jueves, 4 de marzo de 2010

ASHENDEN O EL AGENTE SECRETO

de MAUGHAM, W. SOMERSET

El autor de El filo de la navaja trabajó en su juventud para los servicios secretos británicos. De aquella experiencia es fruto esta obra que narra distintos episodios -sabiamente estructurados- de las aventuras de un escritor que se dedica al espionaje. Una despiadada trama que revela las traiciones y la rudeza el mundo que rodea al espía.

Hasta aquí lo que he copiado de una editorial (pobre, muy pobre) de internete.
Les voy a contar qué me ha pasado hoy, como el que no quiere la cosa. Ya dejé dicho por ahí que hasta que no tuviese mi casa definitiva, no iba a comprar más libros; primer motivo, la crisis, segundo, que no tengo sitio. Verdaderamente, es más debido al primer motivo que al segundo.
Me hice socio hace tres semana de la Biblioteca Miguel Hernadez de Collado-Villalba.
Hay otra, que es la Sancho Panza, que ya se encargó Guido de comentar que ese nombre es más propicio para una venta de carretera donde hacen unas orejas de cerdo para chuparse los dedos que para una biblioteca, o algo parecido dijiste, ¿no, Guido, no dijiste eso?, pero al final, me tocaba más cerca la del poeta español. El primer día que fui saqué una Historia de la Iglesia muy interesante, muy bien contada, y muy larga, como tiene que ser tratada las cosas serias.
El jueves pasado la debería haber entregado, se acababa el plazo, pero, tienen un servicio telefónico por el que se puede renovar por otro 14 días, cuando funciona, claro.
Me harté de llamar, y no me cogieron el teléfono. Ese día, no otro, daba la puñetera casualidad, que ese servicio no presta su idem. Sigo. La semana pasada saqué el libro que vengo a comentar, mejor dicho, que comenta la editorial esa de internete (mal, muy mal).

Cual ha sido mi sorpresa cuando he ido a la biblioteca a entregar el libro de la Historia de la Iglesia y a renovar ASHENDEN O EL AGENTE SECRETO, me han dicho que no puedo renovar el libro, y que mis derechos como usuario de la biblioteca están suspendido hasta el 3 de
abril (San Ricardo Obispo y confesor, San Benito de Palermo), por no haber entregado el libro es su día. (GGGGRRRR)

Bien, ¿ustedes creen que se debe ser tan mijita? ¿Un país en el que no lee nadie y a las bibliotecas sólo van niñatos a ligar y a coger moscas, debe ser tan duro con un pobre lector que ha entregado un libro con cinco días de retraso y explicando cual había sido la causa de mi tardanza? Vale, muy bien, ojalá toda las instituciones del estado funcionasen con esa prestancia. ¿Se imaginan lo bien que iría la Justicia, o la Sanidad? ¿es de recibo este cruel castigo? ¿Le debería haber dicho o insinuado a la funcionaria que Ólaf Komoestaftú es gran amigo de la familia?
Y para acabar, ¿alguien ha leído este libro? ¿me podría contar el final?, me he quedado por la mitad.
  • San Ricardo, Obispo y Confesor
  • San Benito de Palermo
  • Santa Ágape, Virgen y Mártir
  • Santa Irene, Mártir (Con Santa Ágape)
  • Santa Quionia, (Con Santa Ágape)

  • San Ricardo, Obispo y Confesor
  • San Benito de Palermo
  • Santa Ágape, Virgen y Mártir
  • Santa Irene, Mártir (Con Santa Ágape)
  • San Ricardo, Obispo y Confesor
  • San Benito de Palermo
  • Santa Ágape, Virgen y Mártir
  • Santa Irene, Mártir (Con Santa Ágape)
  • 8 comentarios:

    1. Me parece recordar que había apuntado algo acerca de torreznos y no orejas, pero tanto da.
      Yo te recomiendo que bajes a la capital y te acerques a la Cuesta de Moyano, donde podrás encontrar libros a muy buen precio. Siempre es mejor tenerlos que pedirlos prestados. Entre otras cosas, porque puedes subrayarlos y releerlos cuando se te antoje.

