martes, 9 de febrero de 2010

¿Y qué?

Alfonso USSÍA

Cuando Israel anda de por medio, cualquier bobada o insignificancia adquiere la dimensión de una gran noticia. Una gran noticia contra Israel, está claro. La única nación democrática de los Orientes próximo y medio está acostumbrada a digerir el odio del retroprogresismo europeo. Le sobraba razón a José María Aznar cuando afirmó, pocos días atrás, que Israel es Europa. Mucho más que Turquía, escrito sea sin intención de molestar a nadie. ¿Qué barbaridad ha cometido el Gobierno de Israel para merecer la protesta y repulsa de nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores? Cuando nuestro Ministerio exterior se enfada, el mundo tiembla. De risa, pero tiembla. Todavía se está esperando que muestre su protesta y repulsa por la situación de los presos políticos y de opinión en Cuba, pero no ha tenido tiempo. Con Israel, su reacción es fulminante. Solicitud de explicaciones al embajador hebreo en España y demás tonterías diplomáticas. El asunto es gravísimo. Una activista, no precisamente intelectual, del movimiento palestino, la señorita catalana Ariadna Jové Martí, con su visado de turista caducado, fue detenida junto a otra coleguis australiana para ser entregadas a la Policía de Inmigración y expulsadas del territorio israelí. A la activista pro-palestina se le ha retirado el pasaporte que le será devuelto momentos antes de su embarque en un avión, con destino España, y cuyo pasaje pagará con toda probabilidad el Gobierno de Israel. Un nuevo abuso hebreo que ha escandalizado a nuestra peculiar diplomacia.
La señorita Jové Martí no se puede quejar del trato recibido. Está muy bien –la libertad en Israel lo permite– que viaje a Israel odiando su realidad. No queda tan educado que forme parte de grupos lejanos al pacifismo para protestar contra quienes le han concedido permiso de entrada y residencia durante tres meses. Eso está feo, señorita Jové. En Israel no se combaten las ideas ni las militancias. En las naciones árabes sí. De haber sucedido al revés, es decir, que la señorita Jové fuera una activista pro-israelí detenida en cualquier nación islámica y acusada de espionaje o conspiración contra el pueblo de Alá, de la señorita Jové no quedaría ni el moño. Y el victimismo de siempre. Ha dicho la señorita Jové que resistirá, y que su detención es consecuencia de la «represión israelí a la resistencia popular». De acuerdo, vale, si ella lo cree así, nada que objetar. Pero la señorita Jové sabe que va a volver a España en perfecto estado de salud y en las próximas horas. Que no va a recibir cincuenta latigazos en una plaza pública, ni va a ser apedreada hasta morir, ni se va a ver obligada a pasear detrás de su novio, si es que lo tiene, con el rostro oculto y tapada hasta los pies como una esclava perteneciente al sexo humillado por el Islam, eso tan progresista. La señorita Jové puede seguir en España defendiendo desde su libertad a los palestinos, y nadie se lo va a impedir. Otra cosa es que el Gobierno de Israel estime conveniente devolver a su nación natal a quien no ha renovado su permiso de residencia. En España se han fletado aviones negreros de vuelta a centenares, y aquí paz y después gloria.
Israel es una nación seria formada por el pueblo que más ha sufrido en el siglo XX. Rodeada de Estados enemigos y sometida a un acoso constante. Ha convertido el desierto en un vergel y los israelíes trabajan. Sus excesos en la defensa han podido ser durísimos en ocasiones. Están en guerra. Excesivos problemas para que se convierta en uno más la pesada de la señorita Jové. A casa. ¿Y qué?

37 comentarios:

  1. Acertadisimo comentario,nada que agregar!!!
    felicitaciones

    ResponderEliminar
  2. Estos activistas (pijos subvencionados) van a Israel porque saben que allí no les va a ocurrir nada. Quisiera verlos yo reivindicando su defensa de los Derechos Humanos en Irán, Siria, China o Yemen. O sin ir más lejos, manifestándose por las calles de Hernani y Amorebieta.
    Como siempre, se comprometen siempre que no se vean afectados sus bolsillos o su integridad.

