lunes, 15 de marzo de 2010

Sobre la vida


Antes de morir, el gran actor Cary Grant dejó a su hija Jennifer una carta de despedida conmovedora. Quiso darle en ella algunas recomendaciones adicionales para el camino.
“Amadísima Jennifer”
, escribió, “vive tu vida plenamente, sin egoísmo. Sé comedida, respeta el esfuerzo ajeno. Esfuérzate por lograr lo mejor y el buen gusto. Mantén el juicio puro y la conducta limpia.” Y prosigue:Da gracia por los rostros de las personas buenas y por el dulce amor que hay detrás de sus ojos… Por las flores que se mecen al viento… Un breve sueño y despertaré a la eternidad. Si no despierto como nosotros lo entendemos, entonces seguiré viviendo en ti, amadísima hija”


Glen Gould tocando de esta manera a
Johann Sebastian Bach nos susurra de alguna forma que la eternidad, a veces, la disfrutamos más de lo que creemos.






6 comentarios:

  1. Creo que una característica esencial que hace a la vida un don tan preciado, es precisamente que no es eterna. Si fuese eterna, entonces no sería vida. Son términos incompatibles.
    La vida se renueva a sí misma, dándose el testigo una y otra vez; esa es la autentica “eternidad”.
    Por ser la vida “un rato", "un instante“ en el que tenemos la oportunidad de estar en este mundo, tenemos que intentar comportarnos dignamente y con rectitud. Se lo debemos a nuestros padres, y a toda la cadena que nos precede, y a la innumerable lista de personas que dieron su vida por conseguir la libertad y las condiciones de que disfrutamos ahora.

    Una delicia la voz de Juliane Banse.
    Muy bien traído Gould.

    ResponderEliminar
  2. Oye te ha salido bordado este comentario Locuaz, me lo guardo. Hagamos todo lo posible por pasar este "rato" lo más digno posible.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. No tenía noticias de esta carta, y eso que tengo una biografía sobre Cary Grant y he leído bastantes cosas acerca suyo...

    Un saludo

    PD: Nadie llevó los trajes como él.

    ResponderEliminar
  4. "Esfuérzate por lograr lo mejor y el buen gusto". Me lo voy a tatuar en la piel. Es una buena recomendación... aunque me temo que hay muuuuuuuucha gente necesitada de esfuerzo y de buen gusto.

    ResponderEliminar
  5. Guido: Ni los trajes ni los sombreros. Que áctorazos daba antes el cine, lo comparas con los cuatro canta mañanas de ahora, y es para ponerse a llorar. De los españoles mejor no decir nada, p´qué.

    ResponderEliminar
  6. Noelia, me gusta esa frase que te vas a tatuar en la piel, pero yo me quedo con esta "Mantén el juicio puro y la conducta limpia.”
    Tiene algo del mejor catolicismo.
    Saludos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.