      Un saludo

      ResponderEliminar
    2. Algo de eso haré al final Guido, gracias.

      ResponderEliminar
    3. Pues yo no he leído el libro, así que no te puedo contar el final. Lo que si te puedo sugerir, es que al que se inventó eso de "suspender tus derechos como lector" le preguntes si se ha tomado su emético por la mañana, porque para vomitar normas de esas mejor que se quede en casa.

      Y, no, es mi respuesta a tu pregunta: no se puede ser tan mijita en un país que no lee nada de nada. Haz lo que te dice Guido: en la Cuesta encuentras de todo y a un precio increíble.

      Saludos, amigo lector ;-)

      S. Cid

      ResponderEliminar
    4. S.Cid; La verdad es que se me quitan las ganas de ir a una biblioteca en la que rigen esas normas, pero como voy a seguir leyendo, lo que haré será pedirle a la funcionaria (si la cara es el espejo del alma esta mujer lleva mucho dentro) que me enseñe la Norma donde dice que un socio de la biblioteca será castigado un mes sin poder sacar libros. ¿Y si llego a estar enfermo y no me puedo mover de casa?
      Esta tía se va a enterar. Me parece muy fuerte que a alguien se le sancione un mes por este motivo.
      Lo de comprar libros en el sitio que comentais, lo dejaré para cuando vengan días mejores, no está el horno p´más bollos.

      Un saludo.

      ResponderEliminar
    5. Además d elos que ha reseñado o referido en mi diario, tengo "unos pocos más" que, si te interesan, te puedo dejar, es cuestión de quedar.
      Por cierto, no le hagas caso a S.Cid si te dice que es un intento mío de colocarlos en otras estanterías dado que en casa ya no me caben más.

      ResponderEliminar
    6. Ejem, ejem..., señor Posodo..., ¿que no me haga caso? ¿Ya está usted intentándolo de nuevo?

      Pues yo te aviso, Bate, y tú verás si te interesa o no: Posodo tiene un serio problema de espacio en su biblioteca y anda como loco en busca de solución. Yo ya le di varias soluciones e incluso resoluciones a las soluciones, pero ninguna le gustó, así que va por ahí buscando quien le acoja los libros.

      A mí ya me la intentó colar el otro día en inglés, a ver si con lo del idioma no me daba cuenta... ;-), pero me di, me di... Ándate con ojo, Bate, que este Posodo te cuela media biblioteca en casa sin que te des cuenta ;-).

      Eso sí..., hummmm, estoy pensando que de aceptar su propuesta... tendrías la oportunidad de leer "unos cuantos libros" que tiene Posodo sin tener que enfrentarte a la funcionaria de cara agria. No sé..., va a ser que a lo mejor te interesa aceptar las proposiciones de Posodo...

      ResponderEliminar
    7. Veamos amigos el tema.

      Tengo enbalados en cajas de cartón del IKEA, casi 500 libros perdidos entra varias casas y en varias regiones de la patria nuestra.
      Mi problema no es de índole libresca, sino de amargura del espacio, es decir, no cuento en mi camino con un lugar que me merezca, y no por falta de ganas, más bien es por culpa de la peseta. O mejor dicho, por falta de ella, y debido a este despropósito, he de dormir mi sueño en una caja casi de madera, de pequeña que es, la puñetera. Yo agradezco sentidamente con todos mis sentidos, no poder acoger como quisiera, legajos del caballero Posodo, aunque todo se andará, señorita bella.
      Tal es así, que nada más me golpeé la diosa fortuna, será llamado a consulta, la tan alta amistad que de él (Posodo) se espera.

      Un saludo a los dos.

      ResponderEliminar
    8. ¡Qué bello texto! Sólo por su apostura, deberíais ser vos (Bate) besado por la Fortuna, que os deseo de todo corazón.

      ResponderEliminar

    Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.