va la jodienda, enterémonos de una puta vez. No obstante, nada nuevo de qué extrañarnos, ni bajo el sol.

¿Dos España?, efectivamente, una con muy poca vergüenza, y otra, que no termina de creerse que le estén tomando el pelo de esta manera.
¿Y van cuantas...?

Un poquito de memoria....ejen,ejen, , ,eso. Por si alguien no lo ha visto:




5 comentarios:

  1. Son una panda de aprovechados. A ninguno de ellos les importa un comino lo que sea de Garzón. La cuestión es que el jefe (el que con nuestros impuestos mantiene a toda esta caterva) manda salir a dar cuatro gritos, y estos salen y los dan. No importa qué gritos les piden que den, ellos los dan. Al fin y al cabo la subvención es la subvención.

    ResponderEliminar
  2. S, Cid: "El problema fundamental de esta nueva oleada de nostálgicos del franquismo es que no permite que la sociedad española pueda superar su pasado. Todos esos cientos o miles que se han manifestado este fin de semana con la excusa del procesamiento del juez Garzón le están haciendo un daño irreparable a la sociedad española porque no permiten que el franquismo sea pasado; no quieren enterrarlo porque, en realidad, son conscientes de que sin la referencia del franquismo no son nadie; cada vez que sacan el espantajo, cada vez que ensartan la momia en el palo de una pancarta, le están asestando un golpe brutal a la sociedad española. Porque no la dejan progresar, no la dejan superar el pasado.
    Ellos lo saben, lo sabe la madre de Garzón que se manifestó en Sevilla, lo saben los que se fueron a la Chancillería en Granada, lo saben sus paisanos de Jaén, todos saben que el procesamiento de Garzón nada tiene que ver con la investigación de los crímenes del franquismo ni con las fosas comunes; lo saben pero lo repiten continuamente porque lo único que les importa es ellos mismos, alimentar sus ideales con esa sangre seca porque, si no es así, no son nadie. Saben que en Málaga, sin Garzón, la derecha gobernante es la que ordenó la excavación de la mayor fosa común que hay en España para que los familiares pudieran enterrar dignamente a sus muertos. Saben que, sin Garzón, la Junta excavó la fosa de Lorca en Granada y la volvió a cerrar porque no se encontraron ni restos ni nada. Saben, en fin, que los abominables crímenes del franquismo ya no pueden ser juzgados porque hace sesenta o setenta años que ocurrieron, porque hace treinta y cinco años que se murió el dictador; porque la Justicia contra el franquismo no está en los tribunales sino en la educación de las nuevas generaciones, para que sepan quién fue, qué hizo, qué ocurrió y nunca más se repita la barbarie"
    Javier Caraballo (periodista de El Mundo de Andalucía)

    ResponderEliminar
  3. Leyó esta mañana el Herrera un editorial de “el País” del año 77, cuando se amnistiaron los presos políticos, y donde se valoraba el papel de todos los grupos políticos y organizaciones sindicales y de toda índole para sumar y conciliar a la hora de arrimar el hombro para mirar hacia el futuro... y pareciera que esto ocurrió en un país lejano nada que ver con las trincheras del hoy ahora.

    ResponderEliminar
  4. Es que es muy fuerte Morat lo que estos tipos quieren que nos creamos. He conseguido parte del editorial de aquel Pais de entonces:
    “…la amnistía es un acto excepcional, justificado por la razón de Estado y por la necesidad de hacer borrón y cuenta nueva de acontecimientos tan cruentos y dolorosos para un pueblo como es una guerra civil -una guerra entre hermanos- y una larga dictadura.

    La España democrática debe mirar hacia adelante, olvidar las responsabilidades y los hechos de la guerra civil, hacer abstracción de los cuarenta años de dictadura. La mirada hacia el pasado sólo debe tener como propósito la reflexión sobre las causas de la catástrofe y la forma de impedir su repetición. Un pueblo ni puede ni debe carecer de memoria histórica; pero ésta debe servirle para alimentar proyectos pacíficos de convivencia hacia el futuro y no para nutrir rencores hacia el pasado.”

    (Editorial de El País, 15 de octubre de 1977)

    ResponderEliminar
  5. Pues sí compañero; han trocado la "memoria histórica" en "memoria histérica". Mientras tanto la casa por barrer... y ventilar.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.