viernes, 12 de marzo de 2010

11 M


Un aspecto esencial y fundamental para entender el Corpus político social de nuestro país lo encontramos los días previos y posteriores al brutal, asesino y aún no clarificado atentado del 11M de 2004 que costó la vida a 192 personas entre compatriotas y emigrantes (tan españoles o más que los que reniegan de su condición), y miles de heridos, dejando un reguero de muerte y destrucción a su paso. Debemos abrir los ojos. Esa destrucción moral, que es la que crea nervio y músculo en una sociedad sana, aún sigue coleando -y lo que te rondaré morena-, y hasta que no se llegue a la verdad y al núcleo de su ser (monstruoso por humano e inhumano a la vez), todos seguiremos envueltos en esta brumosa ciénaga que no permite la regeneración que tanto necesita España, mejor dicho, los españoles.
En los meses previos al atentado la izquierda comenzó a engrasar su maquinaria ideológica y publicitaria, embadurnaron con la fuerza de su propaganda - en esto son maestros- todo el engranaje de la sociedad, desde arriba hasta abajo, desde el este hasta el oeste, señalando al gobierno legítimo de la Nación como el causante de la guerra de Irak, cosa tan mentirosa ésta como verdadera lo fue la primera guerra de Irak en la que Felipe González X no tuvo ningún pudor en mandar soldados de reemplazo, esta vez si, a combatir, aunque fuese en un barco hospital acompañado por las trascendentales hechuras de Marta Sánchez y su “Soldados del Amor“. Juro por Dios no recordar concierto musical más esperpéntico y pretencioso que ese. ¿A quien se le ocurrió tal desvarío, cuanto costó levantar el ánimo de la tropa?.
Eran los días que el socialismo patrio había dejado en barbecho su antiamericanismo de salón para mejor ocasión -el odio a lo judío, ya empezaba a aflorar- a la espera de que cualquier acontecimiento que pudiese exprimir en pos del Partido, bien principal y definitivo para esta tropa, así lo pidiese. Y tal día llegó, claro. Todo llega en la viña del señor.
Estas cosas la deben ir sabiendo la gente. Cuando explotó las bombas que cargaban esos trenes aquella fatídica jornada, la sociedad estaba ya imbuida hasta las tragaderas de eslóganes tan infantiles como burdos, ¡¡Nunca mais!! ¡¡No a la Guerra!!… (y no al cáncer de pulmón, no te jode), gritaban dejándose la garganta en ello los mismo que no habían abierto sus boquitas agradecidas de piñón y prebendas ante la primera guerra del Golfo -de Felipe Glez X-. Me refiero a toda esa hipócrita y cínica saga de actores, actrices, artistas, intelectuales pata negra y demás ralea que nunca tienen ojos para lo que no quieren tenerlos, y lo único verdaderamente importante es vivir de la sopa boba que les pagamos entre todos vía subvención. Y cuando digo entre todos, meto con más ahínco a los que nos produce alipori ver a estos señoritos y señoriítas reírse con su estupidez a cuesta y a cuenta de nuestros dineros, flojos profesionales de una escena para no mirar de sectaria que es. ¿Cuándo puñetas dejaremos de subvencionar a estos caraduras?. ¿Y a los sindicatos, la patronal, etc.…?
Creo que me voy perdiendo del tema principal. Básicamente quiero decir esto.
¿Qué hubiera pasado en un país serio y civilizado si la oposición le echa la culpa de un atentado de las proporciones de el del 11M al gobierno de la Nación con la clara intención de derrocarlo?
Respondo; los hubiesen corrido a gorrazos en las urnas, democráticamente, pero a gorrazos. Se llevarían sin tocar poder varias generaciones. Pero, estamos en España, paraíso de la mentira y lugar poco recomendable para que fluya la verdad, dónde la cobardía comienza a echar raíces con todo el ímpetu que le permite la indolencia de los buenos, cada vez menos.

6 comentarios:

  1. En un país más serio, las elecciones se habrían retrasado. Por otra parte, ante tanto esperpento social, perversión y ejércitos de paniaguados parapetados tras el sol que más calienta, no queda otra que la introspección y, si se puede, desaparecer.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Guido, recuerdas a Almodovar aseverando ante la prensa internacional que Aznar quería dar un golpe de estado

    http://www.cadenaser.com/cultura/articulo/almodovar-volvemos-democracia-precio-ha/csrcsrpor/20040316csrcsrcul_1/Tes

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo eso y al anormal de Luppi hablando de cordón sanitario...Por desgracia, recuerdo demasiadas cosas. De ahí que, en serio, tenga ganas de largarme a Calgary o Australia.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Gongelad ahora mismo con la situación que tiene no te lo recomiendo, me quedo con Australia, o mejor, Nueva Zelanda, que cae más lejo.

    ResponderEliminar
  5. En un país serío, el Presidente hubiera convocado al gabinete de crisis, con presencia del jefe de la oposición, en lugar de convocar a los ciudadanos a manifestarse contra ETA.

    Pareces olvidar, Bate, que el PP tampoco estuvo exento de errores en tan desgraciado día.

    ResponderEliminar
  6. Sr. IA, pero ese es otro tema, yo quería decir básicamente esto

    ¿Qué hubiera pasado en un país serio y civilizado si la oposición le echa la culpa de un atentado de las proporciones de el del 11M al gobierno de la Nación con la clara intención de derrocarlo?
    Respondo; los hubiesen corrido a gorrazos en las urnas, democráticamente, pero a gorrazos. Se llevarían sin tocar poder varias generaciones. Pero, estamos en España, paraíso de la mentira y lugar poco recomendable para que fluya la verdad, dónde la cobardía comienza a echar raíces con todo el ímpetu que le permite la indolencia de los buenos, cada vez menos.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.