    Un saludo

    PD: Este ministro sabe que sus protestas contra Israel salen gratis. Cuando se trata de dictaduras, se queda más callado que el cine mudo. En fin, qué se puede esperar de un zampabollos como éste ¡

    ResponderEliminar
  3. NO se puede esperar nada, Guido. Sólo que la vida le depare la miseria a la que él contribuye.

    ResponderEliminar
  4. Esta mañana, durante el recreo, vi en el periódico la foto de esta "resistente popular" y un pie de foto que decía algo así como: la tal fulanita se abraza a una compañera, bla, bla, bla. Supuse que se abrazaban para festejar su alegría porque era Israel quien estaba detrás del asunto, y ello por dos motivos:

    -Uno, porque, en manos de Israel, estaban a salvo y con todas las garantías de un estado democrático velando por sus derechos.
    -Dos: porque, una vez garantizada por Israel la vuelta sanas y salvas al país de procedencia de estas tiparracas, las susodichas tendrían salud suficiente para hacer demagogia contra ese estado asesino, mata-palestinos, inventor-de-holocaustos-nunca-sucedidos y bla, bla, bla.

    ¡¡¡Anda que no hay que tener jeta!!!

    Lo único que consuela un poco de la noticia es que en Australia también hay gentuza como la tal Ariadna Jové Martí.

    Saludos.

    S. Cid

    ResponderEliminar
  5. Será por gentuza...
    No creo que Australia haya llamado a consulta al embajador de Israel. Aquí, eso se ha hecho. En gilipollez no nos gana naide, o sea, nadie.

    ResponderEliminar
  6. No sabía lo del embajador... ¡Caray, Bate..., para una cosa (lo de la australiana)que me había hecho sentir que los españoles no éramos los únicos imbéciles del planeta...!

    En fin, si lo he pensado muchas veces: voy a tener que hacerme apátrida.

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja. Vente pa mi isla, joer. Aquí derribamos al gobierno el año pasado, aprovechando que Islandia nos coge cerca.
    ¿Sabias que Islandia está arruinada?,,se me caen los paraisos...que desastre de siglo.

    ResponderEliminar
  8. Guido, te condenarás en el Canadá, te lo advierto. Que manía tienes con Calgary, chaval. A ver, un par de razones para ir allí.

    ResponderEliminar
  9. 1) Puedes dejar las puertas de casa y el coche abiertas.
    2) No se enteraron de qué es la Alianza de Civilizaciones.

    ResponderEliminar
  10. ¿Isla de Gongeland...? ¿Calgary...? Hummm..., pues vale, cualquiera de los dos sitios me va bien. Desde luego, mejor que cambiarme de universo a través de un agujero de gusano, tal y como le suplicaba hoy a Dios en mi último post, jejejeeje

    Elegís vosotros ;-)

    ResponderEliminar
  11. Esas dos razones no me valen, en el pueblo de mi padre no roban, y tampoco dan pábulo a las imbecilidades de un majadero..
    más..

    ResponderEliminar
  12. 3) No se puede ver Tele 5
    4) No llega El País
    5) Nunca por la calle te vas a encontrar a Antonio Gala
    6) La gente no grita
    7) No dicen "poblema"
    8) Los que son como los que van al "Diario de Patricia" no le dan visado
    9) No tiran petardos en fin de año
    ...

    ResponderEliminar
  13. Yo la doy: tiene a la policía montada, integrada por tipos muy guapetes, montados a caballo, y seguro que allí también te puedes conseguir pastel de arce, Bate

    ResponderEliminar
  14. Jajajaja, me gustan mucho las razones de Guido. Decidido, Bate, nos vamos a Calgary

    ResponderEliminar
  15. 10) las tortitas te las sirven con sirope de arce
    11) se ven linces y osos en los bosques cercanos
    12) Pedro Zerolo no va a salir nunca elegido concejal
    13) WiFi gratis
    ....

    ResponderEliminar
  16. ¿Dónde hay que votarte, Guido? jajajajaja

    ResponderEliminar
  17. 14) llegan antes las películas de David Cronenberg
    15) la gasolina es más barata
    16) no hay velos ni burkas por las calles
    17) te sale más barato un John Deere si quieres meterte a granjero
    ....

