lunes, 12 de abril de 2010

Cuentos

Messiaen pasó largos años de presidio en una prisión…. Siempre fue un hombre de fe. En su juventud fue lector compulsivo de cuentos de hadas y de Shakespeare : “Estoy seguro de que he llegado a ser creyente por los cuentos de hadas… Yo sentía la necesidad de vivir lo maravilloso, pero un maravilloso verdadero. Lo maravilloso, por lo general, se encuentra en los mitos, en las historias imaginarias, mientras que, en la religión católica, lo maravilloso que se te ofrece es verdadero….
Se puede decir que he pasado, insensiblemente, de lo surreal de los cuentos de hadas a lo sobrenatural de la Fe.”

***
Las medidas tomadas por el Ministerio de Igualdad para mudar la estructura argumental de algunos cuentos clásicos, son de mucho más calado de lo que a primera vista pudiera parecer. Quizás después de este monstruoso episodio para alterar el corazón de los cuentos, lo siguiente, sea prohibir toda la literatura que pudiera parecerles sexista, machista o parecido.
Sinceramente, creo que en la moral -tendremos que llamarlo de alguna manera- de la señorita ministra, pesa más lo banal que la maldad, la imbecilidad que lo perverso. No me cabe la menor duda que alguien verdaderamente malvado alejado de los círculos del gobierno, maneja los hilos de este Ejecutivo en sus políticas de ingeniería social. Estos individuos no están capacitados intelectualmente para causar tanto daño.

Esta argumentación no quita un ápice para recomendar que lean este libro.
(La Banalidad del Mal)


7 comentarios:

  1. No sé si es que esta niña (la tal Bibi) es tonta e incapaz, por tanto, de ingeniear todas esas gilitonteces que nos hace llegar desde su mini-sterio o, puede ser como dices, los hilos los mueve un poder maligno superior. Yo ya he dejado de intentar comprender por qué. Me basta con indignarme (y sorprenderme, porque hay que reconocerle que cada gilitontez que propone es más y más peregrina).

    Saludos.

    S. Cid

    ResponderEliminar
  2. Sin duda alguien maneja los hilos, pero no hay que perder de vista que la ignorancia y la maldad de esta gentuza puede tener efectos mucho más perversos que los deerivados de una mente más preclara y sencillamente malvada.

    ResponderEliminar
  3. Toda esta ingeniería social, todas estas manipulaciones, tergiversaciones y adulteración de los cimientos que conforman una sociedad, pasarán factura.
    Se empieza por los cuentos y se acaba con la Memoria Histórica.

    ResponderEliminar
  4. El colmo del intervencionismo del estado en la vida privada de los ciudadanos, no es la propaganda descarada, el buen rollito que se ha extendido como una lacra, no es ya ni siquiera el afán de regularlo todo a base de leyes y normativas para lo más nimio en cuestiones donde sólo sería necesario el sentido común. El colmo de meter las narices en los ámbitos de intimidad, es cuando te quieren coartar la imaginación a través de poner al comité de censura suprimiendo los cuentos y la raíz de su perspectiva histórica que nuestros padres de la patria parecen no querer ver.
    Me alegra de encontrarte en tan buena forma.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. De todo esto, va a salir una generación de frikis de cuidado; incultos, descerebrados, sin personalidad, nulos criterio y terriblemente abúlicos. Con los referentes que tienen, ya comprendieron que se puede vivir sin pensar.

    ResponderEliminar
  6. Hay una moral individual, y una moral colectiva. En lo que no se debe caer es que la moral colectiva la regule el estado.
    Si para dirimir un problema moral hay que consultar la normativa vigente…, apañados vamos.

    La moral colectiva nace de unas convicciones fruto de una educación en el que la base ha sido el respeto al prójimo, los derechos humanos (que lo contemplan) y el civismo necesario para conducirse honesta y correctamente por la vida (añadan ustedes algún matiz si lo creen oportuno).

    Si se deja al estado como administrador de la moral, en ausencia de éste (cosa siempre probable en situaciones de desastres, guerras,…), actuaremos como animales ya que sólo nos reprimirá el miedo a la sanción.

    ResponderEliminar
  7. Estimado amigo Bate,
    deje usted de sufrir. Estas normas, guiadas sin duda por el dogmatismo, la falta de capacidad y la ignorancia, serán barridas en breve, quedando una pequeña muestra de ellas. Claro, para ello habrá que luchar un poco antes, avanzar poco a poco contra este "relativismo moral" y una distorsión de la realidad que ya, ahora si, ha colocado a España en una crisis profunda, de larga duración, tal vez necesaria y curativa. Muchos de nuestros padres, los más frívolos tal vez, se lanzaron a una carrera desbocada para ser todo lo contrario a un regimen de 40 años. Pero los pobres no han encontrado el término medio; ahí donde reside la virtud. De la jerarquía pasamos así a la horizontalidad en boga, y a la falta de respeto del niño a los padres; de las solidas creencias en la fe católica, a las iglesias vacías, cuando la fe es motor y es camino; del centralismo geográfico a los 17 reinos de taifas, del machismo al hembrismo. Sólo que ahora es peor, ya que donde había moral ya no la hay, donde había respeto y fe ahora no existen. Y además, nunca antes se negativizó la imagen de la mujer, como ahora se negativiza la del hombre. Largo escrito, al vuelo, en esta mañana gris de martes. Saludos muy cordiales, Bejar

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.