    ResponderEliminar
  18. Guido: La razón 5ª y 9ª, me parece suficiente para ir haciendo las maletas. Me has convecido.

    S: Agradezco que nos aclares que la policía montada del Canadá monta a caballo.
    Nunca jamás encontraré un pastel de arce como el que hacen en Isla de Gongelad.

    ResponderEliminar
  19. Baaateeeee, quiero leer las bondades de la Isla de Gongeland... Guido va ganando por 17 a 1 ó 2 (el pastel de Arce y la isla queda cerca de Islandia). A ver..., tu programa...

    ResponderEliminar
  20. jajaja me hizo gracia eso de "S: Agradezco que nos aclares que la policía montada de Canadá monta a caballo".

    Una curiosidad: siempre llevo en el bolsillo una moneda de un cuarto de dólar canadiense de plata. En el anverso, aparece un lince y, por detrás, la reina de Inglaterra.

    ResponderEliminar
  21. Ah, pero no aparece lo del caballo..., así que no teníais por qué saberlo. Aaaaahhhhh

    ResponderEliminar
  22. Un inciso: El punto 16 la declaración Guidoiana de exilio forzoso al Canadá no es exacto. Descuentalo, S. Cid

    ResponderEliminar
  23. A ver, Guido, ¿hay alguna excepción en Calgary al punto 16 de tu declaración Guidoiana de exilio? Puedes defenderlo y luego dictaré sentencia

    ResponderEliminar
  24. No me digas que hay velos y burkas en Calgary?

    ResponderEliminar
  25. Yo creo que se lo inventó Bate.En realidad, el quiere que nos vayamos a vivir a Bormujos

    ResponderEliminar
  26. S, en mi Isla seremos más felices. Sólo tengo una razón para desbancar todas las razones que nos da Guido. Isla de Gongelad no es un Estado al uso, hablamos de un Estado del alma.
    Ahí quedó eso...

    ResponderEliminar
  27. Pues entonces vamos ahí, que seguro que no dejan entrar a desalmados

    ResponderEliminar
  28. VAmos a ver, vamos a ver, vamos a ver... Que una no puede pasar del caluroso Bormujos al fresco de Calgary en tan sólo de un comentario a otro: que me acatarro y luego no estoy dispuesta para el viaje.

    A ver, o me aclaráis el asuntín... (si es que sois como políticos, vendiendo vuestro producto) o me vuelvo a mi agujero de gusano.

    ResponderEliminar
  29. Hay velos y burkas en Calgary, siento defraudaros. En Bormujos también los hay, aunque tienen una cosa que los canadienses nunca tendrán; el mosto del Alfarafe y las aceitunas gordales.

    Me quedo en Bormujos.

    ResponderEliminar
  30. Pero, bueno, ahora que Guido había decidido por Gongeland, ¿tú te quedas en Bormujos?

    Os vais a freír monas y yo a mi agujero de gusano.

    Universoooo, espérameeeee, que ya voyyyyy (si hay internet allí, os escribiré)

    ResponderEliminar
  31. Yo, si Bate no me manda fotos, no me lo creo.
    Hombre sí, y nos podemos ir a Bodega La Santina, en Camas, y tomarnos un jamoncito, unas papas arrugás, unos tomatitos aliñados y unas gambitas, acompañado todo ello de un Protos

    ResponderEliminar
  32. Mañana escribiré las razones por las que merece vivirse la vida en mi Isla.
    S; Un placer
    Guido; otro

    Se me caen los ojos....

    ResponderEliminar
  33. Yo me voy a ver SIN RASTRO.
    Laila tov a los dos.

    ResponderEliminar
  34. Yo es que ya estoy en el otro universo. Sólo asomé la cabeza para desearos buenas noches.

    Si tus razones me convencen mañana, Bate, a lo mejor le doy la vuelta al agujero de gusano y retorno.

    Buenas noches, dulces sueños y laila tov :-)

    S. Cid

    ResponderEliminar
  35. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.